Published On: dom, Nov 23rd, 2014

Brasil: empresas investigadas por caso Petrobras donaron 48 millones de dólares a Dilma Rouseff

El Partido de los Trabajadores (PT) y las formaciones aliadas del Gobierno brasileño de la presidenta Dilma Rousseff recibieron 48 millones de dólares de 78 (un 62%) donados en las elecciones del pasado octubre por constructoras a las que se investiga por la supuesta trama de corrupción en Petrobras. Así se desprende de las cuentas que los candidatos han presentado ante el Tribunal Superior Electoral. Los partidos de la oposición recibieron 27 millones, el 34% del valor dispensado por las empresas. El resto se destinó a partidos que apoyan al Gobierno eventualmente.

Las donaciones son, en principio, legales, ya que han sido declaradas por los partidos. La Policía Federal y el Ministerio Público investigan, sin embargo, si parte de esas cantidades encubren tratos de favor a las empresas donantes para futuras licitaciones.

MÁS INFORMACIÓN
Petrobras promete más transparencia tras las detenciones por corrupción
Detenidos directivos de diez empresas por el ‘caso Petrobras’
De contratistas a corruptores
El monto equivale a un tercio de las donaciones que recibieron los tres principales candidatos a la presidencia, Dilma Rousseff (PT), Aécio Neves (PSDB) y Marina Silva (PSB). El PT recibió de las empresas investigadas 18 millones de dólares; el aliado PMDB, 15 millones, y los opositores PSDB y PSB, 11 y 6 millones, respectivamente. Las cuantías investigadas se refieren solo a la primera vuelta. Las cifras de la segunda vuelta serán divulgadas la próxima semana, lo que supondría un aumento de la suma recaudada a través de donaciones de las constructoras.

Las compañías Odebrecht, UTC, Queiroz Galvão, Toyo Setal, Iesa, OAS, Engevix, Mendes Júnior, Galvão Engenharia y Camargo Corrêa están siendo investigadas en la operación Lava Jato por una supuesta trama que desvió hasta 3.880 millones de dólares de la estatal Petrobras. Este grupo de constructoras tiene más de 19.400 millones de dólares en contratos con la petrolera. Ocho de ellas aportaron donaciones a candidatos en las últimas elecciones.

Un análisis de las donaciones revela que estas no responden a posicionamientos políticos o ideológicos. Odebrecht, por ejemplo, donó sumas iguales (78.000 dólares) a los principales candidatos a gobernador —de cinco partidos distintos— en tres Estados brasileños. ,En el caso de la Queiroz Galvão, el ingeniero Ildefonso Colares Filho, trabajador de la compañía durante 40 años y actualmente en prisión, aseguró a la policía: “Dábamos dinero a los partidos que más se identifican con las características de la empresa, que estuviesen vinculados al crecimiento de la infraestructura”.

Un estudio realizado por el diario Valor Económico mostró que 255 de los 513 diputados federales elegidos este año recibieron dinero de las constructoras investigadas. Otro dato que muestra el intento de las empresas por influir en el escenario político son las donaciones a los miembros de la comisión parlamentaria que investiga el caso de Petrobras en el Congreso. De los 58 diputados y senadores que componen el grupo, 33 recibieron dinero de las empresas sospechosas de corrupción.

El Tribunal Supremo Federal está replanteando las donaciones de empresas en las campañas electorales. Diversas autoridades, entre ellas el presidente del Tribunal Superior Electoral y ministro del Supremo, Dias Toffoli, ya se declararon favorables a prohibir dichas donaciones. Brasil espera que para las elecciones municipales de 2016 se haya concretado algo.

EL PAIS/ ESPAÑA

BRASIL: ANALIZAN POSIBILIDAD DE ENJUICIAR A DILMA ROUSSEFF

El sábado 15NOV14 se registraron protestas contra el Gobierno de Dilma Rousseff en una docena de ciudades de Brasil, incluyendo una concentración en Brasilia. Un curioso e inexacto cable de la agencia EFE describió la concentración realizada en São Paulo como “cientos de personas, integrantes de grupos minoritarios de derechas”. En contraste, datos de la Policía Militar de São Paulo estimaron en 10.000 el número de personas congregadas para exigir el enjuiciamiento (impeachment) de la presidente brasileña. Se trata de la segunda convocatoria, en menos de 15 días, para concentraciones de protestas contra la presidente recién reelecta.

El movimiento opositor brasileño no es sólo de “derecha”. Las protestas contra Rousseff son escenificadas por una amalgama de organizaciones, desde la socialdemocracia concentrada en el PSDB (el partido del excandidato Aécio Neves y del expresidente Fernando Henrique Cardoso) hasta sectores promilitaristas, pasando por una amplia gama de posiciones ideológicas y políticas. Algunos exigen el enjuiciamiento de la presidenta mientras otros claman por una intervención castrense que asuma el poder y convoque a nuevas elecciones. El elemento común a las distintas fracciones opositoras es su rechazo al chavismo que en Brasil lo denominan como “bolivarianismo”.

*****

El enjuiciamiento a Rousseff por las evidencias de la milmillonaria corrupción en la estatal petrolera Petrobras es tema que se debate abiertamente en Brasil. La apertura de juicio a la presidenta brasileña requiere de dos tercios de los votos de la Cámara de Diputados y el enjuiciamiento es realizado por el Senado. El impeachment a Rousseff depende de la conformación de una mayoría parlamentaria que sólo es posible si el partido PMDB, aliado pragmático y no ideológico del Gobierno y que además detenta la vicepresidencia, esté dispuesto a enjuiciar a la mandataria. El periodista Merval Pereira, alto vocero de la cadena O Globo, dibujó en su columna del 18NOV14 las dos opciones para enjuiciar a Rousseff. Podría ser acusada de haberse beneficiado de los recursos derivados de Petrobras para financiar su campaña electoral, lo que llevaría a que la elección del vicepresidente Michel Temer (del PMDB) estaría en juicio. Esta vía obviamente no sería respaldada por el PMDB. Una segunda opción sería procesar a Rousseff por su responsabilidad personal en los casos de corrupción denunciados, los cuales ocurrieron cuando ella ejercía como presidenta de la Junta administradora de Petrobras. De prosperar esta segunda argumentación, y de ser encontrada Rousseff culpable, Temer asumiría como presidente para concluir el mandato en 2018. El PT sería desplazado de la presidencia.

*****

Ya Brasil vivió un proceso de impeachment contra el presidente Fernando Collor de Mello, quien finalmente presentó su renuncia en 1992. En aquel entonces, el opositor Lula da Silva fue parte de los impulsores de las masivas acciones de calle contra Collor que crearon el ambiente político para su enjuiciamiento. En un video que circula en Youtube y que se ha hecho viral en los últimos días, Lula aparece durante un programa de televisión en 1996 en el canal SBT exaltando el impeachment contra Collor. “Es posible que el mismo pueblo que elige a un político pueda destituir a ese político”, decía el ahora expresidente y tutor de Dilma Rousseff. Al contrario de 1992, Lula y el partido gobernante, el PT, comienzan a calificar las solicitudes de impeachment como un plan golpista. La prensa de izquierda, como ya ocurrió en Venezuela, está procurando estigmatizar a la oposición brasileña como “ultraderechista”.

DIARIO LAS AMERICAS/ EDGAR OTALVORA

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>