Published On: sáb, Feb 4th, 2017

A los 66 años fallece Marisa Letícia Lula da Silva, tras sufrir un derrame cerebral

Lula da Silva y Marisa Letícia

Muere Marisa Letícia Lula da Silva, ex primera dama de Brasil

La mujer de Luiz Inácio Lula da Silva fue hospitalizada el martes en São Paulo por un derrame cerebral.

Marisa Letícia Lula da Silva, ex primera dama de Brasil y mujer del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva durante 43 años, ha muerto este 3 de febrero a los 66 años tras sufrir, el 24 de enero, un derrame cerebral en su casa de São Bernardo do Campo, una localidad del Estado de São Paulo. Fue ingresada en un centro sanitario local y, después, trasladada al hospital Sirio Libanés, en el centro de la ciudad. Allí se le ha declarado la muerte cerebral.

Marisa Letícia nació en el seno de una familia humilde de inmigrantes italianos en São Bernardo do Campo. Conoció a Lula a mediados de los setenta, en una escena que el expresidente ha recordado muchas veces en público. Él trabajaba entonces como sindicalista en São Paulo. Ella había acudido a la sede del sindicato a que le sellaran su pensión de viudedad: su primer marido, un taxista llamado Marcos Cláudio, había sido asesinado en un intento de atraco. Estaba embarazada. Al verla, Lula abandonó inmediatamente lo que estaba haciendo y fue a atenderla, dejando caer hábilmente su documento de identidad delante de ella de modo que ella pudiera leer que también era viudo. Seis meses después, en 1974, se casaron: él la llamaba “gallega” porque era rubia (en Brasil a los rubios a veces se les llama “gallegos”) y solía bromear sobre que era ella quien llevaba los pantalones en la casa. Tuvieron tres hijos: Fabio Luís, Sandro Luís y Luís Cláudio, además de Marcos Claudio, nacido del primer matrimonio.

Su vida, para bien y para mal, transcurrió paralela al de su célebre marido. En sus últimos años, como Lula, se vio implicada en las investigaciones del caso Petrobras, que desde hace dos años destapa sistemáticamente la corrupción que ahoga a la clase política brasileña. En octubre resultó imputada, junto a su marido, por disfrutar de un piso de tres pisos en Guarujá, una localidad del litoral del Estado de São Paulo reformado lujosamente por la constructora Odebrecht, implicada también en el caso. A Lula y a su mujer se les acusa de beneficiarse de ese apartamento, que no está inscrito a su nombre, a cambio de unos supuestos favores en forma de contratos a la empresa llevados a cabo por altos cargos de la petrolera. La misma acusación pesa sobre una casa de campo en Atibaia, en el mismo Estado. La fiscalía acusaba a Marisa Letícia de haber comprado dos botes a pedales para esta casa de campo por valor de 5.600 reales (1.770 dólares). Al poco de hacerse pública la acusación, Lula celebró una rueda de prensa para defender a su mujer a la que mencionó, indignadamente, repetidas veces: “Si pudiera, le regalaría un yate”, lloró entonces. Eso era algo que hacía habitualmente cuando hablaba de ella. Y que ha vuelto a hacer ahora.

Fuente: El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>