Published On: mié, Ene 23rd, 2013

Anárquia, Miedo y Surrealismo en Venezuela.The Washington Post

Por: Jackson Diehl

Publicado por el Washington Post el dia de la toma de posesion de Barak Obama.

Imagine que Barack Obama no se presenta para su toma de posesión el lunes – y no había sido visto ni oído en un mes. Imagínese que el vicepresidente Biden informe a la nación que Obama, aunque secuestrado en un hospital en el extranjero, se mantendría y sería presidente y jurará su cargo en una fecha no especificada. Supongamos que las solicitudes de los republicanos para obtener información sobre la condición del presidente fueran rechazadas e igualmente  Biden y dirigentes demócratas se reunieran con líderes extranjeros para discutir una posible transición.
Es imposible imaginar una situación política tan anárquica, de miedo y francamente surrealista – a menos que usted sea un ciudadano de Venezuela, donde la agonía aparente de Hugo Chávez no se parece a nada Ni siquiera en un continente de realismo mágico se ha visto cosa parecida.

El lunes fué el 42 º día desde que Chávez partió hacia Cuba, diciendo que iba a someterse a una nueva cirugía para el cáncer con el que ha luchado durante más de 18 meses. Hace 11  días desde que su periodo presidencial expiró y no se presentó en la inauguración de su  nueva presidencia.
Durante ese tiempo los venezolanos  no han oído ni leído ninguna palabra ni  han visto ninguna foto de su gobernante – ni siquiera un tweet. Pero sus asesores más cercanos han ido regularmente en tropel a La Habana para reunirse con Raúl y Fidel Castro, quienes están abiertamente dirigiendo la crisis de Venezuela.

La semana pasada, el vicepresidente, Nicolás Maduro, produjo lo que él dijo era un decreto firmado por Chávez para nombrar un nuevo ministro de Asuntos Exteriores, lo que provocó un acalorado debate sobre si la supuesta firma – lo más parecido a una señal de vida desde que Chávez Dic. 10 – era auténtica. Esta ha sido la cosa mas cercana a saber que Chávez está vivo.
Todo esto sería más divertido si los riesgos no fueran eran tan altos. La desaparición de Chávez – si eso es lo que va a suceder – podría abrir el camino a un cambio en una región que durante una década se ha dividido y polarizado a veces, entre el rápido crecimiento y la modernización de las democracias como México, Chile y Brasil y un bloque de mentalidad autoritaria, anti-estadounidenses, con retrocesos populistas encabezados por Venezuela.

Sin duda, los modernizadores han ganado la batalla ideológica hace mucho tiempo – las calificaciones sobre la  popularidad de Chávez entre los latinoamericanos son más bajas que cualquier otro líder en el hemisferio con excepción de Fidel Castro.
Pero gracias a la riqueza petrolera de Venezuela, Chávez ha logrado mantener unido a un bloque que incluye a Bolivia, Ecuador, Nicaragua y, en menor medida, Argentina. Sus líderes han seguido su ejemplo en atrincherándose en el poder, persiguiendo a la oposición y forjando alianzas con Irán.

Ellos están bien compensados por sus problemas: Daniel Ortega recibe personalmente y dispone de $ 500 millones al año donados por  Chávez, un monto igual al 7 por ciento del producto internobruto de Nicaragua. Luego está Cuba: Chávez suministra a los Castro con 100.000 barriles de petróleo por día y una subvención total por valor de más de un 5 por ciento del PIB de Cuba. Sin ese lucro, el régimen comunista finalmente podría derrumbarse.
No es extraño que los Castro están haciendo todo lo posible para mantener su gallina de huevos de oro con vida – y tratar de instalar otro cuando se vaya. El  último acto público de Chávez fue nombrar como su sucesor Maduro, quien ha sido un protegido de Cuba desde sus dias de post-secundaria.  Si el régimen ha ignorado la Constitución venezolana, que aboga por el presidente de la Asamblea Nacional para asumir el control cuando el Presidente está incapacitado, es porque eso sería promover una alternativa  como lo sería Diosdado Cabello quien se acerca más a los militares venezolanos que a la Habana.

La estrategia cubana es probable que espere a la muerte de Chávez, para que así  Maduro,  por las buenas o por las malas, pueda ganar la elección presidencial en el corto tiempo que se tiene constitucionalmente para tal elección. Es una estrategia un poco peligrosa. El líder opositor Henrique Capriles, quien ganó el 45 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales de octubre, ha tenido una aceptación  superior a Maduro en pasadas encuestas. Sin embargo, Brasil y Estados Unidos han advertido al régimen contra el intento de evitar una elección y  Maduro será capaz de contar con los votos de simpatía de Chávez inmediatamente después de su muerte.
La administración Obama parece haberse unido gran parte de la región en las apuestas de que el régimen de Chávez le sobrevivirá. Altos funcionarios del Departamento de Estado ya se han puesto en contacto con Maduro para discutir formas de mejorar las relaciones. Cuando el representante de Panamá ante la Organización de los Estados Americanos utilizó una sesión plenaria de la semana pasada para denunciar las manipulaciones que han mantenido a Chávez en el poder, EE.UU., a través de su  Embajadora Carmen Lomellin respondió que Estados Unidos no interpretará la Constitución venezolana.

Una sublevación de la  oposición podría causar agitación en Cuba, y la disolución del bloque populista, pero no podría salvar a Venezuela del caos. Cualquiera que tenga éxito, será maldecido por los 13 años de legado de Chavez: Una caída de 50 por ciento en las exportaciones de petróleo que suministran el 94 por ciento de los ingresos en divisas de Venezuela, una grave escasez de bienes de consumo, la inflación, que ha alcanzado una tasa anual del 48 por ciento, una quintuplicación de asesinatos que ha hecho Venezuela más peligrosa que Irak, y la hemorragia de reservas externas que pronto obligará a una dolorosa devaluación de la moneda.
Trágicamente, Chávez puede se estar muriendo justo a tiempo para echarle la culpa de estos desastres a sus sucesores – y asegurar, que él, como Juan Perón de Argentina, siga apareciendo en su país mucho después de su muerte.

Washington Post.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>