Publicado el: Lun, Mar 30th, 2015

ABC de España: Víctor Vargas, un banquero chavista con 120 millones de euros en Suiza

Victor Vargas (62 años), el banquero consentido del chavismo –primero por Hugo Chávez y después por Nicolás Maduro– y suegro de Luis Alfonso de Borbón, no ha podido evitar que lo vinculen con los «venezolanos sancionables», cuyos visados, cuentas bancarias y propiedades podrían ser bloqueados por las autoridades de Estados Unidos en represalia por sus estrechas relaciones con el régimen bolivariano.

Cuando estalló el escándalo, el pasado mes de febrero, circuló el rumor de que al padre de Margarita Vargas y consuegro de Carmen Martínez-Bordiú le habían revocado el visado norteamericano por su cercanía al Gobierno de Maduro. Casi inmediatamente después, el portal «Primicias24.com», medio oficialista en Venezuela, se encargó de desmentirlo, sin citar fuentes y como si fuera el portavoz oficial de la familia Vargas.

«Víctor Vargas se encuentra en su casa y goza de buenas relaciones con EE.UU. Los comentarios generados sobre la supuesta cancelación de su visado americano son totalmente falsos y forman parte de una guerra sucia y psicológica», anunció la mencionada web. Según el desmentido, el multimillonario dueño y presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD), la quinta entidad financiera más importante de Venezuela, «descansa en su casa», aunque sin especificar en cuál de ellas: tiene en Caracas, Miami, Palm Beach, Nueva York y República Dominicana.

«Primicias24.com» tampoco aclaró el asunto más espinoso para el suegro de Luis Alfonso de Borbón: en qué estado se encuentra la investigación de las cuentas que posee la familia Vargas en la filial suiza del banco HSBC. Hace menos de un mes, Univision, la cadena de televisión en español más grande de los Estados Unidos, reveló que el empresario es uno de los 60.000 clientes de todo el mundo –y uno de los 1.138 venezolanos– que han tenido cuentas en el HSBC. Los documentos obtenidos por Univision muestran que, entre 2006 y 2007, el banquero, sus empresas y sus socios depositaron 132 millones de dólares (más de 120 millones de euros) en 29 cuentas de las que eran titulares o beneficiarios. Nada mal para un abogado que triplicó su fortuna durante el chavismo y que en una entrevista al diario «The Wall Street Journal» se definió como «un socialista en el sentido real de la palabra».

El populismo, un negocio
Según sus biógrafos, Vargas es un empresario ambicioso y astuto. Su amistad con el régimen de Hugo Chávez comenzó cuando se opuso a la huelga general de trabajadores y empresarios de 2002, por lo que el Gobierno bolivariano le otorgó la mayoría de los contratos petroleros (controla el 90 por ciento de los contratistas de esta industria), siendo ahora uno de los hombres más adinerados de Venezuela.

«La gente escribe historias sobre mí diciendo que tengo un Ferrari, un avión y un yate», dijo durante una entrevista en su residencia en el exclusivo barrio privado Country Club de Caracas. «No es verdad. Tengo tres aviones, dos yates y seis casas. ¡He sido rico toda mi vida!», añadió, omitiendo los caballos con los que suele jugar al polo en Sotogrande y Palm Beach (en 2009 murieron envenenados 21 animales de su equipo).

Lo cierto es que no siempre fue rico. Hijo de un médico y de una juez de la Corte Suprema de Justicia, ambos de clase media, Vargas se casó joven con Carmen Leonor Santaella, heredera de un pequeño imperio bancario, con la que tuvo tres hijos: María Victoria, Victor José (fallecido) y María Margarita. Así comenzó su buena fortuna. En mayo de 2014, con un capital de 11.300 millones de dólares, el BOD, el banco de Vargas y del que su yerno Luis Alfonso es director suplente, ocupó el puesto número 1.422 en la lista «Forbes» de las 2.000 empresas más importantes del mundo. La única cuenta a nombre de esta entidad en el HSBC fue abierta en 2006 y tuvo un saldo máximo de 50.000 dólares. En cambio, el holding Cartera de Inversiones de Venezuela C. A., al que pertenece la entidad y que fue fundado por Vargas en 1990, alcanzó un monto de 17,1 millones de dólares; y otros 4,3 millones en seis cuentas del Banco del Orinoco. Otras empresas asociadas al grupo y de las cuales Vargas es propietario sumaron montos de 16 millones. Curiosamente, sus cuentas personales tuvieron un saldo negativo.

El abogado Luis Fraga, asesor legal del grupo BOD, reconoció a Univision la existencia de las cuentas, pero aclaró que todas ellas estaban reportadas al Banco Central Venezuela y que ya están cerradas. Sin embargo, el letrado desconoce adónde fueron transferidos los fondos. Respecto a la sospecha de posibles delitos de evasión fiscal, Fraga aclaró que todo venezolano tiene derecho a poseer cuentas bancarias en el extranjero y que «Suiza no es considerada un paraíso fiscal en Venezuela».

Padre a los 61 años
El excéntrico banquero y petrolero se mueve como pez en el agua con los revolucionarios chavistas y con la nobleza europea. Hasta le puso un toque aristocrático a su nombre desde que su hija Margarita se casó en 2004 con el bisnieto del general Francisco Franco. Ahora ha incorporado a su nombre un «de» y su segundo apellido, presentándose como Víctor de Vargas e Irausquin.

Tras una larga y mediática batalla judicial, el empresario se separó de su primera esposa en 2013. Ahora está enamorado de una mujer 30 años más joven que él y diseñadora de joyas, llamada María Beatriz Hernández. Juntos han tenido un heredero varón que hace las delicias del magnate venezolano. Ha nacido el sucesor de uno de los hombres más poderosos del chavismo.

ABC DE ESPAÑA

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>