Publicado el: Lun, Oct 3rd, 2016

Brasil: El Partido de los Trabajadores de Lula y Dilma barrido en elecciones municipales

Lula y Dilma-770x384

El PT de Lula y Dilma, barrido en las elecciones municipales

El Partido de los Trabajadores puede ser barrido de la inmensa mayoría del mapa del poder municipal un mes después de perder el Gobierno.

Un mes después de perder definitivamente el Gobierno federal, el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula da Silva y Dilma Rousseff también fue barrido este domingo del mapa del poder municipal. Especialmente simbólica resultó su derrota en São Paulo -la ciudad más poblada de Brasil y de todo el hemisferio sur-, donde el actual alcalde progresista dijo adiós a su reelección sin necesidad de celebrar una segunda vuelta.

Fernando Haddad, impulsado por Lula en la anterior campaña de 2012, apenas convenció esta vez al 16% del electorado en medio del desgaste por la caída de Dilma y las denuncias de corrupción contra Lula. Su segunda posición, tras haber ido cuarto durante toda la carrera, podría considerarse un resultado digno de no ser por la abrumadora victoria del rico empresario João Doria.

Dueño de un patrimonio declarado de casi 50 millones de euros y mayor tiempo de propaganda televisada que cualquiera de sus rivales, el futuro alcalde Doria superó todas las expectativas y arrasó en las urnas con más del 53% de los votos.

En cambio, la abultada derrota del ex ministro Haddad podría dejar en suspenso los planes de un sector del PT que pretendía convertirlo, con 53 años, en unaalternativa más joven y moderna al liderazgo del ex presidente, que cumplirá 71 a finales de este mes.

Sucesión carioca

En Río de Janeiro, la segunda ciudad más poblada con 6,5 millones frente a los 12 millones de São Paulo,un candidato evangélico demostró la creciente influencia de ese movimiento religioso que ya aglutina a uno de cada cuatro brasileños. Marcelo Crivella, senador y obispo licenciado de la Iglesia Universal del Reino de Dios logró el 27% y acudirá a la votación definitiva del próximo 30 de octubre. Tendrá enfrente a Marcelo Freixo (18%), un diputado regional de izquierda que abandonó el PT en los primeros años del Gobierno Lula.

En el resto del país, el partido del ex presidente tampoco pudo celebrar grandes alegrías salvo por la expectativa de una victoria holgada de su alcalde en Río Branco, capital del pequeño estado de Acre y con una población comparable a Las Palmas de Gran Canaria.

Ensayo para 2018

Las elecciones municipales, primera prueba en las urnas tras la controvertida destitución de Dilma, sirvieron en cierto modo para medir las fuerzas de varios potenciales aspirantes a la Presidencia en 2018. Mientras que los candidatos apadrinados por el ex sindicalista Lula fueron mayoritariamente derrotados, algunos de sus oponentes de centroderecha cosecharon importantes éxitos.

El buen resultado en São Paulo del multimillonario Doria, que empezó la campaña con sólo un 5% en los sondeos y acabó superando el 50% en las urnas, puede interpretarse como un triunfo personal del gobernador del estado, Geraldo Alckmin. Y en Belo Horizonte, la participación asegurada en segunda vuelta deJoão Leite, también evangélico y conocido como “el portero de Dios” en sus tiempos de futbolista, se considera igualmente un logro del senador Aécio Neves.

Tanto Alckmin, adversario de Lula en 2006, como Aécio, rival de Dilma en 2014, aspiran a ganarse una segunda oportunidad de conquistar el Palacio de Planaltoen las elecciones previstas para 2018. Pero ambos pertenecen al Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) y, ante la fuerte competencia interna, uno de ellos podría verse obligado a tirar la toalla o cambiar de formación para poder presentarse. En la misma situación se encuentra José Serra, ambicioso ministro de Exteriores que fue candidato presidencial por ese partido en 2002 y 2010.

Menos izquierdista de lo que sugiere su nombre, el PSDB ya ocupó el Gobierno en los dos mandatos consecutivos de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002). Tras una larga temporada en la oposición durante los más de 13 años de Lula y Dilma, desde el pasado mayo sus líderes participan nuevamente en el jugoso reparto de la Explanada de los Ministerios a cambio de garantizar respaldo parlamentario a Temer.

Proyectos en el aire

En cambio, otros políticos con planes para 2018 no dispusieron de tantos motivos para festejar en esta cita electoral. Un ejemplo es el nuevo movimiento creado por la ecologista Marina Silva, ex ministra de Lula y candidata en 2010 y 2014, que aspira a ocupar el hueco de los partidos tradicionales pero sólo participará en la segunda ronda en una de las 26 capitales (Macapá).

Por su parte, el diputado extremista Jair Bolsonaro, conocido por defender el golpe militar de 1964 y homenajear a los torturadores de la dictadura durante la votación del impeachment de Dilma, no cumplió sus deseos de ver a su hijo Flávioentre los dos primeros colocados en las municipales en Río.

En cuatro semanas, millones de brasileños volverán a las urnas en los municipios de más de 200.000 habitantes donde ningún candidato haya superado el 50% de los votos válidos. La excepción es la capital, Brasilia, que en lugar de “prefeito” (alcalde) tiene un gobernador del Distrito Federal.

Fuente: El Mundo

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>