Published On: Vie, Dic 8th, 2017

4 señales de alerta que indican que debes renunciar a tu trabajo, por Edith Gómez

A las personas nos gusta sentir estabilidad. Eso nos hace sentir más tranquilos, sin embargo, a veces por esa estabilidad sacrificamos muchos otros aspectos que también son de suma importancia para nuestro bienestar profesional. Conozco personas que han estado en un trabajo por décadas, aunque a partir de cierto punto ya no se sintieran satisfechos solo por mantener su estabilidad económica y profesional, sin saber que podían encontrar eso mismo en otros lugares.

Cuando en un trabajo estos consejos de motivación laboral de Gananci no significan nada para ti, quiere decir que algo grave está ocurriendo y quizá sea momento de pensar en expandir tus horizontes enfilando tu tiempo y energía hacia otros rumbos.

Como mencioné anteriormente, hay personas que valoran mucho la estabilidad profesional, lo cual es una cualidad. Pero, por otro lado, si eres una de ellas y estás presentando algunas o todas las señales a continuación, notarás que eso no es lo único a lo que se debe prestar atención cuando estamos prestando nuestras labores en un sitio.

-No te respetan (o tú no lo haces): si te alzan la voz, si te humillan o tratan indignamente, ese no es lugar para estar. No se trata de orgullo, se trata de que todos los humanos tenemos derecho a un trato digno sin importar dónde nos encontremos.

Si no te respetan mucho menos te valoran. Una de las cosas más satisfactorias cuando trabajas es saber que eres bueno en lo que haces y los demás lo notan. Las palabras de aliento, felicitaciones y demás reconocimientos así sean simples son necesarios ¿Desde cuándo no te dan un bono de producción o, al menos, ponen una estrellita dorada al lado de tu foto?

Por otro lado, si tú tampoco le tienes respeto a tu lugar de trabajo, jefe, subordinados y a lo que haces en general, estás perdiendo el tiempo. Algunas maneras para saber si lo respetas es que llegas a tiempo, te importa el aspecto que tienes cuando vas a trabajar, tienes tu puesto limpio y ordenado, te importan los plazos y los cumples, entre otras cosas.

-No te quieres despertar en las mañanas para ir: otro síntoma de que tu trabajo no te satisface, es que tu motivación para despertar en las mañanas para ir a tu trabajo es igual a cero. Es decir, no existe. Odiar los lunes no es una moda, es que a la gente no le gusta su trabajo y por eso no quiere regresar a él los lunes por la mañana.

-Pensar en él te hace sentir de mal humor: si luego de unas vacaciones, no te sientes con energía renovada para enfrentar tus labores, sino que cada vez que recuerdas que tienes que regresar se te revuelve el estómago, entonces, es una señal inequívoca de que el sitio donde estás no es para ti. Por las razones que sean, las cuales deben ser evaluadas por ti para ver si pueden ser cambiadas o definitivamente no hay remedio.

-No estás creciendo profesionalmente: si en el sitio donde te encuentras laborando ya alcanzaste un techo (el cual crees que se queda corto para tu potencial) o no tienes maneras de seguir desarrollando tus habilidades y talentos es momento de que te preguntes si eso es lo que quieres para tu vida.

Lo mejor es que tu trabajo se ajuste a tu proyecto de vida. Si quieres crecer, aprender cosas nuevas, ejercer otros cargos, hazlos. No te conformes por miedo, atrévete a salir de tu zona de confort.

Dedícate siempre hacer las cosas que te llenan, que te hagan feliz y con las que te sientas a gusto. Cuando es así, tu trabajo será de mayor calidad y serás mucho más productivo en todos los sentidos porque así estés cansado físicamente, te sentirás muy motivado para realizar tus labores.

Edith Gómez
Editora – gananci.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>