Publicado el: Mar, Sep 15th, 2015

Al Papa Francisco no le será fácil salir airoso de su visita a Cuba

El Papa Francisco visita Cuba en medio de crecientes reclamos de la disidencia interna por cambios políticos

Su santidad oficiará misas, se reunirá con las autoridades y hasta podría visitar al exgobernante cubano Fidel Castro -como hicieron sus predecesores Juan Pablo II, en 1998 y Benedicto XVI en el 2012- como parte de un plan más amplio y a largo plazo del Vaticano que buscaría negociar espacios para una Iglesia cuyas principales demandas siguen siendo asignaturas pendientes tras más de medio siglo de socialismo en Cuba, dijeron analistas

Al Papa Francisco no le bastará su histórico rol en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos y tendrá que hacer malabares para salir airoso durante su visita a la isla este mes, cuando deberá pulsear entre los intereses de un Gobierno aferrado al sistema de partido único y los reclamos de la oposición que pugna por cambios políticos y libertad para los presos.

Expertos consultados por DIARIO LAS AMÉRICAS aseguraron que no esperan cambios dramáticos en la dinámica política de Cuba como resultado de la visita del Sumo Pontífice, del 19 al 22 de este mes, que lo convierte en el tercer Papa que visita la isla de Gobierno comunista.

Su santidad oficiará misas, se reunirá con las autoridades y hasta podría visitar al exgobernante cubano Fidel Castro -como hicieron sus predecesores Juan Pablo II, en 1998 y Benedicto XVI en el 2012- como parte de un plan más amplio y a largo plazo del Vaticano que buscaría negociar espacios para una Iglesia cuyas principales demandas siguen siendo asignaturas pendientes tras más de medio siglo de socialismo en Cuba, dijeron analistas.

“No se puede esperar que una visita de este tipo genere un cambio profundo en la situación de Cuba, porque la situación de Cuba depende, está en las manos del régimen, que es quien tiene el poder y el régimen no tiene la menor intención de cambiar”, aseguró a DIARIO LAS AMÉRICAS Sebastián Arcos, director asociado del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Universidad Internacional de Florida, en Miami.

“La iglesia no quiere retar al Gobierno cubano (…). El Papa está en un proceso delicado de expandir, de hacer crecer la iglesia dentro de Cuba”, agregó.

LEA TAMBIÉN: Los ateos y ancianos hermanos Castro abren las puertas de Cuba a la Iglesia

Arcos dijo que Cuba es una “excepción notable” dentro de los únicos tres países que han sido visitados por tres líderes de la Iglesia Católica en los últimos tiempos, incluyendo a Estados Unidos y Brasil, un hecho que es atribuido en parte a que fueron los católicos cubanos los más reprimidos y perseguidos en el hemisferio tras la revolución liderada por Castro en 1959.

Y aunque las visitas papales anteriores abrieron ciertos espacios a la peregrinación religiosa, un limitado acceso a los medios y algunos feriados religiosos como Navidad y Viernes Santo, católicos y no católicos dentro y fuera de Cuba sostienen que la Iglesia deberá jugar un rol más activo en una sociedad que pugna por cambios en todos los órdenes.

El acceso a la educación, por ejemplo, es aún una quimera para la Iglesia Católica en un país donde todas las escuelas están controladas por el Estado.

¿Raúl Castro rezando?

Con la mediación del papa Francisco, Washington y La Habana celebraron conversaciones secretas durante 18 meses que condujeron al restablecimiento en julio de las relaciones diplomáticas interrumpidas en 1961.

Francisco ganó notoriedad en el caso, y aunque algunos sostienen que ha sido exagerado su rol en el inesperado acercamiento entre los viejos enemigos de la Guerra Fría, la reacción del Gobierno cubano apunta en otra dirección.

“Leo todos los discursos del Papa y si el Papa continúa hablando así volveré a rezar y regresaré a la iglesia, y no lo digo en broma”, dijo Raúl Castro en mayo tras reunirse con el Papa Francisco, según reportes de prensa.

“Le he venido a agradecer al Papa (…). En septiembre, prometo que iré a todas sus misas y con satisfacción”, agregó en esa ocasión el gobernante cubano.

La Iglesia: ¿sí o no?

Pero para la disidencia interna, otra es la música.

LEA TAMBIÉN: El Papa verá a niños enfermos de cáncer en Cuba

Opositores cubanos están intentando llamar la atención del papa Francisco a través de comunicados y en las redes sociales, con demandas que incluyen desde el derecho y la despenalización de la participación política hasta la excarcelación de los presos políticos.

#SiHayPresosPolíticos ha sido una de las etiquetas más usadas en las últimas semanas en la popular red social Twitter, en que se enumeran desde activistas de derechos humanos encarcelados hasta exmilitares cubanos convictos por delitos como espionaje o terrorismo.

La visita papal llega incluso en momentos en que parte de la disidencia cubana está arremetiendo contra las autoridades católicas de la isla, a las que acusan de estar parcializada con el Gobierno y de espaldas a la oposición.

“Ud. puede interceder y abogar por los derechos de los oprimidos, que en Cuba somos la gran mayoría, Ud. puede interceder por la liberación de más de medio centenar de presos políticos que sobreviven bajo condiciones infrahumanas en las cárceles cubanas”, dijo en Carta Abierta al papa Francisco el expreso político José Daniel Ferrer, líder del grupo opositor Unión Patriótica de Cuba, un grupo disidente en la oriental provincia de Santiago de Cuba.

El cardenal cubano, Jaime Ortega, acusado por algunos sectores de la oposición de permanecer al lado del Gobierno, pero que jugó un papel crucial en la excarcelación de decenas de presos políticos entre 2010 y 2011, indicó recientemente a la televisión estatal que existen varias listas de presos que ha presentado al Gobierno pero aclaró que una eventual amnistía dependerá de las autoridades.

“Todo eso lo he puesto en las manos de las autoridades para ver si hay posibilidades de indulto para esas personas”, comentó en alusión a condenados por delitos económicos, también reconocidos por la disidencia en momentos en que hasta el Gobierno admite que el salario no alcanza para llegar a fin de mes.

Pero por ahora, académicos y opositores en Miami no son optimistas.

“El rol de la Iglesia en términos de transición, en términos políticos ha sido un rol muy limitado, que ha sido siempre a la invitación del régimen a participar (…). La iglesia no es todavía en Cuba un mediador respetado y poderoso”, indicó Arcos.

“La Iglesia en Cuba se ha cuidado mucho por cierto de entrometerse en asuntos que ellos consideran que son asuntos políticos de la concernencia del Gobierno”, concluyó.

Diario Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>