Publicado el: Dom, Oct 11th, 2015

Autoridades americanas estan mirando con lupa las solicitudes de asilo de los venezolanos

deportaciones2-
Autoridades de EEUU atentos al fraude en expedientes de venezolanos
Las autoridades federales manifestaron estar “en conocimiento” de posibles operaciones de fraude con el propósito de forjar un expediente y hacer pasar a un ciudadano de la nación suramericana como un supuesto perseguido político

Las estadísticas oficiales de inmigración registran más de 3.100 deportaciones en el periodo 2004-2014. La contabilización involucra a aquellas personas que debieron ser devueltas a Venezuela por contar con antecedentes criminales o por otras razones relacionadas con el proceso de solicitud de asilo en los EEUU..

Aunque las cifras de este año aún no se publican, las autoridades federales manifestaron estar “en conocimiento” de posibles operaciones de fraude con el propósito de forjar un expediente y hacer pasar a un ciudadano de la nación suramericana como un supuesto perseguido político.

Para el vocero de Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, Jaime Ruiz, es probable que se realicen operativos encubiertos para detectar a las redes que están conspirando para entrenar a personas en peticiones falsas.

“Lo que aviso a la comunidad venezolana es que tenga mucho cuidado, es muy difícil poder penetrar el sistema con mentiras y muchas personas que se dedican a esto lo que quieren es el dinero de los solicitantes”, declaró.

Explicó que la agencia norteamericana que representa tiene conocimiento de la existencia de gestores que “venden muy factible la oferta, simplifican los procesos y hasta le indican a los solicitantes lo que tienen que escribir en los formularios”.

“Las autoridades federales saben que hay pruebas fabricadas y que hasta les elaboran una especie de manual con los argumentos que deben declarar al momento de las entrevistas […] además estos gestores les piden documentos falsos para esas peticiones”, advirtió.

Entre los riesgos latentes de forjar una solicitud de asilo político se cuenta desde la anulación de la visa durante cinco años o de por vida y hasta la cárcel o la deportación con el impedimento de que jamas pueda ingresar a Estados Unidos.

‘Es decir, la gente debe tener mucho cuidado pues lo venden muy fácil y hay que investigar muy bien pues se los solicitantes pueden perder su dinero, su libertad y hasta el privilegio de entrar a este país, son consecuencias como cualquier caso de fraude federal”, reiteró.

Ruiz aclaró que existen dos vías para lograr el asilo político norteamericano, uno a través del sometimiento de la petición de la agencia USCIS, y la otra alternativa es presentarse ante un puerto o estación de entrada migratoria.

Comentó que el principio de este trámite es conservar la integridad del proceso, “si fuera tan fácil como algunos lo hacen ver, este país tuviera el triple de habitantes que existen en la actualidad”.

“Si la persona expresa y sustenta lo que definimos como miedo creíble, debe comprobar ese temor y es donde se aplica el proceso riguroso […] Tienen que probar de se es un perseguido político, con grabaciones que demuestren que tu familia también puede estar en peligro por pertenecer a la oposición de Venezuela, por ejemplo”, apuntó.

Las autoridades fronterizas también cuentan con entrenamiento para precisar cualquier indicio de falsedad en los argumentos presentados durante la entrevista inicial, la expresión corporal forma parte de algunas de las variables con las que son sorprendidas algunos que se prestan para aparentar la persecución.

“Esto puede convertirse en una mancha de por vida o terminal en la cárcel, mentir bajo juramento es una violación de leyes federales y eso es un crimen muy serio […] Si es un caso es legítimo no va a necesitar a alguien quien le arregle el trámite, solo debe contar con todas las pruebas de la persecución”, agregó el vocero.

Retroceder a tiempo

Laura Elena fue la identidad que proporcionó una venezolana quien no dio su verdadero nombre para DIARIO LAS AMÉRICAS pero relató cómo se reunió con un bufete de abogados donde le plantearon el forjamiento de un asilo para ella y su familia.

“Me enteré de que en un hotel del este de Caracas estaban recibiendo a personas que estaban interesadas en conseguir papeles para vivir en Estados Unidos […] con todo lo que está pasando acá en mi país me atreví a hacer una cita, además que era gratis”, declaró.

Al tocarle el turno, la dama empezó a preguntar cuáles eran las maneras de poder mudarse a EEUU. Entre las opciones que le presentó el facilitador le sugirió la visa de inversionista y el asilo político, sin explicarle otras alternativas más accesibles.

No dudó en inclinarse hacia la petición de asilo, pero le destacó al entrevistador que no tenía nada que ver con algún partido político.

“Me preguntó que si había ido a alguna marcha de la oposición y que si me había tomado fotos […] me dijo que con eso podría armar un expediente de asilo y que si acaso no me sentía perseguida por Nicolás Maduro”, comentó.

A estas alturas de la conversación, Laura Elena no dudó en emocionarse y sentirse acosada por el régimen bolivariano. Luego entendió que precisamente era la idea del encuentro en el hotel caraqueño, sembrar dudas para que algunos venezolanos se atrevan a invertir en el inicio de un trámite de petición de asilo político.

“Casi estaba a punto de pagar a una cuenta en un banco de Florida con unos dólares que tengo guardados en Miami pero empecé a leer sobre los riesgos y temí en perder esa inversión, pero fue peor al saber que hasta me podrían deportar por mentir mientras al mismo tiempo me estaban estafando”, indicó.

Por fortuna, esta joven madre de familia evitó caer en una de las redes de fraude que se aprovechan de la desesperación del venezolano que sortea sus días entre el desabastecimiento, la inseguridad e inflación. Ahora Laura Elena, su pareja e hijos están arreglando todos los documentos necesarios para empezar una nueva vida fuerza de su tierra natal pero no en Estados Unidos.

Diario Las Américas

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>