Publicado el: Dom, Mar 9th, 2014

Colombia elige hoy un nuevo Congreso

-Los retos claves de un Congreso que le puede cambiar la cara al país

-Importantes reformas, que tocan al ciudadano de a pie, están en la agenda

Hoy se elegirán 102 senadores y 166 miembros de la Cámara, que conforman el Congreso colombiano.
Hoy se elegirán 102 senadores y 166 miembros de la Cámara, que conforman el Congreso colombiano.

El Congreso que los colombianos elegirán hoy domingo en las urnas despierta gran expectativa por las tareas que tendrá que cumplir y porque, además, debido a la importancia de los temas que deberá discutir, puede cambiarle la cara a Colombia. (Vea la infografía: Elecciones de Congreso y Parlamento Andino, en cifras).

El reto no es menor. Los legisladores que se posesionarán el 20 de julio próximo tienen la responsabilidad de tramitar trascendentales reformas que no solo impactarán el diario vivir de los ciudadanos de a pie, sino que también modificarán el funcionamiento del Estado.

También ofrece interés la talla de muchas figuras que aspiran. Habrá hombres y mujeres cuya alta respetabilidad podría mejorar la percepción de ese poder.

“Será un Congreso increíble, distinto, por lo que hay una expectativa inmensa”, indicó Mónica Pachón, directora de Congreso Visible. (Vea la infografía: Así ‘blindarán’ las elecciones).

En el primer punto de esa agenda está la perspectiva de un país en paz. Probablemente sea el Congreso que defina las reglas del posconflicto. Y es que a pesar de que el abanico de temas que deberá abordar el Congreso es mucho más amplio, sin lugar a dudas uno de los que más interés despiertan en la opinión y entre los mismos partidos es el desarrollo legislativo que tendría que hacer el nuevo Congreso si se firma el fin del conflicto armado.

Un aspecto que seguro tendrá que pasar por el Legislativo está relacionado con desarrollo rural e impulso del sector agrario. Aquí se abordarán puntos como la distribución y propiedad de la tierra en el campo, y la forma de implementar proyectos productivos que garanticen la economía campesina.

Y, si finalmente hay acuerdo, se deberá reglamentar el marco jurídico para la paz, que contempla temas tan espinosos como la suspensión de las condenas y los delitos conexos al político, lo que les abriría la puerta a los guerrilleros que dejen las armas para participar en política.

La salud, uno de los aspectos por los que más se quejan los colombianos y que más duro golpea la imagen del presidente Juan Manuel Santos en todas las encuestas, también será un tema.

Si bien el Gobierno ya tramitó una reforma estatutaria que reglamentó el acceso a este sector como un derecho fundamental –lo que se traduce en que dejó de ser un negocio para convertirse en un servicio–, el desarrollo legal de este tema quedó estancado en el Congreso.

El proyecto de ley ordinaria relacionado con la salud está pendiente –desde el año pasado– de que la Comisión Tercera de la Cámara le dé penúltimo debate, pero un fuerte lobby de distintos sectores lo frenó. El Congreso tiene una deuda con el país en este campo.

¿Se acaba la reelección?

Otro frente en el que deberán trabajar los congresistas que hoy ganen su credencial es en el sistema político. Este asunto es sensible, porque podría modificar las reglas electorales para los próximos años y hasta la duración de los mandatos.

“Ahí hay un reto. Debe haber cambios, mirando su conveniencia; y, sin duda, hay que abordar temas como la eliminación de la reelección”, aseguró Miguel García, catedrático de la Universidad de los Andes. (Vea la infografía: Elecciones de Congreso y Parlamento Andino, en cifras).

Salvo contadas excepciones, parece haber un consenso para eliminar la reelección presidencial por el desequilibrio institucional que esta ha generado.

En el acto legislativo 02 del 2004, que le dio vida jurídica a esa figura durante el primer mandato del expresidente Álvaro Uribe (2002-2008), no se establecieron los suficientes contrapesos y regulaciones para garantizar su eficacia.

Santos, hace dos semanas, reiteró su desacuerdo con la reelección y reabrió el debate de ampliar los periodos “a 5 o 6 años” de los miembros de la Rama Ejecutiva elegidos por voto popular.

