Publicado el: Dom, Dic 7th, 2014

Congelan cuentas bancarias “millonarias” a tres ex directivos del Banco del Vaticano

El Fiscal Gian Piero Milano dijo que el ex presidente del Banco del Vaticano, Angelo Caloia, el ex-director general Lelio Scaletti, y el abogado Gabriele Liuzzo, son sospechosos de haber malversado fondos de la venta de 29 edificios del Vaticano entre 2001 y 2008, según la orden judicial, difundida por Europa Press.

El dinero de las cuentas bancarias de los tres hombres “se deriva de la malversación de esos fondos”, sostuvo Milano en el documento.

La investigación de Milano se da tras una auditoría externa realizada el año pasado por pedido de las actuales autoridades del banco, que a principios de este año también presentaron una denuncia judicial contra los tres hombres.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, emitió hoy un comunicado confirmando el congelamiento de las cuentas aunque sin dar nombres, cantidades u otros detalles.

El IOR expresó en un comunicado que presentó cargos contra los tres hombres como parte de su “compromiso con la transparencia y la tolerancia cero, incluso con respecto a los asuntos que se relacionan con un pasado más lejano”.

La investigación es parte de una iniciativa para mejorar la transparencia de la administración y las finanzas del Vaticano, algo que se inició con la gestión de Francisco, en 2013.

El abogado Luizzo, de 91 años, confirmó que sus cuentas bancarias fueron congeladas aunque calificó de “basura” las acusaciones de la fiscalía y aseguró que todo el dinero de la venta de los edificios había ido al banco.

Caloia, de 75 años, y Scaletti, de 88, no hicieron ningún comentario sobre las acusaciones.

El período en el que se vendieron las propiedades en cuestión cubre dos pontificados, el de Juan Pablo II y el de Benedicto XVI, cuando la administración del Vaticano no era supervisada.

Según fuentes del Vaticano, Juan Pablo II estuvo incapacitado por su débil salud durante años y su sucesor, el ex Papa Benedicto XVI, no se centró en cuestiones de administración.

Durante estos años, las relaciones en la Curia, estuvieron marcadas por las pugnas entre los distintos departamentos del Vaticano y las filtraciones de documentos papales.

Dichas pugnas fueron la razón por la que Benedicto renunció a principios de 2013, aseguran fuentes cercanas al ex pontífice.

El banco, conocido oficialmente como el Instituto para las Obras de Religión (IOR), es el núcleo de las finanzas vaticanas, pero su influencia se extiende más allá de la Santa Sede, debido a las relaciones estrechas entre la ciudad-estado e Italia.

En los últimos años, se ha cambiado la gestión y cerrado cientos de cuentas con el fin de cumplir con las leyes anti-lavado de dinero y de crímenes anti-financieros.

El año pasado, Ernst von Freyberg, un hombre de negocios alemán que dirigió el banco desde marzo de 2013 a julio de 2014, encargó una auditoría independiente por la venta de los 29 edificios.

En la orden judicial, Milano dice que Caloia y Scaletti declararon en los libros del banco ganancias por debajo de las reales por la venta de los bienes raíces.

Al parecer los hombres recibieron la diferencia entre los precios de venta reales y la cantidad registrada oficialmente por separado y, a menudo en efectivo, de acuerdo con el documento.

Se estima que, entre 2001 y 2008, unos 57 millones de euros (70 millones de dólares), fueron depositados en una cuenta bancaria de Roma que no estaba registrada en el balance del banco.

Según el fiscal, Liuzzi habría recibido parte de los fondos. Fuentes cercanas al fiscal creen que la investigación podría seguir hasta las autoridades italianas, ya que la mayoría de las ventas se realizaron en Italia.

LA JORNADA

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>