Publicado el: Vie, Mar 11th, 2016

Bullrich: “Argentina produce y exporta mucha droga. La situación es grave”

Screenshot - 10-03-2016 , 09_12_19 p_m

Patricia Bullrich (Buenos Aires, 1956), la ministra de Seguridad argentina, tiene frente a su mesa varias pantallas para seguir las manifestaciones que cada día colapsan Buenos Aires. La política con un recorrido más inesperado de Argentina –empezó en la guerrilla peronista de izquierdas Montoneros y pasó por casi todos los partidos hasta llegar al Gobierno de Mauricio Macri– tiene ahora la misión de recuperar el control de la calle pero con cautela para que no haya un muerto que tumbe al Gobierno, como sucedió en 2002. Su gran preocupación es el narco, y por eso está protagonizando grandes redadas espectaculares que sirven como mensaje. La ministra suaviza sus posiciones sobre los cortes de calles de los sindicatos. Dijo que los iba a disolver en cinco minutos pero ahora aclara que solo si son pequeños grupos.

Pregunta. ¿Quién controla las calles en Argentina, el Gobierno o los sindicatos?

Respuesta. Estamos tratando de generar un control cada vez más estricto de las calles, poner una regla de convivencia en las manifestaciones. Esto se hace paso a paso, todos los días tenemos uno pequeño. Estamos en una transición.

P. ¿Se han echado atrás con el protocolo para disolver manifestaciones? Usted dijo si no se van en cinco minutos los corremos y aún no lo han hecho con nadie.

R. Nosotros hablamos de cortes no planificados. Si hay 5.000 personas en la calle nadie los va a sacar en cinco minutos. Mi error fue tratar de explicar, porque siempre queda la frase más picante. Vamos a ir poco a poco, tratamos de que cada día las calles se corten menos. Si hay 20 personas que cortan vamos a hacer que salgan, si hay 5.000 hay que encapsularlas para que corten lo mínimo posible. Depende del tipo de manifestación. Vamos generando una cultura, sabemos que costará años.

P. ¿Le da miedo tener un muerto a manos de la policía como los que acabaron con la presidencia de Duhalde en 2002?

R. No va a pasar. Vamos a trabajar para que no pase. Pero lo que quiero es bajar la cantidad de muertos del país, de mujeres por femicidios, chicos a la salida de un boliche, asaltos. Ese es mi trabajo.

P. ¿Qué dice a quien le acusa de ser el ariete de un gobierno represor?

R. No somos un gobierno represor, estamos planteando que no vale todo, que hay que generar cierto orden.

P. Quiere quitar las vallas que rodean la Casa Rosada desde 2001 pero no se anima. ¿Va a ser difícil volver a la normalidad en Argentina?

R. No nos preocupa el tiempo sino el horizonte. Queremos más convivencia, terminar con la teoría amigo-enemigo y no todo lo tengamos que resolver con caras tapadas, palos, piquetes. Nos llevará un año, dos, tres, cuatro, pero lo vamos a hacer.

P. ¿Está preocupado el presidente por el clima social?

R. Está ocupado en que las cosas se puedan ordenar. Acá había una especie de maqueta de que las cosas funcionaban y no era así. Se ve en el déficit heredado, la falta de inversión, los niveles de homicidios, de violencia, el desorden de las fuerzas de seguridad. En todo. Esa maqueta se está cayendo y está la realidad. Pero estamos empezando a tener resultados. Se cerró el cepo, se va a cerrar lo de los hold outs, estamos secuestrando el doble de droga que el año pasado.

P. El sábado hubo disparos a una sede de un grupo kirchnerista con dos heridos de bala. ¿No es un síntoma del ambiente?

R. De ninguna manera vamos a permitir ninguna violencia política. Recibimos al líder de ese grupo, Martín Sabbatella. Aún no sabemos quién fue. Atacar un local partidario es violencia política, no importa si fue alguien aislado o no. Vamos a investigarlo.

P. ¿El narcotráfico está fuera de control en Argentina?

R. Es duro, sí. Argentina tiene una entrada de drogas muy fuerte, tiene fabricación, producción, laboratorios, cocinas, en todas las clases sociales ha aumentado el consumo. Hay mucho narcomenudeo, se ve en todos los pueblos. Es un problema muy grave. Argentina es punto de salida para Europa, también para algunos países asiáticos. También entran drogas de diseño de Europa. Estamos en altos niveles de exportación de coca. El nivel de alerta es amarilla.

P. ¿Han pedido ayuda a EE UU, a la DEA?

R. Hasta ahora había una participación casi inexistente. Vamos a aumentarla, tanto la regional como internacional. Nos ha planteado ayuda Francia, Italia, EEUU, ya viajamos allá. Estamos haciendo un trabajo fuerte con Paraguay, Bolivia, Uruguay, Chile, Brasil.

