Published On: Sab, Dic 8th, 2012

Cada vez menos hispanos indocumentados viven en USA

  Cada vez menos hispanos llegan sin documentos a Estados Unidos y, por primera vez en un siglo, los inmigrantes de origen asiático superaron a los provenientes de América Latina.

Son dos de las nuevas tendencias demográficas que se desprenden del censo nacional y que revelan el perfil cambiante de la población extranjera en territorio estadounidense.

Un análisis publicado este jueves confirma que el flujo de personas no autorizadas que cruza las fronteras hacia Estados Unidos ha declinado consistentemente durante la última década, lo que ha llevado a una reducción de la población total de sin papeles, que es hispana por amplia mayoría.

“Estas variaciones derivan de una tendencia de fondo: la merma dramática en la entrada por la frontera desde México. Ello ha impactado en el total de indocumentados, haciéndolo caer en casi un millón respecto del récord alcanzado hace cinco años, y a la vez ha permitido que crezca el peso relativo de los asiáticos en la población migrante”, detalló a BBC Mundo Jeffrey Passel, demógrafo del Centro Pew y exempleado de la Oficina del Censo gubernamental.

El estudio señala que existen 11,1 millones de sin papeles, casi un millón menos que los que había en 2007. Alrededor de 80% de ellos proviene de América Latina.

La economía es señalada como causa primera detrás de esta transformación demográfica y, a la vez, es el ámbito donde los expertos sugieren que más se notarán los efectos en el futuro cercano.

“La inmigración siempre tiene que ver con el empleo. Aquí hay una suerte de círculo, donde la realidad económica está por delante y por detrás del cambio”, confirmó Mark Mather, vicepresidente de la Oficina de Referencia de Población (PRB, en inglés), un centro de análisis con financiación pública y privada.

La historia demográfica deja en evidencia que el mayor flujo de latinos llegó a Estados Unidos entre 1990 y mediados de la década de 2000, cuando la economía local gozaba de buena salud.

“Sobre todo el rubro de la construcción, que atrajo a muchos mexicanos durante el boom inmobiliario de la década pasada, difícilmente vuelva a fomentar un volumen migratorio como el del pasado, incluso aunque mejore la economía”

Los expertos hablan de una “era de crisis económica” que, desde 2007, ha desalentado las mudanzas hacia el norte: la recesión trajo aparejada una caída en la oferta de empleo, al mismo tiempo que se reforzaron los controles fronterizos y se aprobaron leyes estatales hostiles para con los migrantes sin papeles.

Al mismo tiempo, los viajes en reversa -de indocumentados que regresan a sus países de origen- registraron un crecimiento, que llevó a los analistas a consignar una “migración neta en cero” entre México y Estados Unidos durante 2012.

En este proceso, el empleo no calificado ha sido el más perjudicado: la falta de oportunidades en sectores como la construcción, la agricultura o la hotelería ha afectado directamente a los hispanos indocumentados. Tanto, que desde que se disparó la crisis los índices de desempleo de esta comunidad se han mantenido siempre al menos un par de puntos porcentuales por encima de la media nacional.

Ahora, dicen los expertos, la merma de la migración indocumentada podría afectar la disponibilidad de mano de obra en el futuro.

“Sobre todo en el rubro de la construcción, que atrajo a muchos mexicanos durante el boom inmobiliario de la década pasada,y que difícilmente vuelva a fomentar un volumen migratorio como entonces, incluso aunque mejore la economía”, pronosticó Passel.

Así, tendería a aumentar la brecha entre oferta y demanda en puestos de baja calificación, tal como se ha visto en estados como Georgia o Alabama: donde las leyes anti-inmigración apuraron la salida de indocumentados temerosos de ser deportados, cosechas enteras peligraron por falta de manos.

“Podríamos ver una situación en la que no haya gente suficiente para cubrir los puestos de trabajo que se crearán si la economía sigue repuntando”, anticipó Mather a BBC Mundo.

Del otro lado de la frontera, otra variable demográfica hace sombra: con una población mexicana que envejece sostenidamente, el número de personas económicamente activas –y potenciales migrantes- seguirá en baja.

“Estamos viendo el impacto de los cambios demográficos de México reflejados en la economía estadounidense: en particular, la caída dramática de la tasa de fertilidad en ese país desde los años ‘70, que hace que la población de posibles migrantes se vaya achicando”, detalló el demógrafo del Centro Pew.

“La migración asiática ha sido más consistente en parte porque son migrantes que tienen mejor nivel de formación y sus posibilidades de empleo han sido menos afectadas por la crisis económica ”

William Frey, académico del Instituto Brookings

Al mismo tiempo, la merma en el flujo hispano ha dado mayor peso demográfico a los extranjeros llegados desde Asia.

Según el análisis de la agencia AP, por primera vez desde 1910 los asiáticos se han puesto por delante de los latinos y han sido la mayor fuerza detrás del crecimiento poblacional en estados como California, Nueva York, Virginia o Illinois.

Pero, ¿por qué los migrantes asiáticos siguen viniendo si la economía esta en jaque?

“Su migración ha sido más consistente en parte porque tienen mejor nivel de formación y sus posibilidades de empleo han sido menos afectadas”, explicó a BBC Mundo William Frey, académico del Instituto Brookings.

De hecho, los asiáticos entran mayoritariamente a Estados Unidos con visas y permisos: sólo 10% de ellos se supone indocumentado, en muchos casos como consecuencia de haber extendido su estadía más allá de la fecha permitida y no por haber cruzado ilegalmente las fronteras.

Para algunos, esta transformación del patrón migratorio es una cuestión temporaria.

“No creo que vaya a permanecer, se revertirá cuando mejore la economía”, sugirió Frey.

Otros señalan que podría ser un reflejo de un cambio en las necesidades del país receptor, reflejado en la oferta de empleo de mayor calificación.

“Al menos por el momento está cambiando, no creo que vaya a replicarse la llegada en masa de hispanos del pasado. Pero todo dependerá de las medidas migratorias que se aprueben: es evidente que la inmigración es una manera de compensar la caída en la productividad de una población que envejece”, indicó Passel.

Así, la mentada reforma migratoria que divide las aguas de la política tendría un efecto colateral en la economía: la mano de obra extranjera será responsable, dicen los expertos, de dar forma a la fuerza de trabajo estadounidense antes de 2030.

BBC Mundo

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>