Published On: lun, Jun 2nd, 2014

Abdica el Rey Juan Carlos de España

 

-Tomó la decisión el pasado enero, el día de su cumpleaños

-Rajoy: «Quiero transmitir que este proceso se desarrollará en un contexto de estabilidad»

-Ver texto del Mensaje

 

El rey Juan Carlos ha expresado en un mensaje dirigido a los españoles las razones de su abdicación, anunciada esta mañana, y ha agradecido el apoyo de la población durante sus años de reinado. El monarca ha destacado la «transformación de España» y lo «mucho y bueno conseguido entre todos» desde  la Transición. «He querido ser Rey de todos los españoles», ha dicho en su mensaje televisado, en el que ha destacado también que «una nueva generación reclama con justa causa el papel protagonista», encarnada en su hijo Felipe.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado la decisión del Rey de abdicar del trono, lo que el propio don Juan Carlos comunicará a la nación en las próximas horas. El Monarca, aquejado por un largo proceso de debilitamiento de su salud, estudiaba desde hacía tiempo la posibilidad de ceder el trono al Príncipe Felipe.

«Su majestad el Rey don Juan Carlos acaba de comunicarme su decisión de abdicar», ha comunicado Rajoy. «Espero que en un plazo muy breve, las Cortes españolas puedan proceder al nombramiento como Rey del que hoy es el Príncipe de Asturias«, ha añadido el presidente.

Don Juan Carlos tomó la decisión el día de su 76 cumpleaños, el pasado 5 de enero. Se lo comunicó a Rajoy el 31 de marzo y al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, tres días después. El Rey consultó el paso que iba a dar, primero, con el Príncipe y después con el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno. Además, encargó un informe político, jurídico y práctico sobre la abdicación. Se creó entonces un reducido equipo de La Zarzuela y con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría por parte del Gobierno, para decidir cómo se hacía el anuncio.

Rajoy ha elogiado la labor de don Juan Carlos como «un defensor infatigable de nuestros intereses» y ha transmitido que el proceso de abdicación se desarrollará «en un contexto de estabilidad institucional y como prueba de la madurez de nuestra democracia».

El presidente ha afirmado que el Rey Juan Carlos deja «una impagable deuda de gratitud» a todos los españoles. El presidente ha subrayado que el Rey ha sido «el mejor portavoz y la mejor imagen» del Reino de España en el exterior, un «defensor infatigable» de los intereses de España.

El propio don Juan Carlos ha escrito una carta al presidente que señala: «A los efectos constitucionales procedentes, adjunto el escrito que leo, firmo y entrego al señor presidente del Gobierno en este acto, mediante el cual le comunico mi decisión de abdicar de la corona de España».

Rajoy ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario para tramitar la abdicación de don Juan Carlos. El presidente del Gobierno ha asegurado hoy que la preparación, el carácter y la amplia experiencia en asuntos públicos del príncipe Felipe constituyen una «sólida garantía de que su desempeño como jefe de Estado estará a la altura de las expectativas».

El Rey renuncia al trono tras 39 años de reinado. No quiso hacerlo cuando las sucesivas operaciones y pasos por el taller, como le gusta llamar al quirófano para quitarle importancia, avivaron el debate sobre su abdicación. El Rey, de 76 años, ha tomado la decisión de dar el relevo a su hijo, de 46, ahora, tras 39 años de reinado, cuando La Zarzuela y el propio Monarca habían recuperado la normalidad institucional tras meses de intervenciones quirúrgicas y convalecencias y con una leve remontada en las encuestas. La decisión, como aclaró el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, es de don Juan Carlos y nada más que de don Juan Carlos.

Es «una decisión muy meditada», afirman fuentes de La Zarzuela, que la desvinculan de la coyuntura política y de los problemas de salud de Don Juan Carlos, que ha aumentado su agenda institucional y los viajes estos últimos meses para aumentar la popularidad de la institución y dejar a la Corona lo mejor posible. Don Juan Carlos ha cancelado un acto que tenía hoy en Cataluña, mientras que el Príncipe ha llegado esta mañana de El Salvador. La Reina se va mañana a Nueva York.