También dijo, en aquel momento, que de ganar la reelección impulsará una reforma política que incluya este y otros temas, como la eliminación del voto preferente y de la circunscripción nacional de Senado. Sobre la necesidad de estas reformas se ha comenzado a generar una especie de consenso.

Aurelio Iragorri, ministro del Interior, en una entrevista reciente con EL TIEMPO calificó esta reforma como prioritaria, sobre todo en momentos en que se aguardan los resultados del proceso de paz con las guerrillas.

“El posconflicto necesita una nueva institucionalidad y un nuevo consenso político”, enfatizó Iragorri.

La tercera gran reforma que tiene el reto de discutir el nuevo Congreso está relacionada con el sistema judicial, un aspecto clave para la ciudadanía y el Estado. La principal queja de la gente es la lentitud que existe para resolver sus conflictos, desde las contravenciones más sencillas hasta los grandes pleitos que pueden durar años sin respuesta alguna. (Vea: Así ‘blindarán’ las elecciones).

Esta reforma ya la intentó el Gobierno, pero durante su paso por el Capitolio se llenó de ‘micos’ y terminó convertida en un intercambio de favores entre actores políticos y judiciales que llevaron a Santos a objetarla.

Los temas que debe incluir van desde el acceso eficiente al sistema judicial, hasta una eventual modificación a la elección y a los periodos de los magistrados de las altas cortes. De hecho, se ha insistido en la necesidad de despolitizar la justicia.

“También es necesario debatir hasta dónde llegan los límites de la tutela”, aseguró Juan Carlos Lancheros, director del Centro de Estudios Derecho Justo.

Este panorama deja claro que los retos no son menores y que la expectativa que se ha despertado no es gratuita, porque, dependiendo de la seriedad y compromiso que muestren para abordar temas claves para el futuro del país, los colombianos verán a un Congreso cimentando las bases de un país más eficiente y moderno, o a una institución que sigue aumentando en desprestigio, como ha sido la constante hasta ahora.

Educación y consultas previas

El espectro de temas por discutir es bastante amplio, y los colombianos están pendientes de los resultados que dé el Congreso. Una reforma integral del sistema educativo está pendiente, pero no se ha dado un consenso que la impulse. El Gobierno también quiere reglamentar las consultas previas, porque no son pocos los casos en los que, a juicio del Ejecutivo, están frenando proyectos claves para el desarrollo del país. Otro pendiente son las reformas de los códigos Minero y de Policía. El primero, por el impacto ambiental que significa; y el segundo, por las implicaciones que tiene en la convivencia.

Comicios de hoy domingo, gran prueba para la biometría

Estas elecciones serán las primeras que implementarán el sistema de identificación biométrico en unos comicios a nivel nacional, que busca identificar plenamente al elector a través del escaneo de sus huellas digitales y evitar que los votantes sean suplantados.

La medida cerrará la puerta a quienes llegan a las urnas con cédulas ajenas y de personas que ya fallecieron. Esto permitirá establecer rápidamente si el votante realmente es quien dice ser.

“Los electores se van a encontrar un aparato móvil o un PC que tendrá en sus bases de datos las minucias que permiten comparar la huella y saber si corresponde o no a esa persona y a ese puesto de votación”, declaró el registrador Carlos Ariel Sánchez.

La biometría se ha venido probando en algunas elecciones atípicas de mandatarios locales que se realizaron durante el 2012 y el 2013. Sin embargo, los comicios de hoy, en los que se elegirá Congreso, Parlamento Andino y candidato presidencial de la Alianza Verde, serán la gran prueba de este sistema.

De un total de 32’795.962 ciudadanos habilitados para votar, alrededor de 10 millones serán identificados con tecnología biométrica en 17 departamentos del país.

“La persona debe poner la huella en el lector biométrico y ahí se sabrá si es o no el ciudadano al que corresponde votar en ese puesto”, explicó el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez. Si la huella coincide con la de la cédula, se imprimirá un sticker para que el elector pase el puesto de votación y ejerza su derecho al voto.

Redaccion de El Tiempo de Bogota

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>