Published On: Dom, Oct 26th, 2014

CARTA AL EX MINISTRO MIGUEL RODRIGUEZ TORRES

Por: GUSTAVO AZOCAR ALCALA

Estimado Mayor General:

Ayer quedé sorprendido, como la gran mayoría de los venezolanos. Creí que usted era el tercer hombre fuerte de la gestión de Nicolás Maduro. Su permanencia en el gobierno de Hugo Chávez, y su habilidad para mantenerse dentro de la administración de Maduro, primero en la Disip, y luego en el Ministerio de Interior y Justicia, me hicieron pensar por un momento que usted tenía mucho poder.
Recuerdo haber leído incluso un reportaje en el Diario de Las Américas de Miami, donde se decía que usted estaba pujando con otros militares para convertirse en el sustituto de Nicolás Maduro. En Caracas se rumoraba incluso, que usted ya tenía hasta su propio comando de campaña, armado y preparado para un eventual adelanto de elecciones. Pero su remoción, ordenada ayer por Maduro, quien en cadena de radio y televisión se ufanó de haberlo enviado de “vacaciones” durante unos 15 días, me demostró que estaba equivocado. Usted no era el hombre fuerte que todos creíamos.
Aunque parezca mentira, el hombre fuerte resultó ser José Miguel Odreman, el gran jefe de los colectivos armados de Caracas, quien a pesar de encontrarse varios metros bajo tierra, después de haber caído muerto como consecuencia de las balas asesinas disparadas por funcionarios al servicio del despacho de Interior y Justicia, terminó saliéndose con la suya, logrando lo que muchos dirigentes de la oposición no han podido lograr en 15 años: la destitución de un ministro del gabinete revolucionario.
Sr. Ministro: su destitución, celebrada por los miembros de los colectivos, es un claro ejemplo para demostrar quiénes son los que gobiernan aquí. El difunto José Miguel Odreman lo acusó a usted, pocas horas antes de morir, de ser el responsable directo de los acontecimientos que ocurrieron en Quinta Crespo, que dejaron 5 personas muertas, y de lo que le pudiera ocurrir a él. Pocos minutos después cayó abatido, según dijeron sus propios familiares, por una ráfaga de al menos 40 disparos.
Los colectivos lo responsabilizaron a usted por la muerte de Odreman y le pidieron a Maduro su destitución. No conforme con eso, los colectivos organizaron una marcha para el jueves pasado, la cual pretendía llegar hasta las instalaciones del Ministerio de Interior y Justicia, para pedir su cabeza. La marcha, como todos bien sabemos, no se realizó. Una llamada desde el Palacio de Miraflores a los organizadores de la movilización, les hizo abandonar la idea, y les prometió que sus peticiones serían escuchadas. Veinticuatro horas después usted estaba despedido.
Maduro prefirió sacrificarlo a usted, antes que perder el apoyo de los colectivos, esos grupos armados que andan por Caracas y por todo el país sembrando el caos y atemorizando a los opositores. La popularidad de Maduro está tan pero tan mal, que prefirió cortar la cabeza de un Mayor General de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, antes que cortar la cabeza de los grupos colectivos que ya no sólo defienden la revolución, sino que además se dedican a trabajos particulares para conseguir sus propios recursos y beneficios.
Soy de quienes cree, estimado Mayor General, que Nicolás Maduro ya tenía entre sus planes, sacarlo a usted del Ministerio de Interior y Justicia. Sólo estaba esperando el momento adecuado. Una breve revisión de los últimos hechos, nos demuestra que usted no estaba haciendo muy bien su trabajo y que estaba haciendo quedar muy mal al Presidente.
Maduro dijo que a Eliécer Otaiza lo había mandado a matar “el imperio” y los “criminales opositores que viven en Miami”, pero usted se encargó de demostrar lo contrario, capturando a los choros, la mayoría de ellos menores de edad, que mataron a Otaiza en un barrio para robarle la pistola. Maduro dijo que el crimen de Robert Serra había sido cometido por “Alvaro Uribe y los criminales imperialistas que viven en Miami”, pero usted le volvió a echar agua a la cerveza al capturar a los policías bolivarianos y a los escoltas que organizaron, junto con otro grupo de choros, el asesinato del diputado.
La gota que derramó el vaso fue la declaración de Maduro, asegurando que a los asesinos de Robert Serra le habían pagado 500 mil dólares para ejecutar la operación. Usted no sólo no ratificó la versión de su jefe, sino lo que es peor, rebajó a la mitad la suma presuntamente pagada a la banda de delincuentes, y le declaró a los medios que a los criminales que ejecutaron a Serra le habían pagado 250 mil dólares.
Como puede observarse, Mayor General Rodríguez Torres, usted estaba dejando muy mal parado a Nicolás Maduro. Si a todos esos errores, se le suma el hecho de que ahora a usted le había dado por matar a los jefes de los colectivos,, que son, a fin de cuentas, los únicos locos dispuestos a matar para defender a Maduro, se entiende porque era mejor sacarlo a usted del Ministerio y mandarlo de vacaciones.
Sr. General: no se moleste. Lo más seguro es que a usted lo manden de embajador a algún país amigo de la revolución. Le doy un consejo: no acepte el cargo de Cónsul en Aruba. Ese consulado es medio pavoso. Si no, pregúntele a su pana, el general Carvajal.

SC. 25 de Octubre de 2014

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>