Publicado el: Lun, Nov 9th, 2015

De patrulla con el ejército de radicales hindúes que se dedica a proteger a las vacas

151102170505_vacas_india_hinduismo__624x351_bbc_nocredit

“¿Alguna información de vehículos en el barrio?”, pregunta Nawal Kishore Sharma, quien inspecciona una aldea en el estado de Rajasthan, en el norte de India, como parte de una misión que en otros países podría parecer extraña.

Es de noche y un grupo de hombres que ha salido de la oscuridad para aparecer en el cruce de caminos que atraviesan la localidad mueve su cabeza, negando.

“Nada hasta ahora”, dice uno de ellos. “Ha sido una noche tranquila”.

De día, Sharma se dedica a esculpir las distintas formas divinas del hinduismo para venderlas como artesanías y así sostener a sus dos esposas y cinco hijos.
Pero de noche lidera el grupo de radicales hindúes que ha aparecido de las sombras y que se dedica a vigilar las vacas.

En este caso, a las que existen en 70 aldeas de la localidad de Ramgarh, para evitar que sean robadas y vendidas para el sacrificio y consumo humano.

Consternación y violencia

Grupos como éste están multiplicándose en el país gracias a la creciente consternación y los hechos de violencia relacionados con el sacrificio de reses y, en último término, con el consumo de carne.

El actual gobierno liderado por el partido nacionalista BJP ha endurecido las normas respecto al sacrificio de ganado vacuno para el consumo humano.

Y la vaca, considerada un animal sagrado por la mayoría de los creyentes hindúes, ha vuelto a convertirse en el animal más polarizador de India.

Los soldados de Sharma son considerados “chusma” dentro de las localidades, pero representan a un comprometido puñado de vigilantes en su mayoría militantes de grupos hindúes como el Bajrang Dal, Concejo Mundial Hindú y el Shiv Sena.

Todas estas agrupaciones están bajo el respaldo de la Organización Nacional de Voluntarios Hindúes que tiene estrechas relaciones con el BJP.

Alguno de estos “soldados” tienen menos de 15 años, pero en su mayoría estas cuadrillas de celadores son granjeros, dueños de tiendas, profesores, estudiantes, doctores y desempleados.
En la noche que fui a visitar al grupo, conocí a un técnico que se encarga de reparar televisores, un profesor de sánscrito y un periodista, todos en la búsqueda de traficantes de vacas.

La mayoría de ellos son vegetarianos y me confiesan que beben orina de las vacas para obtener una “vida saludable”.

Y muchos de ellos realmente creen que el hombre musulmán que hace poco fue linchado por una muchedumbre después de que circularon rumores de que había consumido carne vacuna merecía su muerte.

“Cuando las batallas ocurren, a la gente la matan”, dicen.

Y también están convencidos de que la “madre vaca” está en peligro y combinan salvar la vaca con salvar el hinduismo. “La vaca se va a extinguir en los próximos 20 años si no las salvamos ahora”, le dice a la BBC Suraj Bhan Gujjar, un granjero.

Las preocupaciones sobre el contrabando de ganado en las fronteras con otros países han crecido, pero India tiene una población de más de 100 millones de vacas y búfalos y es uno de los principales productores de leche en el mundo.

Lo que no impide que noche tras noche, impulsados por el mito y el fervor, los vigilantes se tomen los cruces de caminos en las aldeas, buscando vehículos extraños mientras observan el ganado que tratan de salvar.

Dicen que las vacas por lo general son traficadas en camionetas, aunque también se utilizan ambulancias y buses, y son llevadas a estados donde no es ilegal el sacrificio vacuno.
Actualmente once de los 29 estados indios tienen la restricción de sacrificar cualquier tipo de ganado vacuno.
Falsa alarma

Los vigilantes están armados con bastones, bates de béisbol, tablas, piedras y machetes.
Ellos usan tablas con clavos para bloquear el paso de los vehículos. Cuando las cosas se ponen duras, el grupo persigue a los contrabandistas con sus bicicletas.

La batalla para salvar las vacas parece un poco desproporcionada: a menudo los traficantes abren fuego en la oscuridad para advertirles a los vigilantes que se mantengan a raya, pero todo puede terminar en una persecución de alta velocidad.

“Somos expertos en esquivar balas. Nosotros vamos a los campos donde ellos nos comienzan a disparar”, apunta Babulal Prajapati, el reparador de televisores.

Pero esta noche no se ve tal drama.

Solo una falsa alarma: alguien vio un destello de luz en la distancia, aunque cuando los vigilantes se acercaron para ver qué era había desaparecido.

Otra patrulla detuvo a un camión que iba por un camino escondido. Pensaron que era un traficante que llevaba reses, pero fue otra decepción: transportaba cerdos que había comprado en un mercado de Nueva Delhi.

Se ve pasar de todo: musulmanes que transportan cerdos, camellos que transportan una carreta por un camino estrecho y oscuro.

La noche está llena de sorpresas.

El grupo señaló recientemente que ha salvado a 18.000 vacas desde que empezó su trabajo en 1992.
Las vacas rescatadas son enviadas a los dos refugios que existen en el distrito.

Trabajo duro

Los registros en la estación de policía local solo muestran media docena de casos confirmados de contrabando de reses y cuatro traficantes arrestados este año.
El año pasado solo se presentaron siete casos.

Una docena de camiones que servía para el contrabando se está pudriendo en un estacionamiento cerca de la estación de policía.

“Nosotros nos tomamos muy en serio las quejas sobre este asunto. Y este grupo de protección nos ayuda a agarrar a los criminales”, dice Dhruv Singh, uno de los policías de la estación.
Y las cosas parecen estar mejorando con el gobierno actual.

“Estamos trabajando duro estos días. Nuestros esfuerzos reciben apoyo. El congresista regional del BJP nos ayuda en nuestra misión. La policía nos toma más en serio. Las autoridades nos están escuchando”, explica Sharma.

Y el congresista del BJP Gyan Dev Ahuja no tiene reparos sobre su apoyo al grupo.
“Les doy dinero, les doy mi apoyo y doy clases sobre las virtudes de la vaca”, le dijo a la BBC.

Un extracto de su clase: según Ahuja, la red eléctrica de California está impulsada por el biogás producido por el abono de la vaca, la leche de este animal contiene trazos de oro y expertos internacionales afirman que si se incentiva su sacrificio la India caminará por el camino de la destrucción.

“Y aun así, a la vaca no se le da la importancia que merece en India”, anotó.
“Por eso es que apoyo a los vigilantes. Ellos tienen una misión que es salvar el alma de India. En el fondo, se trata del hinduismo”.

http://www.bbc.com/

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>