Publicado el: Sab, Dic 31st, 2016

Corea del Norte: Gobierno absoluto en las manos de un solo hombre

kim-jong-un
El mundo percibe al titulado líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, como una especie de ‘hombre loco’, un político autoritario que tiene un arma nuclear al alcance de la mano y está dispuesto a hacerla explotar en cualquier momento, aunque ello suponga inmolar a su propio pueblo.

No obstante, los que estudian el comportamiento del gobernante norcoreano señalan que de loco no tiene un pelo, sino que es un dictador frío y calculador, que no tiene piedad pese a su formación estudiantil en la culta e ilustrada Suiza.

De el poco se sabe fuera del ermitaño país del Lejano Oriente, que a inicio de la década de los 50 del siglo pasado fue escenario de una de las más encarnizadas guerras que condujo a la división del país y la ascensión de un régimen unipersonal y endiosado, creado por su abuelo Kim Il-sung, en la parte norte de la península coreana.

Más percepciones

Corea del Norte es posiblemente uno de los países más pobres del mundo, que vive del contrabando de medicinas, la exportación de minerales, las inversiones en paraísos fiscales y las ganancias que le dan las maquiladoras que ha creado con el apoyo de China, donde los trabajadores ganan menos que en el resto del continente asiático.

Sin embargo, el país tiene un poderoso arsenal nuclear que ha ido creciendo en la última década pese al embargo decretado por Naciones Unidas, una carrera armamentista iniciada por su padre Kim Jong-il.

Bajo el mando del hijo, que heredó el poder hace cinco años, Corea del Norte ha ingresado en un club muy exclusivo, al cual pertenecen solamente los grandes: Rusia, Estados Unidos y China, el grupo que reúne a los dueños de una bomba de hidrógeno.

Nadie sabe cuánto el país ha invertido en armas nucleares. Según un estudio de la Corporación Rand, la cifra pudiera alcanzar, a juzgar por el número de ensayos nucleares realizados hasta hoy, unos 40.000 millones de dólares. Pero es difícil determinar porque una incógnita del programa nuclear es el número de científicos que trabajan en él que, aparentemente, han creado una tecnología eminentemente nacional.

Lo único que se sabe con seguridad es que la mayoría de los científicos vive en un lujoso barrio de la capital, Pyongyang, de acceso restringido y algunos han estudiado en países ‘amigos’, como Pakistán, donde, al parecer, Corea del Norte absorbió inicialmente sus conocimientos nucleares.

Sin embargo, el programa nuclear norcoreano parece ser más que una percepción. La capacidad atómica se mide en kilotones y Corea del Norte comenzó en el año 2006 los primeros ensayos con una potencia de menos de 1 kilotón.

En mayo de 2009 hizo otro ensayo. Esta vez con una bomba subterránea de dos kilotones. El ensayo se repitió en febrero de 2013 con una potencia entre seis y siete kilotones. Tres años después hubo otra prueba con un potencia más reducida, entre cuatro y cinco kilotones hasta que en septiembre pasado Kim Jong-un hizo explotar una bomba de 10 kilotones, según cifras compiladas por la Agencia de Energía Atómica de Naciones Unidas.

Esto puede no parecer mucho, ya que las dos bombas atómicas que fueron lanzadas por Estados Unidos en Hiroshima y Nagasaki, en 1945, descargaron 15 kilotones cada una.

Pero los ensayos norcoreanos asociados a una retórica profundamente antioccidental, llevan a muchos a hablar del peligro nuclear de Corea del Norte como factor de desestabilización mundial. En parte porque es un programa nuclear que ha sido desarrollado sin el control del mundo occidental, ni la supervisión de los organismos internacionales.

¿Loco?

Es la retórica que lleva a muchos gobiernos a pensar si Kim Jong-un, que prácticamente sacó de la clandestinidad el programa nuclear creado por su padre y no hace nada por ocultarlo – cada ensayo nuclear, o balístico, sea subterráneo o submarino es filmado y mostrado al mundo – sea un loco redomado dispuesto a todo. ¿Será?

