Published On: jue, Abr 4th, 2019

A EEUU le preocupan los soldados rusos en Venezuela pero todavía no prevé enviar los suyos a ese país

Abrams: presencia militar rusa es preocupante pero EEUU no prevé enviar soldados a Venezuela por ahora. Eso no quiere decir que la opción militar haya sido descartada, dijo el funcionario, al insistir que todas las opciones siguen sobre la mesa.

Rusia tiene más de un centenar de militares en Venezuela y esa presencia sólo agudiza las tribulaciones del país petrolero, pero Estados Unidos y sus aliados no tienen planes inmediatos de enviar soldados para liberar a los venezolanos del régimen de Nicolás Maduro, dijo el jueves Elliott Abrams, enviado especial del presidente Trump para asuntos venezolanos.

La crisis venezolana, sin embargo, está generando cada vez más alarma alrededor del mundo y organizaciones de derechos humanos han exhortado a la ONU a declarar en ese país una “crisis humanitaria compleja”. Por su parte, Washington ha solicitado una nueva reunión del Consejo de Seguridad para tratar el tema.

La presencia de personal militar ruso en Venezuela, situación que ha hecho aumentar las tensiones entre Washington y Moscú, continuaba el jueves sobre el tapete. Abrams trató el asunto en una entrevista con una estación de radio colombiana.

“Tienen 100 o 200 militares y eso no ayuda de ninguna manera al pueblo [venezolano]. No traen medicina ni comida, sólo soldados que no pueden cambiar la situación humanitaria ni política, y por el contrario, quieren mantener la dictadura”, declaró Abrams en una entrevista con la cadena radial Caracol.

Pero Estados Unidos, y el resto de los más de 50 países que reconocen a Juan Guaidó como el legitimo presidente interino de Venezuela, hasta el momento no tienen entre sus cartas enviar soldados para liberar al país de un régimen financiado por el narcotráfico y asesorado por La Habana y Moscú.

“La situación está empeorando en Venezuela cada día, pero no creo que en Europa, América Latina, Canadá o Estados Unidos estemos pensando en este momento en una reacción militar”, expresó el enviado.

Eso no quiere decir que la opción militar haya sido descartada, dijo el funcionario, al insistir que todas las opciones siguen sobre la mesa.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, se refirió el 26 de marzo de 2019 a la presencia de militares rusos en su país como anticonstitucional, y culpó a Nicolás Maduro de no preocuparse por el segundo apagón del mes de marzo. por Asamblea Nacional de Venezuela vía Twitter
Por el momento, los países que respaldan a Guaidó continúan trabajando en la aplicación de sanciones de mayor impacto para seguir presionando al régimen, y algunas de las más severas se implementarían si Maduro se atreve a arrestar al presidente interino.

De suceder, la comunidad internacional reaccionaría con medidas muy duras, dijo Abrams en la entrevista radial. “Tenemos un abanico de opciones y cosas que podemos hacer contra el régimen, que lo van a afectar muchísimo. Tenemos preparadas medidas muy fuertes”.

Al resaltar la complejidad del problema venezolano, el diplomático enfatizó los estrechos nexos entre el régimen de Caracas y el tráfico internacional de drogas.

“Es evidente que durante años el régimen de Nicolás Maduro ha vivido con lo que gana de narcotráfico”, al agregar que la élite militar que domina las operaciones de drogas en Venezuela, conocidos como el Cartel de los Soles, se ha convertido en una importante fuente de ingresos para el chavismo.

Es un fenómeno que afecta a toda la región, lo que indica que Venezuela “es un régimen narcotraficante”.

Para el gobierno estadounidense, no hay posibilidad de que el país sudamericano supere en las actuales condiciones el colapso generalizado que atraviesa, y que ha llevado a que más de 3.5 millones de venezolanos hayan huido a otros países.

“Las condiciones humanitarias y la crisis venezolana no se superarán plenamente hasta que Maduro acepte la oferta del presidente interino Juan Guaidó de amnistía y de un paso al margen”, expresó el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, en su cuenta de Twitter.

“La corrupción no puede conducir a la prosperidad”, agregó.

Alarmado por la situación, Estados Unidos solicitó el jueves una nueva reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir la asistencia humanitaria a Venezuela. El encuentro se realizaría el próximo miércoles, en medio del rápido empeoramiento de la situación política, social y económica del país.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de la ONG Human Rights Watch (HRW), exhortó el jueves al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a que declare que Venezuela atraviesa por una “crisis humanitaria compleja”, designación que desencadenaría una operación internacional de gran envergadura para entregar la asistencia que los venezolanos necesitan urgentemente.

“Esto ciertamente cumple los requisitos de una emergencia humanitaria compleja, lo cual no es mera retórica, no es una cuestión semántica, sino que corresponde a un estándar específico, un concepto, un término que en lenguaje de Naciones Unidas obligaría a planificación y entrega de ayuda humanitaria a gran escala a Venezuela”, dijo Vivanco en una rueda de prensa.

La solicitud, también acompañada por investigadores de la Facultad Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, exhortó a la ONU a que aborde la crisis venezolana como una prioridad y a pedir estadísticas oficiales a las autoridades venezolanas para elaborar un diagnóstico apropiado.

Las dos organizaciones dijeron en un informe conjunto de 71 páginas que el gobierno de Nicolás Maduro ha exacerbado la crisis con sus esfuerzos de censurar cualquier información sobre los problemas.

“Por más que lo intenten, las autoridades venezolanas no pueden ocultar la realidad del país“, expresó la doctora Shannon Doocy, profesora adjunta de Salud Internacional de la Facultad Bloomberg.

Las autoridades venezolanas han interrumpido la publicación de estadísticas sanitarias y de nutrición, y han tomado represalias contra los que han difundido esa información, según el informe.

“En Venezuela hay un sistema de salud que está casi totalmente colapsado”, dijo Tamara Taraciuk Broner, abogada sénior para las Américas de HRW. “Estamos ante una crisis humanitaria que es devastadora y no tiene precedentes en Latinoamérica“.

Además de una aguda escasez de medicinas y alimentos, el reporte documenta el aumento de la mortalidad materna e infantil, la propagación descontrolada de enfermedades para las que existen vacunas, así como un aumento en la cantidad de casos de enfermedades infecciosas como la malaria y la tuberculosis.

Fuente:elnuevoherald.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>