Publicado el: Lun, Mar 9th, 2015

Centroamérica: pagan entre 20 y 30 mil dólares por la virginidad de una mujer

Desesperado por el presunto involucramiento de su hijo en un escándalo de trata de personas con menores de edad y de la compra de la virginidad de niñas guatemaltecas, el abogado guatemalteco César Barrientos Pellicer, ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, optó en marzo de 2014 por quitarse la vida de un disparo a la cabeza en Mazatenango, en el suroccidente de ese país.

En una residencia amurallada de una humilde colonia popular en las afueras de Comayagua, zona central de Honduras, una oscura trama –desbaratada en marzo del 2014– convirtía la virginidad de adolescentes en fuente de dinero: un estadounidense que es juzgado en Florida por espionaje al apropiarse de información clasificada de la seguridad nacional de Estados Unidos en una base militar del Departamento de Defensa en suelo hondureño, se hizo pasar por un magnate árabe y compró a doncellas hondureñas para ofrecerlas a clientes extranjeros por un precio que oscilaba entre $20,000 y $30,000 cada una.

Separados por unos 660 kilómetros, los casos de la red guatemalteca y de la hondureña han permitido destapar secretos de uno de los negocios que, con extremo sigilo y lubricado por fuertes sumas de dinero, golpea a Centroamérica: la venta de la virginidad de niñas centroamericanas.

“Hay una gran promoción de niñas para la venta de su virginidad, sobre todo por Facebook. Y a veces es al mejor postor”, denunció la costarricense Rocío Rodríguez, directora ejecutiva de Alianza por Tus Derechos, organización no gubernamental de Costa Rica asociada a Save the Children, de Suecia, y que monitorea los fenómenos migratorios regionales y su impacto en la trata de personas. “La mayoría son manejadas por proxenetas y son pocos casos en los que son ellas mismas las que se ofrecen. Esto ocurre en toda la región centroamericana, incluyendo Costa Rica”, dijo Rodríguez entrevistada por el Nuevo Herald.

“Es un negocio pujante, efectivamente. Lo que pasa ahora es que ya las cadenas de proxenetismo son más discretas y difícilmente se ven niñas en las calles como víctimas de explotación sexual. Ahora se las llevan para hoteles o apartamentos a los que la policía no puede entrar, a menos de que se haga una investigación previa de mucho tiempo y recursos. Por Facebook, lamentablemente, es increíble. Y también se publican catálogos”, narró.

La Red de Mujeres Contra la Violencia, de Nicaragua (no gubernamental) reportó a el Nuevo Herald que aunque todavía carece de elementos sobre la venta de la virginidad de niñas, sí tiene confirmado que hay un creciente negocio de explotación sexual de menores de edad en varias zonas de ese país.

EL NUEVO HERALD

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>