La línea de sucesión de la Corona española

El Príncipe es el miembro de la familia real, con la Reina, mejor valorado en las encuestas. Don Felipe, que reinará como Felipe VI, es «el mejor preparado de los Príncipes de Asturias que ha habido», según declaró el propio Rey en una entrevista en TVE en enero del año pasado. «Podemos tener confianza, seguridad y sobre todo, sabemos que tenemos ahí a alguien preparado», añadió, en una entrevista en la que también dijo cómo quería ser recordado: «Como el rey que ha unido a todos los españoles y que con ellos ha conseguido recuperar la democracia y la monarquía».

La abdicación llega, no obstante, en un periodo muy delicado para la institución, con el caso Nóos, protagonizado por su yerno. Iñaki Urdangarin, el asunto que más daño ha hecho a la Corona, y en pleno desafío soberanista catalán. La institución, antes la mejor valorada por los españoles, recibió el pasado mayo el tercer suspenso de su historia, con un 3,72 sobre 10 de nota en confianza. Muy lejos de los notables altos que obtenía en los noventa, cuando era la institución mejor valorada por los españoles.

Las reacciones al anuncio de la abdicación del Rey no han tardado en llegar. La página web de la Casa del Rey se ha colapsado temporalmente.

Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE, ha subrayado la relevancia del anuncio al subrayar que «la decisión de su Majestad el Rey de renunciar a la jefatura del Estado» es uno de los hechos políticos más importantes «desde la recuperación de la democracia». «Culmina, con esta decisión, un reinado que ha constituido un compromiso inquebrantable con la democracia y con los derechos y libertades de los españoles», ha añadido.

Para el coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, es el momento de un referéndum para que «el pueblo decida si quiere monarquía o República», o lo que a su juicio es «monarquía o democracia». “Es la hora del pueblo, de que el pueblo decida y hable», ha asegurado el dirigente en una rueda de prensa en Madrid. En su opinión, «es inconcebible en siglo XXI seguir hablando del derecho de sangre», algo que es «incomprensible» para los ciudadanos.

Rubalcaba destaca el «compromiso inquebrantable» del Rey con la democracia

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha reclamado un referéndum sobre la monarquía: “Esta abdicación acelera la descomposición del régimen político de 1978”, ha señalado Iglesias a EL PAÍS desde Bruselas. “Si el Gobierno cree que Felipe de Borbón cuenta con la confianza de la ciudadanía, debe someterlo a las urnas”, según el primer elegido de Podemos al parlamento europeo. Iglesias ha lanzado también un mensaje al PSOE. Le pide que “no se preste a un acuerdo de casta” con el PP y no dé su respaldo al Gobierno de Mariano Rajoy para elaborar la Ley Orgánica que permita la proclamación de un nuevo soberano.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha agradecido al Rey el trabajo que ha realizado por la paz, la libertad y la prosperidad «de todos los españoles» y ha añadido que, con su renuncia, «en absoluto» entrará la Monarquía en un período de inestabilidad.

Por su parte, el lehendakari Iñigo Urkullu acaba de asegurar que la decisión del Rey «abre una posibilidad de resolver la cuestión vasca que» de momento no ha hecho el ciclo de la Constitución de 1978, informa Pedro Gorospe.

Josep Antoni Duran Lleida ha agradecido al Rey su labor al frente de la jefatura del Estado y también ha destacado que su sucesor tendrá que lidiar con la consulta catalana, informa Maiol Roger. «Al Rey Felipe lo conozco personalmente, es una persona muy capaz y preparada. Espero y deseo que sea consciente de cuál es la voluntad de este pueblo», ha dicho Duran.

La abdicación del Rey encabeza las portadas digitales de varios diarios internacionales, como el Guardian, New York Times, La Reppublica o Bild. El diario francés Le Monde califica al monarca como «hecho a sí mismo» y «transparente pero no muy claro».

