Published On: vie, Jun 28th, 2013

Copa Confederaciones: España se enfretará a Brasil

  España 7 –  Italia: 6 (en los penaltis)

Había un sentimiento de preocupación antes del partido. Un mal presentimiento. Tanta euforia, tanta alegría, como si la que estuviera delante no fuera Italia. El mayor problema de Italia es que es Italia, y suele tirar al monte, sabiendo que el monte italiano es abrupto y realmente peligroso. Cuando Bergomi dijo en la víspera que había que volver al catenaccio para jugarle a España, los expedicionarios italianos salieron con farisea indignación: «No, no, hemos encontrado el camino de jugar tocando. No volveremos a los ancestros».

Pues bien: cinco defensas, con los laterales apoyando a los cuatro del medio para formar una línea de seis, todos muy atrás, formando una muralla humana disciplinada, firme, profesional, muy… italiana.

En esto ellos son expertos, los mejores del mundo, y se notó. A la contra tuvieron grandes ocasiones porque lo hacen como nadie. Pero esta vez tropezaron con Casillas, que volvió a ser un santo. Metió tres manos milagrosas, de esas que salvan partidos, y dejó a España en el encuentro.

Los de Del Bosque se sintieron impotentes. En condiciones normales la velocidad en la transición de balón habría superado el monte italiano, pero el calor hizo estragos porque el medio campo movió el balón a cámara lenta. Si los italianos ya son expertos en posicionarse escalonados para abortar el tiqui taca, todo fue mucho más fácil para ellos en ese gotear de balones lento e irritante.

Y arriba hubo muy poco. Torres se pierde en esta clase de fútbol. Perdió balones continuamente porque su primer toque de parada es muy deficiente, mucho más ante zagueros pegajosos y serios como son los italianos. Hizo una grandísima jugada, pero luego la pegó fatal y convirtió un arabesco en una fea pifia.

Es en esta clase de encuentros donde se echa en falta el falso delantero, sobre todo si ese es Cesc, especialista en ser el fantasma que anda, aparece y desaparece, produce una confusión tremenda en el rival y al final el espanto en las huestes contrarios es generalizado. Pero Cesc no estaba y Torres pareció adormilado, una estatua fija fácil de marcar. Torres está para otra cosa, para contragolpear, correr y pegar porque en eso es único, pero si tiene diez rivales detrás del balón todo es más difícil para él.

En el continuo ir de España se dispuso de ocasiones, pero pocas. Las más claras fueron de los italianos, con metros para correr y aprovechar los continuos cambios de orientación que pillaban las espaldas de nuestros laterales, muy desubicado Jordi Alba ayer y superado por la dupla Maggio-Candreva. Afortunadamente, el espléndido partido de Sergio Ramos y Casillas evitó males mayores.

El encuentro estaba para Navas, para que abriera el campo y matara a los italianos en los costados, pero Del Bosque se hizo de rogar, algo extraño porque sabe que en latas cerradas hay que meter un destornillador como es el extremo sevillano.

Navas entró al poco de comenzar la segunda parte y Giaccherini ya no pudo subir tanto para crear superioridad en el medio campo. Buen movimiento desde el banquillo, pero hacía falta más mordiente para desequilibrar a los italianos, maestros en las cerraduras.

Entre el cambio y que el calor también hacía presa en los italianos, la segunda parte se igualó mucho. Sin ocasiones, pero con más equilibrio en el medio campo, allí donde se despiertan las alegrías y las penas por igual.

El último tramo de partido fue una agonía para España, todos parados, sin apenas energía para nada, ni para presionar, ni para tener el balón, ni para salir a la contra. El choque se puso en el lado de los italianos, más enteros y mejor posicionados.

Pero fue entonces cuando la tuvo España. Torres, que ya tenía espacios, se volvió letal, se asoció con Navas y a su centro llegó Pique después de noventa metros de carrera, pero la pifió en el remate. Con los dos muertos, se fue a la prórroga y ahí España se mereció ganar de todas todas porque Italia no podía ni con las botas. La tuvieron ellos (al palo), y luego una rueda de ocasiones españolas sin suerte en el remate final. Se fue a los penaltis y ahí ganó España.

ABC

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>