Publicado el: Sab, Abr 13th, 2013

Continúan impunemente los abusos del gobierno venezolano amparados por el CNE

Primero fue con Diego Armando Maradona en el cuartel donde se exhibe el féretro frigorífico con los restos de Chávez. Después con la delegación de Unasur llegada a Venezuela para “acompañar” el proceso electoral. Y, de remate, durante la inauguración del canal de televisión ConCiencia.

En total, Nicolás Maduro permaneció más de cinco horas en la televisión pública, con lo que rompió la primera jornada de reflexión. Todo ello con el beneplácito del Consejo Nacional Electoral (CNE). “¡¡Venezolana de Televisión violando descaradamente la normativa electoral!! (Tibisay) Lucena, ¿usted hará cumplir la ley? ¡La campaña finalizó ayer!”, clamó Henrique Capriles a través de las redes sociales.

Todo ello bajo un intenso bombardeo mediático amparado en la conmemoración del fracasado golpe de estado de abril de 2002, plataforma perfecta para prodigar los ataques a la oposición. La campaña electoral acabó en Venezuela a las 12 de la noche del jueves, menos en las cinco televisiones públicas.

“No es posible que un canal oficial rompa las normas. También denunciamos la injerencia de extranjeros como el argentino Maradona, invitando a votar por una opción determinada, eso rompe con los estatutos electorales vigentes”, se quejó Carlos Ocariz, director nacional de la campaña de Capriles.

El candidato heredero de Hugo Chávez no dudó en arengar al país 36 horas antes de las elecciones. “Nadie puede fallar mañana, todos a votar desde tempranito. Se decide el destino de la patria, para defender el legado de este comandante supremo. Hice una campaña de altura. Puse mi mano sobre el mármol (el féretro) y me siento tranquilo, fui leal a Chávez”, señaló Maduro después de regalar al país su versión de los sucesos de hace 11 años, comparando siempre a la “derecha fascista” con la actual oposición.

Las críticas opositoras cayeron en el saco roto del CNE. “En Twitter no se ponen denuncias, las denuncias se pueden poner aquí en el CNE”, aseveró Lucena. La presidenta del CNE añadió que los sucesos del 11 de abril son “hechos históricos”, algo que para el consejo “no se ha utilizado como cuñas (electorales)”.

Los programas realizados por la televisión pública sobre el 11-A, emitidos si pausa durante 48 horas, atacaron con saña al candidato Capriles, por aquel entonces alcalde de Baruta. Los documentalistas obviaron que el hoy candidato fue juzgado y absuelto de los hechos acaecidos en torno a la embajada de Cuba aquellos días.

De haberse realizado la denuncia opositora ante el CNE, serían 158 las formuladas a lo largo de los 10 días de campaña. Todas ellas duermen el silencio de los justos, pese a que conforman un abanico muy amplio del ventajismo gubernamental: cadenas obligatorias para todas las televisiones, huracán propagandístico en todos sus medios de comunicación, uso abusivo de niños en los actos políticos, dispositivos chavistas para eliminar la propaganda de la oposición, uso indiscriminado de fondos públicos… El mismo guión exprimido por Chávez que el CNE jamás reprendió.

Este consejo, junto al Supremo, la Fiscalía y el Parlamento conforman el grueso del aparato de poder del chavismo. El CNE jamás ha limitado los abusos de poder del Ejecutivo y el Supremo lleva 10 años sin dictar una sentencia desfavorable. “Con todas las instituciones en su contra, un gobierno de Capriles sería una anarquía”, reconoció Fernando Soto Rojas, diputado y expresidente del Parlamento.

En su discurso nocturno, Maduro se “confesó” ante el país: “La televisión tiene un gran poder y hay que manejarlo con responsabilidad”. Nadie duda en Venezuela que el presidente encargado seguirá manejando hoy su “responsabilidad” mediática hasta las últimas consecuencias.

Diario de Las Americas

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>