Texto del Mensaje del Rey

 

Mensaje de Su Majestad el Rey a los españoles

Palacio de La Zarzuela. Madrid, 02.06.2014

M​e acerco a todos vosotros esta mañana a través de este mensaje para transmitiros, con singular emoción, una importante decisión y las razones que me mueven a tomarla.

En mi proclamación como Rey, hace ya cerca de cuatro décadas, asumí el firme compromiso de servir a los intereses generales de España, con el afán de que llegaran a ser los ciudadanos los protagonistas de su propio destino y nuestra Nación una democracia moderna, plenamente integrada en Europa.

Me propuse encabezar entonces la ilusionante tarea nacional que permitió a los ciudadanos elegir a sus legítimos representantes y llevar a cabo esa gran y positiva transformación de España que tanto necesitábamos.

Hoy, cuando vuelvo atrás la mirada, no puedo sino sentir orgullo y gratitud hacia vosotros.

Orgullo, por lo mucho y bueno que entre todos hemos conseguido en estos años.

Y gratitud, por el apoyo que me habéis dado para hacer de mi reinado, iniciado en plena juventud y en momentos de grandes incertidumbres y dificultades, un largo período de paz, libertad, estabilidad y progreso.

Fiel al anhelo político de mi padre, el Conde de Barcelona, de quien heredé el legado histórico de la monarquía española, he querido ser Rey de todos los españoles. Me he sentido identificado y comprometido con vuestras aspiraciones, he gozado con vuestros éxitos y he sufrido cuando el dolor o la frustración os han embargado.

La larga y profunda crisis económica que padecemos ha dejado serias cicatrices en el tejido social pero también nos está señalando un camino de futuro cargado de esperanza.

Estos difíciles años nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad.

Y, como contrapeso, también han reavivado la conciencia orgullosa de lo que hemos sabido y sabemos hacer y de lo que hemos sido y somos: una gran nación.

Todo ello ha despertado en nosotros un impulso de renovación, de superación, de corregir errores y abrir camino a un futuro decididamente mejor.

Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías, decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas que la coyuntura actual está demandando y a afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana

En la forja de ese futuro, una nueva generación reclama con justa causa el papel protagonista, el mismo que correspondió en una coyuntura crucial de nuestra historia a la generación a la que yo pertenezco.

Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías, decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas que la coyuntura actual está demandando y a afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana.

Mi única ambición ha sido y seguirá siendo siempre contribuir a lograr el bienestar y el progreso en libertad de todos los españoles.

Quiero lo mejor para España, a la que he dedicado mi vida entera y a cuyo servicio he puesto todas mis capacidades, mi ilusión y mi trabajo.

Mi hijo Felipe, heredero de la Corona, encarna la estabilidad, que es seña de identidad de la institución monárquica.

Cuando el pasado enero cumplí setenta y seis años consideré llegado el momento de preparar en unos meses el relevo para dejar paso a quien se encuentra en inmejorables condiciones de asegurar esa estabilidad.

El Príncipe de Asturias tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesarios para asumir con plenas garantías la Jefatura del Estado y abrir una nueva etapa de esperanza en la que se combinen la experiencia adquirida y el impulso de una nueva generación. Contará para ello, estoy seguro, con el apoyo que siempre tendrá de la Princesa Letizia.

Por todo ello, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles y una vez recuperado tanto físicamente como en mi actividad institucional, he decidido poner fin a mi reinado y abdicar la Corona de España, de manera que por el Gobierno y las Cortes Generales se provea a la efectividad de la sucesión conforme a las previsiones constitucionales.

Así acabo de comunicárselo oficialmente esta mañana al Presidente del Gobierno.

Deseo expresar mi gratitud al pueblo español, a todas las personas que han encarnado los poderes y las instituciones del Estado durante mi reinado y a cuantos me han ayudado con generosidad y lealtad a cumplir mis funciones.

Y mi gratitud a la Reina, cuya colaboración y generoso apoyo no me han faltado nunca.

Guardo y guardaré siempre a España en lo más hondo de mi corazón.»

Con informacion de El Pais y  Casa Real de España

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>