Publicado el: Vie, Oct 16th, 2015

Congresista se opone a la política de “pies secos/pies mojados” para los cubanos

balseros cubanos
Ileana Ros-Lehtinen pide combatir el abuso de la Ley de Ajuste Cubano
Sugiere hacerlo con colaboración más efectiva entre varias agencias gubernamentales
Pide a cubanos que quieran regresar frecuentemente a la isla que emigren a través de “proceso migratorio normal”
La congresista reiteró su oposición a la política de “pies secos/pies mojados”

La congresista cubanoamericana pidió a los cubanos que cumplan los presupuestos de la Ley de Ajuste Cubano e instó a las agencias gubernamentales a compartir información para evitar los abusos.

“Recientemente he visto cómo algunos ciudadanos cubanos han tomado ventaja de la Ley de Ajuste Cubano para viajar a Cuba después de solo un año de residencia en Estados Unidos. No debe de haber tráfico entre Cuba y EEUU para quienes escogen usar la Ley de Ajuste Cubano para obtener la residencia […] porque estos individuos están abusando del sistema al brincar la cola sobre todos los otros refugiados”, notó la representante por la Florida en un comunicado enviado el martes.

“Aquellos que desean regresar a Cuba deben de usar el proceso migratorio normal y no la Ley de Ajuste Cubano”, advirtió.

La ley, que data de 1966, permite que los cubanos puedan entrar a territorio estadounidense bajo “palabra” (parole) y solicitar la residencia permanente al cabo de un año y un día, además de obtener otros beneficios como permisos de trabajo y ayuda de la seguridad social.

Recientemente, la Ley de Ajuste ha estado bajo escrutinio tras una serie de investigación del Sun Sentinel que contrasta el alto monto de los beneficios que obtienen los cubanos gracias a ella en relación a refugiados de otros países –unos $680 millones anuales– así como el abuso de quienes incluso regresan a vivir a la isla y siguen cobrando de la seguridad social de EEUU.

Con un llamado a “terminar el fraude en la emigración cubana. Ahora”, el periódico directamente cuestionó a Ros-Lehtinen en un editorial.

“Para personas como la representante de Estados Unidos Ileana Ros-Lehtinen, la republicana de Miami a la que se le otorga deferencia en los asuntos cubanos, el foco es siempre en los derechos humanos y castigar al gobierno de los Castro. Referirse al fraude que fluye entre Miami y La Habana socavaría la narrativa que ella busca destacar”, escribió la junta editorial, que aboga por cambiar la ley.

En su comunicado, Ros-Lehtinen no menciona el cambio de ley como solución, sino que se centra en el trabajo de las agencias del gobierno, quienes podrían prevenir el malgasto de los fondos de los contribuyentes por quienes reciben ayuda como refugiados “para ayudarlos a crear una vida mejor para ellos y su familia en los Estados Unidos” y la llevan a Cuba.

La congresista dijo al Nuevo Herald que “el primer paso más importante para reducir el fraude y el abuso de la Ley de Ajuste Cubano es aumentar la coordinación de las agencias federales como la Administración del Seguro Social y el Departamento de Seguridad Interna”.

“Estas medidas de sentido común deberían ser nuestra prioridad ahora porque son las más rápidas y las que probablemente producirán resultados verificables”, añadió.

Detrás de esta idea está el razonamiento de que la Administración del Seguro Social podría verificar patrones de abuso o fraude de modo más efectivo si contara con la información de viaje de quienes reciben esos beneficios.

En su declaración, Ros-Lehtinen –quien ha sido una de la principales oponentes de la restauración de relaciones con Cuba en el Congreso– subrayó que “la Ley de Ajuste Cubano fue creada para proteger a quienes vienen a nuestra gran nación porque, de lo contrario, serían perseguidos en su tierra natal” y que “el creciente número de cubanos que arriesgan sus vidas para cruzar el estrecho de la Florida para obtener libertad es un crudo recordatorio de la brutalidad del régimen castrista”.

Ros-Lehtinen aprovechó para reiterar su oposición a la política de “pies secos, pies mojados” –por la que las autoridades conceden quedarse a los cubanos que pisan tierra firme de EEUU pero repatrian a quienes son detenidos en el mar– “debido en parte a las inequidades que crea el escoger a ganadores y perdedores a partir de quién llega a tierra”.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, hasta inicios de septiembre habrían arribado a EEUU unos 36,497 cubanos, un 60% más que en el pasado año fiscal, muchos alentados por el temor a la desaparición de esa ley tras el acercamiento entre los gobiernos de ambos países.

El Nuevo Herald

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>