P. ¿La policía argentina es tan corrupta como dicen?

R. Hay policías y policías. Argentina tiene 24 cuerpos de policía, ahora 25. Fueron muy maltratados.

P. Están pensando en alguna depuración fuerte?

R. Se han hecho muchas depuraciones y no dan resultado. Hay que hacer cambios estructurales. Es como en la política, uno puede pensar que los que vienen más jóvenes son menos corruptos pero si no hay cambio de paradigma la edad no importa.

P. Su momento más duro fue cuando se fugaron tres sicarios de una cárcel y usted dijo que la policía le estaba dando información falsa al Gobierno. ¿Ya sabe qué pasó?

R. El servicio penitenciario de la bonaerense actuó dejando salir a los presos. La gobernadora tuvo que tomar medidas sobre la policía. Pero los fugados estaban presos en 15 días. Pudimos tener algún blooper pero la realidad es que están donde tienen que estar.

P. ¿Cuantas veces presentó su dimisión?

R. Fueron días en que el presidente me enseñó mucho. Me dijo: no concentres todo el foco en un solo tema. En Argentina hay 1.500 personas prófugas. Fue una gran lección. Hay que estar en la táctica pero también en la estrategia. Uno puede recorrer un camino y tener un tropezón. Solo presenté la dimisión una vez cuando creí que había tres detenidos y solo teníamos a uno. Duró un día y medio.

P. ¿Qué imagen está dando Argentina al mundo con el caso Nisman?

R. No me importa la imagen sino el resultado. Mientras hubo mucha presión del anterior Gobierno se hizo un relato, ahora están saliendo muchas cosas a la luz. Los datos están ahí. Lo que dijo el exespía Stiuso lo sabíamos todos, que con el memorándum se había dejado de investigar a Irán.

P. También dijo que a Nisman lo mataron y que Cristina Fernández de Kirchner está detrás. ¿Usted qué cree?

R. No voy a decir lo que creo. Nunca dije si se suicidó o lo mataron, dije que yo no lo puedo determinar. Quiero que ese juicio termine. Es bueno que todos los que estuvieron involucrados hablen.

P. Usted denunció cuando estaba en la oposición que la espiaban. Ahora tiene información de dentro. ¿Los servicios secretos argentinos espían a los políticos?

R. Las nuevas autoridades están trabajando para que se termine el espionaje ilegal. Acá tenemos inteligencia criminal que se dedica a perseguir delincuentes. Y no a otra cosa. Lo que queremos es que no haya micrófonos en las oficinas. Son mecanismos de coacción. Había muy mal uso de algunos sectores de inteligencia. Cuando tengamos un informe lo daremos. Estamos trabajando sobre eso.

P. Usted fue montonera, pasó por el peronismo, luego fue ministra de De la Rúa y ahora de Macri. ¿Es un símbolo de la política argentina, siempre tan flexible?

R. Yo tomé una decisión en mi vida que fue irme del peronismo. Me fui de un sistema de poder que te atrapa. Es muy difícil salir. Decidí que la Argentina tenía que ser un país con libertad, democracia, justicia. Eso fue lo más importante. Después intenté construir una fuerza política que fuese capaz de pararse frente al peronismo a decirle ustedes no son los dueños del país. Unas veces fue bien, otras mal. Ahora nos está saliendo bien, estoy contenta.

P. De Montoneros a ministro de Macri. ¿Cómo explica ese salto?

R. Es lo mismo que uno podría decir de Mujica, de Bachelet, de tanta gente que hoy comprende la democracia, que saben que el populismo fue lo peor y la violencia ha sido terrible. Son las mejores historias de Latinoamérica. No es el camino de Chavez, sino el del comunismo a la socialdemocracia en Europa, es algo bastante normal. Es comprender que la democracia es una forma de vida, que no hay seres superiores a otro, como uno creía con esa lógica de pensar que el proletariado era bueno por sí. Para mí es el camino correcto. Por eso me ha costado tanto entender el kirchnerismo. Porque gente que venía de la misma historia que yo en vez de seguir el camino democrático se metió en querer controlar la prensa, el mundo, los mercados.

P. Inflación, despidos, ¿dónde está la revolución de la alegría que prometió Macri?

R. Ya va a llegar. Cuando uno arma el pozo para hacer una estructura, la gente ve un vacío, luego empiezan los pilares, luego se construye el edificio. Yo veo a la gente contenta, quiere acompañarnos. La revolución de la alegría viene.

http://internacional.elpais.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>