Published On: Lun, Nov 4th, 2013

Continùa el turismo venezolano raspatarjetas en Ecuador

Turistas venezolanos usan sus tarjetas para llevarse dólares

 

 

Ecuador se volvió uno de los destinos preferidos de los venezolanos, pero no solo por su riqueza turística sino por sus dólares. Para evadir el control cambiario que rige en su país muchos viajan para ‘raspar’ tarjetas de crédito y obtener divisas en efectivo. En el exterior simulan compras de bienes o servicios con el dinero plástico, pagan una comisión y reciben dólares. Luego de pocos días regresan a Venezuela y cambian las “lechugas verdes” en el mercado informal, donde obtienen hasta ocho veces más por el cambio a bolívares. El tipo de cambio oficial es 6,3 bolívares por dólar, pero en el mercado paralelo llega hasta 53. Un indicio del aumento de esa actividad se refleja en el ingreso de venezolanos al país, que se duplicó el último año. Mientras el año pasado llegaron 24 357 venezolanos, solo entre enero y agosto de este año arribaron 55 757, según el Ministerio de Turismo. A su salida, la mayoría de venezolanos declara que viaja por ocio, paseo vacaciones, visita a familiares o amigos y negocios y/o trabajo. En el centro norte de Quito hay toda una infraestructura montada alrededor de estos ‘turistas cambiarios’. Este Diario identificó ocho locales donde se realizan este tipo transacciones, entre agencias, hostales y locales comerciales; aunque en uno de ellos negaron esa actividad indicando que solo se dedicaban a ofertar paquetes de tipo turístico. Una de las agencias de viajes funciona en la avenida Amazonas y Wilson. En su ventana se exhibe la bandera venezolana. Ante la consulta de si en ese local raspan tarjetas, la operadora Maribel R. respondió afirmativamente. Su escritorio estaba lleno de copias de pasaportes y tarjetas de bancos internacionales. La mujer, con acento caribeño, explicó que se ‘raspa’ todo el cupo otorgado en Venezuela por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) o lo que el cliente desee. Si es una transferencia a una cuenta en Venezuela se cobra una comisión del 19% del valor ‘raspado’. “Estamos pagando 46 bolívares por dólar”. Cada venezolano tiene un cupo de hasta USD 3 000 anuales, que otorga el Cadivi para viajes. El proceso para obtener los dólares comienza con la solicitud a esa entidad. Este monto aplica para ir a Ecuador desde ocho días en adelante. El rubro varía según el tiempo y la nación de destino. Antes de viajar, ya sea por cajero o ventanilla, los caribeños obtienen los primeros USD 500 en efectivo, el resto se habilita a través de la tarjeta de crédito, desde el primer día del traslado. Por este cupo pagan 18 900 bolívares, al tipo de cambio oficial. Esta opción no solo es empleada por quienes llegan al país sino por otros venezolanos que compran un pasaje de avión pero no viajan, hacen el trámite por Internet y envían su tarjeta de crédito con un tercero que les cobra una comisión por su intermediación en Quito. Para frenar estas prácticas, la Asociación de Aerolíneas de Venezuela (Alav) y el régimen anunciaron controles extras en aeropuertos con captahuellas y requisas. La dependiente de la agencia comentó que si el venezolano quiere en ese momento el dinero en efectivo la comisión sube al 20%. Para cerrar el trato se entrega una factura, que puede ser por servicios turísticos, alquiler de auto o compra de tecnología. Este documento respalda el viaje en el Cadivi. Unas cuadras más al sur opera otra agencia. Jóvenes, adultos y familias enteras de venezolanos copan el sitio. Ahí se aplica el mismo mecanismo, solo difiere la comisión: 18% si se entregan los dólares en cuatro días, 20% si es dos días o 22% si es una transferencia a Miami, Panamá o a Venezuela. En el Centro Comercial Espiral, en el local 29, funciona otro negocio de este tipo. En un letrero colocado en la vitrina se indica que se aceptan tarjetas de Cadivi. La misma actividad se realiza en otros tres locales, ubicados en tres conglomerados comerciales del centro