Published On: mar, Abr 2nd, 2019

Chavismo al cuadrado, por Leandro Rodríguez Linárez


Desde que Guaidó asumió la presidencia interina las primeras semanas el chavismo había permanecido arrinconado, más bien expectante ante el inconmensurable apoyo popular y la avalancha de respaldos internacionales que el líder opositor recibió, sin embargo, las ultimas semanas todo ha cambiado, aunque el régimen chavista sigue siendo repudiado por la inmensa mayoría de los venezolanos y el mundo, ha redoblado su tradicional proceder ¡la violencia institucionalizada!

Lo Inhabilitó por 15 años y ha pedido el allanamiento de la inmunidad de Guaidó, los colectivos armados vuelven a sus andanzas, continúan las detenciones y allanamientos de moradas al margen del debido proceso, a todos sus controles y condicionantes a nuestros derechos/libertades se suma el racionamiento eléctrico… hoy padecemos de chavismo al cuadrado, probablemente porque sabe se encuentra en el lugar más profundo de la fosa que él mismo ha cavado.

Es obvio, el castrismo venezolano ha recibido sanciones, en su mayoría personales, así como congelamiento de algunos bienes y cuentas que le pertenecen a la república, sin embargo, el régimen aún controla a placer las riquezas de Venezuela, como sabemos, inconmensurables. En un escrito anterior señalábamos en el mundo existen casi 50 dictaduras las cuales han sido sancionadas de todas las formas posibles, pero allí siguen, algunas con décadas en el poder. En el caso venezolano, la nuestra, tiene las de ganar pues a diferencia de las demás, el chavismo cuenta con riquezas por doquier, las sanciones ya cumplieron su objetivo, pero son insuficientes para hacer tambalear económica y financieramente al régimen rojo.

¿Qué hacer? ¿Qué va pasar? Todo es un enigma de proporciones bíblicas, sin embargo, el chavismo en el poder vuelve a retomar confianza y gobierna con el mazo dando, sin importarle en lo más mínimo su inaudito rechazo dentro y fuera de nuestras fronteras. Asimismo, toma un segundo aire en cuanto a sus socios internacionales, Rusia, China, entre otros, ante la inacción y la permisividad que otorga el mundo a sus cofrades venezolanos, continúan brindando su apoyo abiertamente.

Pero en política 2 más 2 no son 4, el antídoto para el castrismo venezolano es la presión social, sin ella los cambios no se producirán o tardarán mucho más. El gobierno lo sabe y por eso redobla su violencia institucionalizada, teme su enemigo (el pueblo) se levante y ponga punto final a este oscurantismo. Del mismo modo, la comunidad internacional observa a la población con ánimos de redefinir estrategias contra un régimen que no solo atenta contra la venezolanidad sino directa e indirectamente contra toda la región.

El régimen echó mano a Marrero, mentor y mano derecha de Guaidó, midió la reacción interna y externa, al parecer quedó conforme, solo logró más notas altisonantes de USA y sus aliados, con la inhabilitación política y el allanamiento a la inmunidad prepara acciones más contundentes contra Guaidó ¿Se atreverá? ¿Será el detonante?

Hay más preguntas que respuestas, ni el más conspicuo analista, ni el chavismo ni la oposición saben exactamente qué ocurrirá. Lo único cierto es que el castrismo venezolano avanza cual metástasis sino se le enfrenta correctamente: presión social y diplomacia internacional es la fórmula infalible. @leandrotango

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>