Published On: mar, Feb 26th, 2019

China implanta la vigilancia genética para hacer a los musulmanes uigures, más sumisos al Partido Comunista

La vigilancia genética ya es una realidad en China

 Las autoridades dijeron que era una revisión médica gratuita. Tahir Imin tenía sus dudas.

Extrajeron sangre del hombre musulmán de 38 años, escanearon su rostro, grabaron su voz y tomaron sus huellas digitales. No se molestaron en revisar su ritmo cardíaco ni sus riñones, y rechazaron su petición de ver los resultados.

“Dijeron: ‘No tienes derecho a pedirlos. Si tienes más preguntas, puedes ir a la policía’”, contó Imin.

Imin fue uno de millones de personas que terminaron así dentro de una vasta campaña china de vigilancia y opresión. Como parte de su implementación, los funcionarios chinos están recolectando ADN, y obtuvieron la improbable ayuda académica y corporativa de Estados Unidos para lograrlo.

China quiere hacer a los uigures del país, un grupo étnico de mayoría musulmana, más sumisos al Partido Comunista. Ha detenido hasta a un millón de personas en lo que China llama campamentos de “reeducación”, lo que ha despertado denuncias de grupos de derechos humanos y una amenaza de sanciones por parte del gobierno estadounidense de Donald Trump.

Recolectar material genético es parte fundamental de la campaña de China, de acuerdo con grupos de derechos humanos y activistas uigures. Dicen que una base de datos exhaustiva de ADN podría usarse para ir tras cualquier uigur que se resista.

En Estados Unidos y en otros países, las fuerzas policiales usan material genético de familiares para encontrar a sospechosos y resolver crímenes. Los funcionarios chinos, que están construyendo una gran base de datos nacional con muestras de ADN, han citado los beneficios que aportan los estudios genéticos en el combate al crimen.

Para reforzar sus capacidades de análisis de ADN, los científicos afiliados a la policía china utilizaron equipo fabricado por Thermo Fisher, una empresa con sede en Massachusetts. Para compararlo con el ADN del uigur promedio también utilizaron material genético de personas de todo el mundo, el cual fue proporcionado por Kenneth Kidd, un prominente genetista de la Universidad de Yale.

Thermo Fisher anunció el 20 de febrero que ya no vendería su equipo en Sinkiang, la región de China donde transcurre la mayor parte de la campaña para rastrear a los uigures. La compañía dijo por separado en una declaración dirigida a The New York Times que estaba trabajando con funcionarios estadounidenses para averiguar cómo se estaba utilizando su tecnología.

Kidd, el genetista, dijo que no había estado consciente de cómo se estaban utilizando su material y su experiencia. Dijo creer que los científicos chinos estaban actuando dentro de las normas científicas que requieren el consentimiento informado de quienes dan su ADN.

La campaña de China plantea un desafío a la comunidad científica y cómo esta da a conocer sus hallazgos. La campaña depende en parte de las bases de datos de ADN y la tecnología comercial, gran parte de las cuales se fabrican o administran en Estados Unidos. A su vez, los científicos chinos han contribuido con muestras de ADN de personas uigures a una base de datos global, lo cual posiblemente viola las normas científicas de consentimiento.

La cooperación de la comunidad científica global “da legitimidad a este tipo de vigilancia genética”, dijo Mark Munsterhjelm, profesor adjunto en la Universidad de Windsor, en Ontario, quien ha seguido de cerca el uso de la tecnología estadounidense en Sinkiang.

Las muestras de millones

En Sinkiang, en el noroeste de China, el programa era conocido como “Exámenes médicos para todos”.

De 2016 a 2017, casi 36 millones de personas participaron en él, de acuerdo con Xinhua, la agencia noticiosa estatal. Los funcionarios recolectaron muestras de ADN, imágenes de los iris y otros datos personales, de acuerdo con los uigures y los grupos de derechos humanos. No está claro si algunos residentes participaron más de una vez; Sinkiang tiene una población de alrededor de 24,5 millones de habitantes.

En una declaración, el gobierno de Sinkiang negó haber recolectado muestras de ADN como parte de las revisiones médicas gratuitas. Señaló que las máquinas de ADN que fueron traídas por los funcionarios de Sinkiang se destinaron a “uso interno”.

Durante décadas China ha mantenido un control férreo en Sinkiang. En años recientes, ha culpado a los uigures de una serie de ataques terroristas en Sinkiang y en otras regiones de China, entre ellos un incidente de 2013 en el que un conductor golpeó a dos personas en la plaza Tiananmen en Pekín.

A finales de 2016, el Partido Comunista emprendió una campaña para convertir a los uigures y a otros grupos minoritarios de mayoría musulmana en simpatizantes leales. El gobierno encerró a cientos de miles de ellos en lo que llamó campamentos de capacitación laboral, promovidos como una alternativa para salir de la pobreza y  escapar el islam radical. También comenzó a tomar muestras de ADN.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>