Publicado el: Dom, Ene 15th, 2017

Cuba atenta y cautelosa de la presidencia de Donald Trump

obama en cuba-2-800
Obama eliminó los privilegios a los emigrantes ilegales cubanos que buscan mejores oportunidades económicas en Estados Unidos, en un momento en el que Trump asegura que su muro con México será un ejemplo de su política migratoria de “mano dura”

Muchos cubanos estaban tan preocupados por cuál sería la nueva política hacia la isla de Donald Trump una vez que entrase en la Casa Blanca que quedaron atónitos ante el hecho de que una de las últimas medidas del presidente estadounidense Barack Obama fuera eliminar la normativa de “pies secos, pies mojados”.

“Pensaba irme por un tercer país con el dinero que me mandaron familiares, pero mucha gente vendió lo que tenía y ahora se ven en algún país de Centroamérica y que lo perdieron todo”, aseguró a dpa Osmany, mientras se conectaba a Internet desde un parque de La Habana con sus familiares en Miami para hablar de la nueva medida.

Obama eliminó los privilegios a los emigrantes ilegales cubanos que buscan mejores oportunidades económicas en Estados Unidos, en un momento en el que Trump asegura que su muro con México será un ejemplo de su política migratoria de “mano dura”.

“Ahora la gente se lo va a pensar bien antes de dar el paso, porque hay que hacerlo sobre seguro”, afirmó a dpa Yania González, en un parque cercano a la embajada de Estados Unidos en La Habana. La planilla que rellenaba Yania es una más de las que aspiran a las 20.000 visas que otorgará anualmente el Gobierno de Estados Unidos.

Las autoridades cubanas celebraron el acuerdo que estuvieron negociando durante un año en secreto. “Se iguala a Cuba y a los cubanos en términos de tratamiento migratorio al resto del mundo”, aseguró Josefina Vidal, directora de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Pero la decisión de Obama de frenar la emigración ilegal se produce en un momento en el que la isla vive una recesión de su economía. En 2016 la isla sufrió una contracción del 0,9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Cerrada la puerta de la emigración, en las calles muchos cubanos se preguntan cómo será a partir de ahora vivir en la isla con un Trump que ha defendido la política de firmeza frente a las autoridades cubanas.

“Si Cuba no está dispuesta a tratar mejor al pueblo cubano, la gente cubano-estadounidense y Estados Unidos en general dará por terminado el acuerdo”, dijo Trump en un mensaje en la red social Twitter el pasado noviembre.

Obama aseguró que sus medidas de deshielo con Cuba son “irreversibles”, pero muchas de ellas están basadas en órdenes ejecutivas y el nuevo presidente electo Trump puede revocarlas.

Trump podría ordenar la suspensión de las relaciones diplomáticas que significó la apertura de embajadas en Washington y La Habana y pedirle al Departamento de Estado que revise la decisión de retirar a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

A pesar de la belicosidad del discurso de Trump hacia Cuba, algunos consideran que en su presidencia priorizará el pragmatismo que lo caracterizó como hombre de negocios.

“Es difícil que contradiga como presidente lo que ha sido hasta hoy como magnate”, señaló a dpa Julio César Guanche, académico cubano y profesor en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) en Ecuador.

Durante la campaña electoral, la revista “Newsweek” publicó un reportaje en el que afirmó que en 1998 Trump intentó hacer negocios vinculados al turismo en la isla pese a las restricciones del embargo de Estados Unidos sobre Cuba.

El equipo de campaña de Donald Trump alegó que tan solo contrató a una consultora para sondear las posibilidades de negocio de la empresa Trump Hotels & Casino Resorts, pero que nunca llegó a realizar inversiones en la isla.

Algunos legisladores estadounidenses y más de 100 pequeños empresarios cubanos instaron a Donald Trump para que continúe con la política de acercamiento a La Habana.

“Como exitoso hombre de negocios, confiamos en que entenderá la importancia del compromiso económico entre ambos países”, dijeron a Trump los empresarios cubanos en la carta organizada por “Cuba Educational Travel”, una empresa que organiza viajes a la isla.

“Es posible esperar un aumento de las relaciones mercantiles y al mismo tiempo duros cruces ideológicos”, aseguró a dpa el académico cubano Julio César Guanche.

El Gobierno cubano ha mantenido un total silencio frente a las amenazas de Trump durante su campaña electoral, pero mientras, en las calles, los cubanos viven con incertidumbre como será la era “post Obama”.

Fuente:diariolasamericas.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>