Publicado el: Jue, Sep 22nd, 2016

Congreso americano se apresta cortar ayuda federal a inmigrantes cubanos

balseros-cubanos-3
Una propuesta de ley presentada por el representante republicano Carlos Curbelo con el fin de eliminar el acceso automático de los inmigrantes cubanos a los programas de ayuda federales, cuenta ya con 125 patrocinadores en la Cámara de Representantes.

El proyecto tiene el apoyo de todos los representantes cubanoamericanos y de presidentes de comisiones importantes dentro de la Cámara como las de Apropiaciones, Seguridad Interna, Presupuesto y Servicios Financieros, entre otras.

“Es un número altísimo de patrocinadores. Estimo que en los próximos meses antes de que el Congreso levante la sesión este año, este proyecto pudiera ser presentado en el pleno y no tengo dudas de que sería aprobado por una mayoría bipartidista”, comentó Curbelo al Nuevo Herald.

Aunque la propuesta ley está bautizada como “Ley de Oportunidades de Empleo para los Inmigrantes Cubanos”, el texto no está enfocado a expandir el acceso al trabajo sino a eliminar el acceso automático a los programas de ayudas para refugiados al borrar la categoría “entrante cubano” de la Ley de Asistencia Educativa a los Refugiados de 1980 y otras leyes federales. El senador Marco Rubio presentó una propuesta de ley acompañante en el Senado pero solo tiene cuatro co-patrocinadores, lo que es más común en estos casos.

El proyecto de ley “está dedicado a terminar con los abusos a este generoso programa que el gobierno de Estados Unidos estableció en 1980 para cubanos refugiados políticos”, explicó el representante por la Florida, quien se refirió a abusos documentados de personas que reciben fondos de asistencia pública y luego se regresan a vivir a Cuba, donde continúan recibiéndolos. “Hay muchas personas que declaran abiertamente que no son refugiados políticos…y sin embargo reciben esta asistencia”, añadió.

Los inmigrantes cubanos aún podrían recibir la ayuda federal (en forma de sellos para alimentos, cobertura temporal del Medicaid, acceso al programa de reasentamiento y a la seguridad social) si presentan pruebas de persecusión política y solicitan asilo político o reciben una visa para refugiados. La ayuda federal en esos casos vendría con una limitación importante: quienes pidan asilo político no podrían viajar libremente a Cuba, salvo en ocasiones de emergencia. Los viajes a Cuba, como los fraudes y abusos de los programas federales, ha sido tema reciente de controversia en el sur de la Florida.

Curbelo enfatizó que bajo su proyecto, los cubanos mantendrían el “privilegio” de venir a los EEUU y obtener un permiso de trabajo.

De ser aprobada, la nueva ley no sería retroactiva y mantendría intacta a la Ley de Ajuste Cubano, que aún permitiría a los cubanos obtener permisos de trabajo y de residencia más rápido que otros inmigrantes. En más de una ocasión los congresistas cubanoamericanos han defendido este tipo de modificaciones para proteger la Ley de Ajuste Cubano, en un clima electoral con una marcada retórica “anti-inmigrante”.

“Obviamente hay muchos congresistas de ambos partidos de todo el país que están cuestionando esta política excepcional con los cubanos cuando el gobierno del presidente Obama ha reconocido al gobierno de Raúl Castro como un gobierno legítimo, con el cual EEUU debe tener relaciones normalizadas. También se ponen al tanto de los abusos a los beneficios y todo eso socava la Ley de Ajuste Cubano y toda la política de solidaridad de EEUU hacia las víctimas del castrismo. Eso es lo que estamos intentando proteger”, subrayó Curbelo. “El presidente Obama es el que más daño le ha hecho a la Ley de Ajuste Cubano”, insistió.

