En declaraciones ofrecidas al diario El Mundo Economía y Negocios, publicadas cerca de las 10:30 pm, el superintendente William Contreras confirmó que se ordenó ajustar los precios a los registrados durante la última revisión de la Sundde -el 15 de diciembre- y que fue por remarcaje de precios que se implementaron las medidas en 214 establecimientos, los cuales pertenecen a 26 distintas cadenas de supermercados en el país.

“Comprobamos que en las grandes cadenas estaban remarcando precios sin ninguna justificación, pues lo estaban haciendo con los productos que ya tenían en inventario, no son productos nuevos”, expresó al medio y añadió que en los próximos días continuarán las fiscalizaciones en otros 352 comercios independientes en todo el país.

Fuente: La Patilla