Publicado el: Mie, Nov 11th, 2015

Costa Rica desarticula red continental de tráfico de cubanos (+Video)

“Hemos dado un golpe importante a otra de las manifestaciones del crimen organizado en Costa Rica, uno de los aspectos del crimen organizado más infames como es el tráfico de personas”, dijo Kattia Rodríguez, directora general de Migración y Extranjería de Costa Rica

SAN JOSÉ, COSTA RICA .-El núcleo costarricense de una red de trata de personas nacidas en Cuba, que movió gran cantidad de dinero en pequeños montos como remesas familiares y participó en una cadena de contactos vía teléfono en Ecuador, Colombia, Guatemala y Estados Unidos, fue desarticulado el martes en Costa Rica, con el arresto de 12 hombres y mujeres, el rescate de 14 cubanos y el destape de una vasta organización criminal transnacional de contrabandistas de seres humanos.

Los cubanos, sorprendidos junto a 12 nicaragüenses que serían trasladados como migrantes irregulares a esta capital, serán deportados en los próximos siete días a Nicaragua y podrán seguir su viaje terrestre por Centroamérica y México hacia Estados Unidos. El clan costarricense de la organización delictiva—formada por cinco mujeres y siete hombres divididos en responsables de transporte y traslados, cobradores de dinero, colaboradores y a cargo del hospedaje—quedó detenido a disposición de la Fiscalía General de Costa Rica.

“Hemos dado un golpe importante a otra de las manifestaciones del crimen organizado en Costa Rica, uno de los aspectos del crimen organizado más infames como es el tráfico de personas”, dijo Kattia Rodríguez, directora general de Migración y Extranjería de Costa Rica, quien lamentó que “tantas personas (cubanas) se vean expuestas a incursionar en esta dinámica irregular migratoria, porque básicamente alimentan este tipo de redes para la consecución de sus fines criminales”.

“Es un fenómeno migratorio que hoy está exacerbado por los cambios y la presunción de posibles cambios en la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba y eso es un hecho real”, adujo la funcionaria en declaraciones a el Nuevo Herald. Rodríguez admitió que se refería a la Ley de Ajuste Cubano, emitida por el Congreso de Estados Unidos en 1966 y que permite a las personas nacidas en Cuba obtener residencia legal un año y un día después de llegar a suelo estadounidense.

ENLACES EXTERNOS

La funcionaria reveló que en la investigación del caso, que empezó en enero de este año y con respaldo de la Fiscalía General de Colombia, se detectaron constantes cruces de llamadas telefónicas entre ese país, Guatemala, Miami, Ecuador y Costa Rica.

“Es un golpe bastante fuerte a esta organización, porque no solo hemos tocado a los líderes sino también a toda la red de apoyo, alojamiento y transporte”, aseguró, al relatar que la red—que también traficó asiáticos y africanos hacia Estados Unidos—cobra $400 por cada cubano por su movilización interna en Costa Rica. Los cobros eran tramitados en firmas de envío y recepción de dinero “por medio de pequeñas montos de remesas”, informó.

En una operación conjunta ejecutada el martes, un contingente de 90 efectivos de la Policía de Migración, con respaldo de vigilancia aérea y unidades de choque de la Fuerza Pública (policía) y de la Fiscalía Contra la Trata y Tráfico de Personas, allanaron cuatro viviendas en suburbios del sur de San José e inspeccionaron dos hoteles capitalinos en los que los cubanos eran escondidos, a la espera de viajar al sector de Peñas Blancas, fronterizo con Nicaragua. Una casa en la provincia de Cartago, al este de la capital, también fue allanada.

El allanamiento principal se registró sobre un terreno con una bodega y cinco casas en Peñas Blancas, localidad de la norteña provincia de Guanacaste en donde operan los puestos migratorios de Costa Rica y Nicaragua. En un recuento entregado a el Nuevo Herald, Migración de Costa Rica precisó que la propiedad es de “la líder de la organización clandestina”, una costarricense de apellidos Rodríguez Torres.

“La propiedad se encuentra sobre la (carretera) Interamericana Norte en las cercanías de la frontera de Peñas Blancas, cuenta con cinco casas donde se ocultaban a las personas traficadas y posteriormente eran llevadas en forma ilegal por la montaña hacia Nicaragua, ya que la propiedad limita con el país vecino”, añadió.

En un informe que envió a el Nuevo Herald, la Fiscalía puntualizó que “esta organización criminal tenía la capacidad para movilizar hasta 17 migrantes ilegales al mismo tiempo por viaje, lo que significa que en un mismo día podían movilizar hasta 40 personas por día”. El costo para cada cubano por su viaje de Ecuador a Estados Unidos oscila entre $7,500 y $15,000, subrayó.

Tras calificarlos como migrantes económicos, Rodríguez recordó que los cubanos aprovechan que Ecuador les eximió desde el 2008 del requisito de visa y viajan por vía aérea a esa nación y, a partir de puntos de esa nación con Colombia, transitan en autobús hacia Turbo, puerto caribeño colombiano, viajan por mar a Panamá y siguen por tierra en Centroamérica y México hacia Estados Unidos.

“Migrar no es delito, lo que es delito es aprovechar esa necesidad humana para que, por la vía de un pago, se busque burlar los controles migratorios. Costa Rica actúa contra la banda que está movilizando a estas personas de manera irregular. En lo que sí vamos a hacer muy drásticos es con la gente que está lucrando utilizando esa necesidad humana, para ganar dinero fácilmente y exponer a estas personas”, alertó.

Según la Fiscalía, los traficantes entregaban tarjetas telefónicas a los cubanos, les instruían sobre la forma de evadir a las autoridades migratorias y les comunicaban “con miembros de la organización que están fuera del país, de quienes reciben instrucciones sobre qué hacer, cómo hacerlo y dónde hacerlo para continuar su proceso de tráfico ilícito de migrantes”.

FLUJO CRECIENTE

Pese al deshielo de sus tormentosos nexos bilaterales que Washington y La Habana despliegan desde diciembre de 2014, este año se disparó el flujo de migrantes cubanos irregulares que pasa por Centroamérica procedente de Ecuador y rumbo al norte del continente. Al entrar a los países del istmo, los cubanos informan a los puestos migratorios que se acogerán a rangos de refugiados o a tratos humanitarios, pero las autoridades de cada nación saben que solo quieren seguir hacia Estados Unidos y nunca quedarse permanentemente.

De medio centenar de cubanos que entraron en el 2011 por el sur de Costa Rica, en el viaje desde Ecuador, las cifras aumentaron a cerca de 1,600 en el 2012, a unos 2,300 en el 2013, a casi 5,400 en el 2014 y a 12,166 de enero a septiembre de 2015, según los datos que Rodríguez entregó a el Nuevo Herald.

http://www.elnuevoherald.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>