norte de Quito. Los interesados llegan a estos lugares por referencias de sus compatriotas. Otros operaban en el Mercado Artesanal, en el sector de La Mariscal. Uno de los comerciantes, que pidió no ser identificado, contó que ya no están ‘raspando’ por recientes visitas de funcionarios del SRI al lugar. No obstante, en uno de los negocios de blusas bordadas aún se ‘raspa’, aunque en montos bajos para no despertar dudas. César Oña, administrador del Mercado, explica que esta temporada es baja en ventas y que los mismos comerciantes le cuentan que los venezolanos no compran sus productos, solo quieren que se les ‘raspe’ la tarjeta. “Aquí ya les identifican y no lo hacen, pero no puedo controlar esto, hay 200 locales independientes”. Al responder sobre el control de este tipo de operaciones, el SRI informó que todas las transacciones con tarjetas de crédito ecuatorianas o venezolanas están sujetas a retención en la fuente de los impuestos al valor agregado y a la renta, así como el tributo a la salida de divisas. Esas operaciones, al ser procesadas por el sistema financiero, se someten al esquema de debida diligencia del banco o institución emisora y de la institución pagadora, en los términos y condiciones establecidos por la Superintendencia de Bancos y la Unidad de Análisis Financiero. Generalmente, los venezolanos arriban al país en grupos y se hospedan en casas de conocidos; otros buscan hostales de bajo costo, desde USD 17, incluido desayuno por día. Usan buses y consumen lo mínimo en comida. Por un almuerzo pagan 1,75. El enganche, en buena parte de los casos, se realiza vía correo electrónico. En Internet abundan quienes ofertan el ‘raspado’ de tarjetas en Quito y la compra de cupos Cadivi, “con excelentes porcentajes”, incluido todo el programa de hospedaje. Para evitar el pago de la comisión y llevarse más dólares, otros vienen al país los últimos días del mes. El Cadivi permite que de los USD 3 000 de cupo se retiren 300 mensuales por cajero en el exterior. Esperan unos días hasta que llegue el siguiente mes y sacan otros USD 300. Si a estos 600 se suman los 500, redondean 1 100, libres de comisión. El sueldo básico en Venezuela es de 2 702 bolívares y desde este mes subirá a 2 973 (USD 471). Si en Ecuador efectivizan USD 2 250 significa que pueden obtener 119 500 bolívares en el mercado paralelo. Es decir, unas 40 veces el salario básico. Pero el cupo para el viaje no es lo único que se aprovecha. También cuentan con USD 400 anuales para consumos por Internet, que sirven para simular compras hasta el siguiente año, cuando pueden volver con un nuevo cupo u optar por otro país, de preferencia dolarizado. Mientras, en Ecuador las autoridades policiales tienen dificultades para investigar el ‘raspado’ porque no está tipificado como delito. La Asecut desconoce los casos Pese a que el Gobierno venezolano denunció públicamente las graves distorsiones que el raspado está provocando en su economía, el Ministerio de Turismo ni las agencias de viajes investigan esta actividad en el país. “No tenemos registro, ni tampoco conozco que esta práctica se esté realizando en Ecuador. Las agencias usamos generalmente los códigos de establecimiento de nuestros proveedores, por lo que el proceso sería muy complejo para hacer efectivo el voucher”, respondió José Luis Egas, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Agencias de Viaje (Asecut).

De unas 400 agencias de viajes que operan en el país, solo 50 están registradas en la Asociación. “Las agencias que son socias de Asecut, no creo que estén dentro de este tipo de negocio paralelo”, agregó Egas, quien sostuvo que no han recibido ninguna notificación oficial sobre la salida de divisas hacia Venezuela. Este Diario pidió información al Ministerio de Turismo, que se limitó a comentar que por este caso la Fiscalía abrió una indagación previa, que no es pública, y tiene el carácter de reservada. Haga click aquí para ver la infografía.
El Comercio

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>