El analista principal de asuntos de defensa de la Corporación Rand, Bruce Bennett, cree que Kim Jong-un “puede ser considerado uno de los hombres más peligrosos del mundo” por su acceso a las armas nucleares. La cuestión es si ellas son tan efectivas como la propaganda del régimen asegura.

El ensayo de septiembre pasado, el mayor hasta ahora, con la explosión subterránea de una bomba de 10 kilotones, representó un paso importante, principalmente porque el régimen norcoreano ha anunciado que piensa instalar las cabezas nucleares en mísiles intercontinentales y, además, producir versiones más pequeñas, livianas y diversificadas que dotarían el país asiático de un mayor poder de agresión.

El problema son los mísiles que, pese a los múltiples intentos, según Corea del Sur, han fracaso en su mayoría. “Corea del Norte no ha logrado aún una estabilización en los mísiles. De los ocho intentos hechos el año pasado de colocar un mísil en órbita, siete se han estrellado en el Mar de Japón”, dijo Kim Hong-su, analista del Centro de Estudios del ministerio de Defensa surcoreano.

Esto no es suficiente para calmar a los expertos occidentales que creen que, si Corea del Norte ha logrado estabilizar los ensayos nucleares, es una cuestión de tiempo que lo mismo suceda con los misiles portadores que alcanzarían Alaska, Hawai y posiblemente la costa oeste de Estados Unidos.

“La combinación de cabezas nucleares con la tecnología de los misiles balísticos en manos de un líder tan volátil como Kim Jong-un es una receta del desastre”, consideró en diciembre pasado el almirante estadounidense Harry Harris, jefe del Comando del Pacífico.

“Las sanciones económicas van a tener un impacto en el crecimiento económico del país y lo aislarán aún más, pero Kim Jong-un y sus asociados creen que, aun así, vale la pena tener un capacidad nuclear avanzada”, estimó Seung Kyun-ko, un exfuncionario del Gobierno de Corea del Sur, que actualmente es profesor de la Universidad del Pacífico Hawai.

El joven dictador que se formó en Suiza

El joven dictador tuvo una formación educacional en Europa, específicamente en el muy diplomático país de Suiza. No obstante, ha viajado por el mundo y clama tener un conocimiento perfecto de la mentalidad occidental: sus temores, capacidades y pensamiento.

Hasta ahora no hay indicios de que sea un hombre fuera de sus cabales, un poco excéntrico quizá, como asegura Kenji Fujimoto, el chef japonés, que durante casi 15 años trabajó en la corte de los Kim en Pyongyang y conoce a Kim Jong-un desde su adolescencia.

Fujimoto asegura que es un fanático a los vinos, los quesos franceses y los paseos por el mar, mientras acostumbra a pilotar su propio avión, un imponente Ilyushin 62 de fabricación soviética. Pero, según aseguran los que lo conocen, no es ‘el mad man’ retratado por películas estadounidenses.

Al contrario, es frío y cruel. En los últimos cinco años se ha deshecho a poco y poco de toda la nomenclatura que rodeó al padre, llegó a punto de mandar a fusilar a su propio tío a quien acusó de corrupción porque éste intentó controlarle los movimientos, hizo una purga en las fuerzas armadas, el pilar fundamental del régimen del padre al quitarle a los generales y mariscales gran parte de su poder para devolverlo al gobernante partido comunista, regresando así a los tiempos de su abuelo, Kim Il-sung. Se calcula que ha purgado 340 funcionarios en los cinco años de poder.

De momento, la preocupación no es la eventual ‘locura’ del líder norcoreano si su sentido de la oportunidad. “La incertidumbre política en los Estados Unidos y en Corea del Sur podría dar Kim Jong-un, el tiempo necesario para desarrollar armas nucleares a cualquier precio, antes del final de 2017”, estimó esta semana el diplomático norcoreano de más alto rango en desertar a occidente, el viceembajador en Londres, Thae Yong-ho.

Entre otras razones, el diplomático expone “la forma de moverse internamente, Corea del Norte calcula que Corea del Sur y Estados Unidos no serán capaces de llevar a cabo acciones físicas o militares para impedir el desarrollo nuclear norcoreano”, subrayó en una rueda de prensa en Seúl.

diariolasamericas.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>