Published On: vie, Feb 15th, 2013

AD: Se revitaliza o termina de morir

AD: el decano de los partidos

Por:  Fernando Facchin B.

 AD enfrenta el reto de revitalizarse o desaparecer. Los partidos frente a las exigencias de una sociedad cada vez más dinámica y participativa,  se convierten en un  monumento a la inoperancia política; de ello no escapa AD, pero no debemos pensar que está derrotada, por el contrario debemos buscar el camino para su revitalización. AD carece hoy de condiciones institucionales y liderazgo que permitan generar una fuerza capaz de conducir un movimiento político y ante tal realidad, Carabobo levanta sus banderas por abrirse a la revitalización de AD, sin protagonismos personalistas pero con apertura hacia la sociedad.

La revitalización la construyen los líderes que interpretan el sentir militante y que crecen renovándose en su  gestión, es la forma superior de liderar; lo que va mucho más allá de mandar y aún de administrar, la gestión partidista implica participación activa de la militancia y capacidad de manejo político para concatenar opiniones y construir entendimientos sociopolíticos.

Temas  como la valoración de la planificación estratégica para metas y proyectos como elemento de crecimiento político y moderación de los excesos direccionales, están relegados. En el momento que la dirigencia de AD comprenda eso y vuelva a ver a las inquietudes de la gente y promueva la participación, se revitalizará, caso contrario caeremos en una resignación estéril por la desaparición del partido.

Revitalizarse como el águila: “De tiempo en tiempo, reza el mito, el águila, como el ave fénix egipcia, se renueva totalmente. Vuela cada vez más alto hasta llegar cerca de sol. Entonces las plumas se encienden y empieza arder. Cuando llega a este punto, se precipita desde el cielo y se lanza a las frías aguas del lago. Y el fuego se apaga. A través de esta experiencia de fuego y de agua, la vieja águila rejuvenece totalmente, se revitaliza: vuelve a tener plumas nuevas, garras afiladas, ojos penetrantes y el vigor de la juventud.”

La dirección de AD debe desprenderse de vicios en la forma de dirigir el partido, para que lo nuevo pueda irrumpir y hacer su camino. Los vicios son los hábitos y las actitudes que no engrandecen, como querer tener siempre la razón y la ventaja en todo. Revitalizarse significa desprenderse de cosas que fueron buenas y de ideas que fueron luminosas pero que con el paso de los años, han sido superadas y son incapaces de inspirar futuro. La crisis perdura y se profundiza, quienes controlan AD tienen conceptos envejecidos, incapaces de dar respuestas nuevas. Revitalizarse como un águila significa tener coraje para volver a empezar y estar  abiertos a escuchar, a aprender y a renovarse constantemente.

AD tiene una dirección puramente administrativa y excesivamente formalista, que   en los últimos 20 años no se dedicó a revitalizarse, y en lo que se refiere a la perversa naturaleza de nuestros directores políticos, la militancia de base es orgánicamente irrelevante, toda acción que no esté orquestada y sustentada por la cúpula, está destinada al fracaso y, si los cambios sólo pueden ser promovidos, organizados y sustentados desde arriba, los resultados serán siempre decepcionantes; Carabobo reclama la vigencia del decanato de AD y la participación militante y de actores sociales y políticos que fortalezcan su revitalización con apertura a los liderazgos naturales de cada sector.

ffacchinb@gmail.com   

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>