(AP)Guerra Guerra psicológica: Corea del Sur relata por altavoces en la frontera cómo fue la deserción del soldado norcoreano
La narración puede escucharse hasta a 25 kilómetros al interior de la dictadura comunista. Seúl destacó los detalles de la fuga y cómo sus ex camaradas le dispararon y violaron el alto el fuego
Corea del Sur está utilizando los altavoces situados en la frontera con el Norte para, a modo de propaganda, relatar la espectacular deserción del soldado norcoreano que logró cruzar al Sur bajo los tiros de sus compañeros.

La emisión “con gran detalle” de la noticia comenzó “al poco tiempo” de que el soldado de 24 años consiguiera cruzar la frontera el pasado 13 de noviembre tras ser acribillado por los disparos de los agentes norcoreanos, informó este domingo la agencia Yonhap, que citó fuentes del ejército de Seúl.

Un militar surcoreano controla los parlantes de propaganda (Getty)

Un militar surcoreano controla los parlantes de propaganda (Getty)

La narración emitida por los altavoces, que pueden escucharse en territorio norcoreano a entre 10 y 25 kilómetros de la frontera, incluye los detalles de la deserción y cómo los soldados norcoreanos al seguirle y dispararle violaron el alto el fuego que puso fin a la Guerra de Corea (1953-1950).

Oficiales resguardan el hospital donde permanece internado el soldado norcoreano (AFP)

Oficiales resguardan el hospital donde permanece internado el soldado norcoreano (AFP)

El uso de altavoces propagandísticos por parte de ambos países ha sido una herramienta habitual en la “guerra psicológica” que mantienen los estados vecinos, aunque en 2004 acordaron dejar de emplearlos.

Desde entonces, Seúl ha decidido retomar esta medida de manera temporal en varias ocasiones. La última vez fue en enero de 2016 en respuesta la cuarta prueba nuclear del régimen de Pyongyang.

Los parásitos que tenía el desertor en el estómago

Los parásitos que tenía el desertor en el estómago

La imágenes de la espectacular y desesperada huida del soldado norcoreano, que se recupera en un hospital de Seúl tras ser operado en dos ocasiones, han dado la vuelta al mundo.

El joven apellidado Oh recibió cinco o seis disparos de sus compañeros del ejército norcoreano cuando cruzó la zona fronteriza conocida como Zona de Seguridad Conjunta (JSA) y malherido fue rescatado por miembros de las tropas surcoreanas.

El desertor, que abandonó la unidad de cuidados intensivos el pasado viernes pero que sufre “estrés psicológico severo y depresión”, será interrogado por las autoridades surcoreanas tan pronto como se recupere.

Fuente:infobae.com