Publicado el: Sab, Abr 30th, 2016

Brasil: Avanzan negociaciones para conformar nuevo gobierno.

 

marcha en brasil

Los opositores ya preparan nuevo gobierno en Brasil

El vicepresidente Michel Temer, quien asumiría la Presidencia ante la ausencia de Rousseff, encabeza consultas y negociaciones con líderes políticos y empresariales para conformar un nuevo gobierno.

Edgar C Otálvora

El clima político en Brasilia señala que Brasil tendría un nuevo gobierno en breve. Incluso en altos niveles del propio gobierno de Dilma Rousseff se da como un hecho que la mandataria será objeto de enjuiciamiento en el Senado Federal. El proceso deimpeachment obligará a que Rousseff se separe del cargo, al menos provisionalmente, a partir de mediados del mes de mayo y por no menos de seis meses. Ante ese muy probable escenario, el vicepresidente Michel Temer, quien asumiría la Presidencia ante la ausencia de Rousseff, encabeza consultas y negociaciones con líderes políticos y empresariales para conformar un nuevo gobierno.

El senador brasileño por el estado de Roraima, Romero Jucá, quien reemplazó recientemente a Temer en la Presidencia del partido PMDB, sería una figura de alta relevancia en el nuevo gobierno de Brasil. Jucá ha sido uno de los parlamentarios brasileños que en los últimos años han brindado respaldo político a la oposición venezolana. El senador Jucá fue el proponente de un voto de censura a Nicolás Maduro por la situación de los presos políticos venezolanos, aprobado el 05MAY15 por el Senado de Brasil. Jucá formó parte de la delegación multipartidista de parlamentarios brasileños que viajaron a Venezuela el 18JUN15 y que fueron víctimas de una operación de hostigamiento oficialista que les impidió llegar a Caracas desde el aeropuerto de Maiquetía.

De materializarse el juicio a Rousseff, el gobierno Temer afrontaría una férrea oposición parlamentaria, acciones judiciales y amenazas de violencia callejera por parte de los seguidores de Lula da Silva.

El intento de aislar internacionalmente a ese probable gobierno Temer también forma parte del plan que ejecuta Lula en concierto con sus socios políticos extranjeros vinculados operativamente con el gobierno de Cuba. De hecho, la cancillería cubana emitió el 17ABR16 un agresivo comunicado oficial atacando a la Cámara de Diputados brasileña por haber autorizado el enjuiciamiento de Rousseff. “Sectores de derecha representantes de la oligarquía, en contubernio con la prensa reaccionaria de Brasil, apoyados abiertamente por las transnacionales de la comunicación y el imperialismo, han consumado, en la Cámara de Diputados de ese país, el primer paso de lo que constituye un golpe de estado parlamentario contra el gobierno legítimo del Partido de los Trabajadores”, decía el comunicado de la cancillería cubana. La dictadura de los hermanos Castro se muestra muy preocupada por la democracia brasileña, cuyo actual gobierno es cliente de servicios médicos (contrata centenas de “médicos cubanos”), es financista en la construcción de obras en Cuba y actúa como cercano socio político.

Salvo comunicados a título personal de Ernesto Samper como Secretario de Unasur y abierto operador castrochavista, los reiterados pedidos de Rousseff de un apoyo franco por parte de Mercosur y Unasur se han estrellado por la posición de neutralidad que la mayoría de los gobiernos de la región han asumido ante la crisis política interna brasileña.

El sábado 23ABR16 los gobiernos de Nicolás Maduro y Dilma Rousseff sufrieron una simultánea derrota diplomática. El día anterior, en una rueda de prensa en la residencia del representante de Brasil ante la ONU en Nueva York, Rousseff había repetido su argumento sobre el proceso que le sigue el parlamento de su país al cual calificó como “ilegal, golpista y conspirador”. “En Brasil está en curso un golpe. Me gustaría que Mercosur y Unasur observaran ese proceso”, alegando Rousseff que “la cláusula democrática implica una evaluación de la cuestión”. Desde EEUU la mandataria brasileña clamaba desesperadamente el 22ABR16 por un gesto de apoyo político de los mandatarios suramericanos.

Por criterios de rotación alfabética, al gobierno de Venezuela corresponde ejercer la Presidencia pro tempore de Unasur durante el año 2016. La ceremonia en la cual el uruguayo Tabaré Vázquez debía entregar la Presidencia de Unasur a Nicolás Maduro, tras múltiples consultas, fue fijada para el 23ABR16 en la sede del organismo en las afueras de Quito. Incluso antes de que se produjera el terremoto del 16ABR16 ya la mayoría de los presidentes suramericanos habían manifestado su falta de interés en asistir a la “toma de posesión” de Maduro en Unasur. Ante la falta de cuórum presidencial, los gobiernos acordaron que se realizarían una reunión a nivel de Ministros de Relaciones Exteriores, por lo que la canciller de Maduro viajó desde Nueva York a Quito para recibir en nombre de su jefe el cargo rotatorio. De doce países miembros sólo cinco enviaron a sus cancilleres, incluyendo al anfitrión ecuatoriano, dejando en evidencia el poco interés de la región en el evento. Los asientos de los siete restantes gobiernos fueron ocupados por funcionarios de tercer y cuarto escalón.

Brasil se hizo representar por su canciller Mauro Vieira quien sentó a su lado al operador internacional de Lula y asesor de Rousseff, Marco Aurelio García. Pese a la solicitud de Rousseff del día anterior, la reunión de Unasur no consideró oficialmente la situación brasileña manteniendo el mutismo impuesto por la negativa paraguaya a que Mercosur y Unasur se pronuncien a favor de Dilma Rousseff.

El 27ABR16, Aécio Neves, presidente del PSDB, el principal partido opositor, se encontró en Brasilia con el vicepresidente Michel Temer y ambos visitaron al presidente del Senado Renan Calheiros. Los líderes de los dos principales partidos brasileños no oficialistas fueron a analizar con Calheiros el proceso de enjuiciamiento a Rousseff. Al día siguiente, Neves se reunió en São Paulo con dos altos dirigentes del llamado partido tucano: el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso y el gobernador paulista Geraldo Alckmin. El tema central de estas conversaciones fue precisar una posición común sobre la participación de tucanos en el eventual gobierno de Michel Temer, ya que algunos dirigentes como el propio Alckmin rechazaban tal posibilidad. Al final del día, Neves tuiteó: “la contribución del PSDB al país no está vinculada a cargos en un futuro gobierno”. Alckmin, por su parte, fue el encargado de anunciar que el partido no prohibirá a sus militantes ingresar al gobierno post impeachment. Incluso, en Brasilia ya corre el rumor de que Temer entregaría la cancillería al PSDB y que el nuevo jefe de la diplomacia de Itamaraty sería uno de los dirigentes nacionales del partido tucano, el exgobernador paulista y actual senador José Serra.

Fuente: Informe Otálvora

 

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>