Publicado el: Mie, Abr 6th, 2016

Cruz y Sanders buscan dar la sorpresa en las primarias de Wisconsin

1459902438_310002_1459902807_noticia_normal_recorte1

Donald Trump, durante una parada de su campaña en un restaurante de Wisconsin. SCOTT OLSON AFP

La campaña electoral por la presidencia de Estados Unidos ha vuelto a demostrar este martes que no va a encajar en el molde de elecciones anteriores. Las primarias de Wisconsin, cuyos colegios electorales cerraron a las 9 de esta noche en la costa Este, no constaban en ningún calendario como una fecha tan determinante como pueden convertirse esta noche. En el Partido Demócrata, Bernie Sanders parte como favorito para derrotar —por cuarta vez consecutiva— a Hillary Clinton. Entre los republicanos, Ted Cruz puede vencer a Donald Trump, líder en número de delegados hacia la nominación, y alargar aún más el proceso de primarias.

El magnate estadounidense ha presumido hasta ahora de la solidez de sus victorias en la carrera electoral hacia la Casa Blanca, pero los sondeos más recientes le sitúan cinco puntos por detrás de Cruz en Wisconsin. De cara a las generales, Trump cae en las encuestas mientras sus adversarios suben. Si esta noche Cruz se hace con la victoria puede provocar un giro en la campaña republicana, impulsado además por una encuesta de Ipsos/Reuters que le sitúa empatado con Trump de cara a la nominación.

Trump ha intensificado sus eventos públicos en los últimos días para remontar una complicada semana en la que pidió “algún tipo de castigo” para las mujeres que aborten (rectificó después con dos propuestas distintas), publicó una imagen desafortunada de la esposa del senador de Texas y defendió a su director de campaña, acusado de agredir a una periodista.

La posible derrota de Trump en Wisconsin, sin embargo, causaría más daño moral que matemático. Aunque sus rivales quieren demostrar que merecen llevar la batalla por la nominación hasta la convención de julio, Trump sigue liderando en número de delegados, —un total de 738, frente a 463 para Cruz— y su adversario sólo puede sumar un máximo de 42 si vence esta noche. John Kasich, el tercer aspirante conservador, busca arañar un puñado de delegados y mantener así su argumento de que merece permanecer en la carrera electoral.

El mayor perjuicio para Trump está en que a sus errores de los últimos días, deberá sumar la falta de una victoria sólida que elimine definitivamente a sus rivales y que la próxima votación no llegará hasta el 19 de abril en Nueva York. Ese es el tiempo que tardaría Trump en demostrar si su derrota en Wisconsin se debe a la demografía de ese Estado o es síntoma de un declive general de su apoyo entre el electorado en general. Según la interpretación de los analistas de The Upshot, Wisconsin es un caso aislado: predominan los votantes con alto nivel educativo, predominantemente religiosos y de tradición protestante, los grupos donde Trump cuenta con menor respaldo.

En el campo demócrata, Sanders llega a Wisconsin por delante en los sondeos y aupado por sus cifras de recaudación, que siguen superando a las de Clinton por tercer mes consecutivo. El senador de Vermont ya venció en las tres primarias celebradas el pasado día 26 de marzo y sería su sexta victoria en las siete últimas convocatorias.

http://internacional.elpais.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>