Published On: vie, Jun 20th, 2014

Argentina forzada a negociar con los fondos buitres

Gobierno argentino dispuesto a negociar con acreedores

Argentina anunció que está dispuesta a negociar un acuerdo con acreedores impagos en la primera audiencia judicial el miércoles luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos convalidara un fallo de primera instancia que ordenó al país sudamericano a desembolsar $1,500 millones por incumplimiento de su deuda cesanteada en el 2001.

El abogado Carmine Boccuzzi, representante legal del gobierno argentino, dijo en una corte federal que funcionarios argentinos viajarán a Nueva York la próxima semana para negociar con los llamados “fondos buitres”, quienes accionaron legalmente contra Argentina ante tribunales estadounidenses para reclamar el pago de la deuda declarada en cesación de pagos hace más de una década.

La audiencia fue convocada por el juez de Nueva York Thomas Griesa, el mismo cuyo fallo del 2012 a favor de los acreedores impagos recibió el lunes el aval de la Corte Suprema.

Esta postura contrasta con el discurso combativo de la presidente Cristina Fernández y su ministro de Economía Axel Kicillof a principios de esta semana tras la derrota judicial en Estados Unidos y que ha puesto en jaque a la economía argentina.

En la misma audiencia Griesa rechazó enfáticamente un nuevo plan de canje anunciado por el gobierno de Fernández bajo jurisdicción argentina y lo consideró una violación de su orden judicial.

El ministro Kicillof dijo el martes que el gobierno “está iniciando los pasos para iniciar un canje de deuda para pagar en Argentina y bajo la ley argentina” y así evitar se embarguen $900 millones destinados al pago el 30 de junio a los acreedores que aceptaron una quita de capital en las reestructuraciones del 2005 y el 2010.

Griesa anunció que firmará una orden en que confirma el fallo, pero declinó otorgar a acreedores litigantes una resolución de mayor alcance contra Argentina.

La disputa se origina en la mora récord de Argentina sobre una deuda de $100,000 millones en el 2001.

Analistas coincidieron en que si no se consigue una adhesión mayoritaria al canje y éste termina por ser compulsivo, el país incurriría en una suerte “default selectivo” que tendría consecuencias negativas en la economía.

También se devaluaría el peso, lo que aumentaría la inflación, que en los primeros cinco meses del año alcanzó 13.5%.

Un cese de pagos significaría además que “todos los esfuerzos del gobierno para restablecer lazos con los inversores extranjeros y para atraer inversiones para Argentina morirán”, sostuvo Daniel Kerner, de Eurasia Group, con sede en Washington.

El Nuevo Herald

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>