Published On: mié, Jul 3rd, 2013

Bien, Papa Francisco, bien

  Gobierno y oposicion de Venezuela tambien rivalizan en el Vaticano

 Por: Manuel Corao*

 

El Papa Francisco recibió recientemente al presidente venezolano Nicolás Maduro en la Santa Sede y también en periodo de tiempo muy cercano a una comisión de la beligerante oposición que así lo había requerido formalmente ante la Cancillería de Roma. Esta comitiva estuvo presidida por Edgar Zambrano y conformada por los diputados Hernán Alemán, Oscar Ronderos y Rodolfo Rodríguez.

Visto así nada de revelador tendría pero para analizar tales acontecimientos debemos irnos necesariamente a los antecedentes de ambas coincidencias y el pensamiento manifiesto del Papa Francisco tras la oración Regina Capelli oficiada en la Plaza de San Pedro. Ese mensaje nos indica claramente cuál será su maniobrar internacional de cara a los gobiernos autocráticos y con quienes siendo electos abandonan la democracia y el estado de derecho:

“Sigo con atención los acontecimientos en Venezuela. Los sigo con mucha preocupación e intensas oraciones y la esperanza de que se encuentren vías justas y pacíficas para superar el momento de gran dificultad que atraviesa el país. Invito al querido pueblo venezolano, y en particular a sus responsables institucionales y políticos, a que rechacen firmemente toda violencia y establezcan un diálogo basado en la verdad, el reconocimiento mutuo, en la búsqueda del bien común y en el amor por la nación”.

Con este antecedente viaja Maduro a reunirse con el sacerdote argentino con la intención de capitalizar para si estas memorias de quien es hoy por hoy en el mundo el ser que sobre sí llama la atención de la mayor cantidad de personas sean de la tendencia que profesen.

Gran expectativa había causado la audiencia papal para Maduro, máxime cuando la legitimidad de su gobierno está en entredicho, precisamente por la terca actitud del Tribunal Supremo de Justicia y el Poder Electoral en no dar pronta respuesta al libelo judicial sobre las exigencias de recuento de votos formulado por el ex candidato a la presidencia de Venezuela en las pasadas elecciones del 14 de abril, Henrique Capriles Radonski.

Por ser el conductor de la Iglesia Católica oriundo de un país latinoamericano de donde son también comunes nuestras raíces, muchos pensaron que tal cita nunca se daría ya que el prelado tomaría parte afectiva en la diatriba judicial hacia Capriles y con el rechazo a la visita así lo demostraría.

Quienes adversan al mandatario venezolano al conocer el resultado no escatimaron expresiones de descalificación hacia el sumo pontífice, ruegan por el regreso de Benedicto XVI y hasta uno que otro epíteto se escucha producto de la ira que siente el militante cuando acota que es su aspirante y no este quien debería estar en Roma por derecho legítimo otorgado por el pueblo, hoy burlado. El encumbramiento del adversario cuyo palmarés está en duda provoca frustración y despierta, producto del despecho, sentimientos de revancha.

Por otra parte los extremistas seguidores de Maduro a voz en cuello clamaban el triunfo anticlerical y hasta auparon la histórica figura del alemán Martín Lutero, sacerdote católico y teólogo, quien el 31 de octubre de 1517 expusiese 95 puntos públicos que sentarían la división de la Iglesia de Roma y el nacimiento del protestantismo en el mundo.

Es la mayoría de los venezolanos quienes aciertan y ven unos el encuentro como un acto de acción de estado sin mayores consecuencias y otros justifican la presencia ante la silla de San Pedro ungidos del pensamiento de Capriles del presidente “mientras tanto”.

A la luz de los hechos el mensaje se conocería una vez terminados los actos protocolares en la calzada de San Pedro teniendo como testigo los cielos de Miguel Ángel y los pesados legados para la historia del Museo Diocesano.

El otrora cardenal en el mismo lapso de tiempo, esas horas que proyectan la verdad sobre la presencia del ex diputado venezolano Maduro en la opinión pública mundial, recibe a la comisión de diversidad ideológica presidida por Zambrano.

Realmente el Papa Francisco le ha expresado al globo que la crisis venezolana es cierta, el país está dividido, existen presos políticos, y exiliados. También que estamos intervenidos por otros países, por igual el TSJ no cumple con los lapsos establecidos en la Constitución, el pueblo pasa hambre, hasta el barrio está en manos del hampa y por si fuera poco los mandatarios de turno pretenden hacer adorar a un ser finito diciendo que es eterno cuando sus actos ante la historia demuestran haber sido un bárbaro de súbita riqueza causante de la muerte de miles.

Intentan los comunistas con su ataque a María Corina Machado con la supuesta conversación grabada evitar la atención de la opinión sobre la condena que sufrirá el gobierno por el informe europeo que denuncia el fraude en las elecciones del 14 de abril.

A propios y extraños ha dejado claro cuál es su posición y quienes tengan duda solo oigan la oración de Regina Capelli y el mensaje epistolar. Con motivo de la crisis de legitimidad en Venezuela que sepan los déspotas gobernantes que existe una iglesia guiada por la Santísima Trinidad con accionar político en pos de la justicia social.

*Director de Venenoticias
El Nuevo Herald

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>