Published On: Lun, Nov 3rd, 2014

Chile: acusan al partido comunista de “apoderarse” de 9 millones de dólares donados a Universidad de Arcis

El proyecto dejó una crisis que podría ser asumida por el Gobierno socialista de Michelle Bachelet, pero la opinión pública se pregunta por el destino de los fondos traspasados por Hugo Chávez de naturaleza “no reembolsable” hacia cuentas del partido.

Los estudiantes de la Universidad de Arcis reclaman al Gobierno de Chile por la crisis de la casa de Estudios vinculada al traspaso de fondos del Gobierno de Venezuela hacia el Partido Comunista.

Un oscuro retiro de estos dineros fue expuesto por el Centro de Investigaciones Periodísticas de Chile (CIPER) el 12 de agosto pasado, en el artículo titulado: “Crisis en la Universidad ARCIS: cómo entró y salió el Partido Comunista del negocio de la Educación Superior”.

El Ministerio de Educación realizó una investigación sobre las presuntas irregularidades de Arcis pero notificó el 29 de octubre que la indagatoria no se concretó ya que no se logró acceder a las actas y documentos financieros de la institución y de las empresas relacionadas, informó Adn Radio.

Previamente el medio Bío Bío reportó testimonios sobre diputados del PC que estarían bloqueando una comisión de investigación sobre el tema, problema que afecta no solo a los estudiantes sino a la comunidad del país, que eventualmente asumiría los daños si se aprueba una intervención del Gobierno Socialista de Michelle Bachelet.

Manifestaciones de protesta en los últimos días dejaron varios detenidos cuando conujuntamente con representantes de la Confederación de Estudiantes de Chile, un grupo de estudiantes llegaron a las oficinas del Ministerio de Educación MINEDUC a entregar una carta, comentó el periodista Christian Pino de Televisión Nacional el 29 de octubre. Los alumnos piden que el Estado de una solución a la crisis económica que dejaron los privados.

Para demostrar el traspaso de dineros CIPER explicó en agosto que “revisó centenares de escrituras, contratos y actas en distintas notarías y en el Archivo Judicial, consiguió documentos en el extranjero y entrevistó a personajes clave para desentrañar el diseño, puesta en marcha, auge y caída de un modelo de negocios del que hasta hoy se sabía muy poco: el de un partido político involucrado en la propiedad de una universidad”.
En su estudio se evidenciaron importante retiros de dinero gracias al traspaso de las propiedades inmuebles de la universidad a las sociedades comunistas.“Cerca de US$13 millones fueron transferidos desde Venezuela en partidas aprobadas por el difunto presidente Hugo Chávez. Así fue cómo los “socios estratégicos” compraron en 2004 la Universidad ARCIS por $1.600 millones, y nueve años después la dejaron con un déficit que supera esa cifra en casi $200 millones”.

Uno de los personajes claves fue Max Marambio, quien desde 2008 se movilizó para ampliar sus sociedades y su participación en el negocio de Arcis, consiguiendo los aportes de Venezuela, los cuales recibió en dos cuentas en dólares del Banco BCI, gestionadas en conjunto a Daniel Muñoz, una de ellas a nombre de ONG ICAL.

Desde 1983 el PC cuenta con el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz, ICAL. En 1996, el partido creó la ONG ICAL y, posteriormente, en 2003, constituyó la sociedad comercial Ediciones ICAL Ltda., cuyos socios iniciales fueron el diputado comunista Daniel Núñez y el miembro de la Comisión Política del PC Óscar Azócar, destacó el reporte.

“Las escrituras revisadas por CIPER en el Archivo Judicial, indican que fue a través de Ediciones ICAL Ltda. que el PC entró a la propiedad de la ARCIS. Los mismos documentos acreditan que Max Marambio ingresó al negocio mediante dos de sus sociedades”, según CIPER.

Señala además que el ingreso de Marambio y de los dirigentes comunistas Juan Andrés Lagos, Jorge Insunza Becker y Óscar Azócar, en la Universidad se oficializó en el año 2004, en que también participó el ex secretario general del Movimiento de Izquierda revolucionaria (MIR), Andrés Pascal Allende. Después de entrar como inversionistas se apoderaron legalmente de la casa de estudios acordando nuevos lineamientos.

La Universidad de Arcis con los nuevos participantes creo la Inmobiliaria Libertad, en la que se puso con el 99,5 por ciento de las acciones, y a ella cedió los inmuebles por cerca 1.500 millones de pesos chilenos. Sobre estos realizó contratos y pagó arriendo por los edificios que ocupaba.