Críticos de la propuesta alegan que impedir el acceso a los programas de ayuda para refugiados del gobierno federal tendría un impacto en la integración de los nuevos inmigrantes. Los llamados “balseros” y otros cubanos que cruzan la fontera y no tienen familiares ni pueden probar persecución política quedarían sin la red de protección que ofrece el actual programa de ayuda a refugiados cubanos, el cual podría desaparecer. La carga podría caer en los hombros de las autoridades locales.

“En ausencia de los millones que destina el gobierno federal para ayudar a integrarse más rápidamente a los inmigrantes cubanos, las autoridades locales van a tener que dar la cara. Los cubanos van a seguir llegando y no van a recibir ayuda. ¿Quién va a hacerlo?”, preguntó el presentador de televisión Roberto Rodríguez Tejera, quien tildó la propuesta de “electoralista”.

Ante esa disyuntiva, Curbelo respondió que antes de 1980, los cubanos que llegaban a EEUU no recibían esa ayuda, que muchos de los que llegan hoy a suelo estadounidense tienen familiares y que la agilización en la obtención de los permisos de trabajo debía ayudar a los recién llegados a sostenerse por sí mismos más rápidamente. Asimismo, recordó que los inmigrantes legales provenientes de cualquier otro país, no puede acceder a ningún programa de asistencia pública durante los primeros cinco años de estadía.

“Los que no vienen por razones políticas, que incluso lo declaran, no estamos asumiendo nada”, recalcó, “tendrían la oportunidad de trabajar en EEUU y de ganarse la vida en un país libre”.

Algunos expertos consideran que el impacto de la propuesta de Curbelo no tendría grandes repercusiones para la comunidad cubanoamericana.

“Si solo se cambian las reglas del juego en términos de recibir ayuda federal, y no las reglas que permiten la residencia después de un año, permiso de trabajo, etc., no veo un impacto dramático dentro de la comunidad. Sin duda el corte de beneficios tendrá alguna repercusión negativa en los inmigrantes de mayor edad pero es difícil de decir exactamente”, explicó el sociólogo y profesor Guillermo Grenier.

Grenier, fue uno de los directores de una reciente encuesta realizada por la Universidad Internacional de la Florida a mil cubanoamericanos de Miami-Dade. El estudió encontró que el 62 por ciento estaba de acuerdo con la modificación de la ley para exigir pruebas de acoso político a los que llegan de Cuba, antes de que puedan recibir ayuda federal. El apoyo es mayor entre las primeras olas de exiliados y las personas de mayor edad.

El profesor estima que “más que un beneficio económico, la ayuda federal sirve como motor y motivación para integrar al cubano dentro del sistema americano. Aprenden las reglas del juego, establecen redes de contactos dentro de las instituciones importantes del país y entre ellos mismos”. Estos programas ayudan “a integrar el cubano socialmente más que económicamente”, opina.

La gran pregunta es si una propuesta como esta frenaría el creciente éxodo de cubanos, que ha ido en aumento en los últimos años.

“Francamente, no lo sé. El éxodo es un producto directo del cambio de política anunciado por el presidente Obama y Raúl Castro”, dijo Curbelo.

Por su parte, Grenier opina que un cambio en el acceso a los recursos federales no tendría un impacto significativo en el flujo migratorio pues considera que el principal factor de atracción de la emigración cubana es la rápida obtención de un estatus legal y no tanto los beneficios federales. El profesor añade, además, que la reunificación familiar continuaría siendo otro factor importante de estímulo a la emigración.

“Si tomamos la migración de la República Dominicana como ejemplo, vemos que los dominicanos desde el 1980 han superado a los cubanos en número de inmigrantes que llegan a los Estados Unidos”, señala. “La migración dominicana es mayoritariamente ‘legal’ y motivada por razones familiares, no laborales. Esto sugiere no solo que los cambios en el acceso a los recursos federales tendrían un impacto mínimo pero también que, aún sin una ley de Ajuste, la migración cubana a los EE.UU. continuaría, dado la historia de migración entre los dos países y la permanencia de la diáspora en el sur de la Florida”, concluyó.

Incubatoday.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>