Publicado el: Sab, Sep 9th, 2017

Cómo dar una buena imagen en una entrevista de trabajo, por Edith Gómez

De acuerdo a lo señalado por Gananci, muchas veces no existe una sincronía entre el lenguaje verbal y el lenguaje gestual es una entrevista de trabajo, y esto es un error grave, ya que en ese momento, todos los elementos cuentan.

Al momento de asistir a una entrevista de trabajo, la imagen que transmitimos, puede decir mucho más que mil palabras. Pues, nuestra imagen es capaz de hablar por sí misma sobre rasgo de nuestra personalidad, entre otras cosas, por lo que si queremos obtener el puesto de trabajo por el cual acudimos, más vale hacerlo de la manera correcta.

Cuando leemos un llamado para una vacante, usualmente se solicita a los interesados tener una buena presencia. No obstante, la mayoría de las veces esta frase aparece un poco vaga y no tenemos idea de cómo debemos asistir, puesto que muchas veces esto varía de acuerdo a la ubicación en la que se encuentre la empresa, el sector, la cultura del lugar, entre otros.

Por este motivo, se recomienda que nuestra imagen sea acorde al sector al cual nos vamos a presentar. Sin embargo, de forma general, sí existen ciertos parámetros que son válidos en muchos entornos laborales, como por ejemplo:

Algunos consejos para dar una buena imagen

  • La comunicación no verbal: es un factor que se debe tener presente, es decir, la manera en la cual actuamos, aún cuando no decimos ni una sola palabra. Esto comprende nuestros gestos, la manera en la cual observamos, los ademanes que realizamos, la forma de sonreír, y otros, que tienen un efecto en nuestro interlocutor, y que por supuesto influye al momento de asistir a una entrevista de trabajo.
  • Nuestros desplazamientos: también son importantes, es decir, si sabemos esperar, si hacemos movimientos desesperados en el lugar de espera, si estamos intranquilos, si aun cuando se nos pide desplazarnos hacia otra sola, nos quedamos paralizados, sin poder dar un paso adelante. El punto en el cual nos situemos también emitirá un mensaje a nuestro entrevistador.
  • La manera de vestir: es un elemento que debe ser tomado muy en serio, ya que la vestimenta debe ser elegida de manera cuidadosa para transmitir la imagen que deseamos. Se recomienda tener coherencia, y un aspecto sobrio, tanto en nuestra forma de expresarnos, de actuar y de vestir. Todo debe tener concordancia.

Si no mostramos una imagen coherente, esto puede ser negativo al momento de ser evaluados. Al acudir a la empresa, es importante lograr adaptarse al ámbito, por lo que se recomienda vestir como si fuese un día normal de trabajo, al cual pudiese presentarse con una camisa sin usar corbata y sin necesidad de llevar el traje formal completo. Esto, sin llegar al extremo de presentarse en camisetas. Cuando se trata de las mujeres se sugiere acudir con un vestuario apropiado, cuidando la profundidad del escote, los colores y el largo del mismo.

Los hombres también deben cuidar el largo de sus prendas, la manera en la cual logren combinarlas y los colores que utilicen para ello.

En cuanto al calzado la recomendación es que sea de tipo cerrado y con un toque clásico, evitando zapatos que se utilizan más bien en otro tipo de ocasiones. En el caso de la mujer, lo mejor es utilizar un calzado en el cual su pie no quedé del todo descubierto. Los hombres igualmente deben utilizar calzados cerrados y con cordones, ya que estos son los más formales.

Asimismo, debe existir un equilibrio respecto a los accesorios y las prendas que utilizamos, dado que no deseamos que la atención del entrevistador se desvíe, centrándose en otros elementos que no sean nuestra preparación o potencial.

  • El cabello: también juega un papel importante, ya que puede arruinar toda nuestra presencia. Es importante mantenerlo limpio, y que no sea muy llamativo. En el caso de las mujeres, podrían recogerlo si es abundante, y en el caso de los hombres, se recomienda no utilizar excesos d fijadores o geles.
  • La forma de maquillarse: en el caso de las mujeres también es un aspecto sumamente relevante. Ello no quiere decir que no puedan hacerlo, sino que empleen los tonos adecuados, recordando en todo momento que se acude para un puesto de trabajo y lo modesto y sobrio siempre prevalece en el entorno empresarial.

La idea cuando acudimos a una entrevista de trabajo es que seamos evaluados en base a nuestras capacidades, conocimientos y destrezas, así como la manera de relacionarnos e interactuar con el resto del equipo, y no que la atención se concentre en otros aspectos menos relevantes.

Si transmitimos la imagen adecuada, tendremos altas probabilidades de conseguir ese puesto que tanto deseamos. Recuerda que el primer contacto que establece el entrevistador con nosotros, es el visual. De allí la importancia de tener una imagen apropiada.

Es necesario aprender lo que somos capaces de transmitir a través de nuestra forma de expresarnos, y de la imagen que producimos, ya que ello puede hablar de nuestro nivel de confianza, e incluso de nuestra capacidad para el puesto.

Finalmente, podemos afirmar que una de las cosas más importantes cuando acudimos a una entrevista laboral es nuestra imagen,  y solo tenemos una oportunidad para producir el efecto que deseamos en nuestro entrevistador.

 

Edith Gómez
Editora – gananci.com

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>