Sin embargo luego “la Inmobiliaria Libertad quedó constituida por cuatro socios, cada uno con cerca del 25% de sus 200 acciones: Max Marambio (con 51 acciones repartidas entre sus sociedades Marambio y Rodríguez S.A. y Comercial Cañaveral S.A.), Ediciones ICAL Limitada (con 51 acciones), Inversiones Salvador S.A. (de un grupo de académicos antiguos, con 47 acciones) y Corporación Universidad ARCIS (controlada por los tres socios anteriores, con 51 acciones).

“El 10 de julio de 2006 el directorio de la inmobiliaria acordó el pago de un dividendo provisorio total por $60 millones. No sería el único retiro. Los documentos oficiales acreditan que seis años después, en 2012, se haría otro por más de $530 millones”, informó CIPER. El mismo 2006 la universidad comenzó a endeudarse con la inmobiliaria como aval.

En enero de 2008 Max marambio a través de la empresa Nazareno junto a ONG ICAL recibieron fondos desde Venezuela, autorizados personalmente por el entonces presidente Hugo Chávez para el saneamiento de pasivos de la universidad, incluyendo juicios, pagos a proveedores y traslado de dependencias para crear la Escuela Latinoamericana de Estudios de Posgrado (ELAP),según CIPER. Los proveedores eran partes del mismo grupo.

“Un documento interno delBanco Nacional de Desarrollo Económico de Venezuela (BANDES) señala que se ejecutó el traspaso de US$ 9.060.000 (unos $4.392,5 millones) a la Universidad ARCIS como parte de “un convenio de asistencia económica no reembolsable”. Pero ese dinero no llegó a la universidad directamente, pues pasó antes por las cuentas de ONG ICAL y Nazareno”, continúa el reporte.

La investigación destacó que los documentos revelan quesolo el 2,2 por ciento del dinero se usó para la creación de la ELAP, el propósito de los fondos venezolanos.

Unos 217 millones, equivalentes al 5 por ciento fueron para la Inmobiliaria Libertad. argumentando una deuda de arriendos y créditos de la Universidad. Sin embargo el documento de ese contrato fue un dia antes de la llegada de dinero el 24 de enero de 2008, y ahí se cifra en 200 millones la deuda. Otros dineros también fueron pagados por el concepto de proveedores.
Max Marambio y la ONG ICAL compraron las acciones de la Inmobiliaria Libertad por 408 millones con escritura del 29 de enero 2008. La Universidad hizo esta gestión para presentar estas pruebas como aportes de socios estratégicos y así conseguir Créditos de Aval del Estado (CAE) para los alumnos, solicitud que inicialmente rechazada.

Marambio en tanto adquirió gran parte de las acciones de la Universidad Arcis y abrió una nueva cuenta en el BCI a nombre de la Universidad, cuyo directorio era el mismo. En ella recibió otros 4 millones de dólares de Venezuela que se concretó en octubre de ese año como “Asistencia Económica a la Universidad ARCIS”.

“Aunque formalmente Max Marambio tenía el dominio del 61,75% de la Inmobiliaria Libertad, los documentos revisados por CIPER indican que desde fines de 2008 las dos entidades del Partido Comunista (ONG ICAL y Ediciones ICAL) comenzaron a tomar progresivamente el control (…) En efecto, el directorio de la Corporación ARCIS, de siete miembros, quedó integrado por cuatro comunistas: Juan Andrés Lagos (presidente del directorio), Daniel Núñez, Patricio Palmay Jorge Insunza.

El directorio resolvió a su favor pagar a la Inmobiliaria Libertad más de 70 millones de pesos extras para recuperar los derechos de contrato leasing de los inmuebles.

Por la inmobiliaria, sancionaron esa operación dos personas que también integraban el directorio de la Corporación ARCIS: Juan Andrés Lagos y Daniel Núñez, ambos del PC.

CIPER señala que el ingreso de Marambio a Arcis, y de los dirigentes comunistas Juan Andrés Lagos, Jorge Insunza Becker y Óscar Azócar. se oficializó en el año 2004, en que también participó el ex secretario general del MIR, Andrés Pascal Allende. Al entrar acordaron nuevos lineamientos que les permitieron tomar el control.

El proyecto de la Escuela Latinoamericana de Estudios de Posgrado nunca prosperó, y la opinión pública se interroga sobre cual fue el destino exacto de los fondos traspasados por Chávez, de naturaleza “no reembolsable”, que en vez de contribuir al desarrollo educativo del país, produjeron la actual crisis financiera.

CIPER afirma que no obtuvo respuestas del Partido Comunista de Chile sobre estas preguntas.

LA GRAN EPOCA

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>