Publicado el: Sab, Jul 11th, 2015

Demandas en Miami entre venezolanos por extorsión y fraude

Escándalo de extorsión y fraude entre venezolanos en Miami
Ponen al rojo vivo las controversias que existen entre algunos residentes por nexos políticos, y económicos con el gobierno

Dos empresarios venezolanos con operaciones en el sur de la Florida, periodistas e incluso el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, se encuentran en el centro de una escandalosa disputa legal en Miami que involucra una acusación de intento de extorsión y otra de fraude en la venta de una publicación comunitaria de Doral.

La disputa tiene su origen en una serie de artículos y reportajes televisivos divulgados por Doral News y el canal de televisión Doral News TV (canal 84 de Comcast), en los que el empresario Gianfranco Rondón es acusado de tener estrechas relaciones con el régimen venezolano y sus máximos dirigentes, incluyendo a Cabello.

Pero Rondón, quien exporta productos a Venezuela, dice que los reportajes forman parte de un esquema delictivo para extorsionarlo y que el dueño de los medios locales, Gianfranco Napolitano, quería que le pagara $5 millones a cambio de dejar de publicar las historias.

“Napolitano inició un esquema para usar el periódico de Doral y la estación de televisión de Doral y sus empleados o agentes […] para extorsionar al demandante [Rondón] al publicar una serie de historias falsas y difamatorias para afectar negativamente los negocios del demandante, salvo que el demandante le pagara al acusado Napolitano, cinco millones de dólares para detener los pronunciamientos difamatorios y nuevas historias despectivas”, indica la demanda que Rondón introdujo contra Napolitano ante la Corte del Distrito Sur de Florida.

La demanda también fue presentada contra la reconocida periodista venezolana Patricia Poleo, quien elaboró los segmentos de televisión, y su colega Jonathan León, quien firmó los artículos que fueron publicados en Doral News.

Pero Poleo niega que los reportajes fueran elaborados para extorsionar a Rondón y afirma que son el resultado de una serie de investigaciones que demuestran que el empresario mantiene estrechas relaciones de negocios con algunos de los más cuestionados personajes del chavismo.

Poleo agregó que esos “personajes” incluyen a Cabello y al gobernador del estado Aragua, Tarek El Aissami, quienes son investigados por la justicia estadounidense por sus vínculos con el narcotráfico.

“Esos son sus clientes. Y parte de esas pruebas aparecían en la página web de ese señor”, dijo Poleo, quien conjuntamente con Napolitano tienen previsto realizar una rueda de prensa el lunes por la mañana en la sede de Doral News.

Según Poleo, parte de esos negocios involucraban contratos para brindar equipos a los cuerpos de seguridad en Venezuela, los cuales están bajo la lupa de los organismos internacionales por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante las manifestaciones del año pasado.

Rondón no estuvo disponible para comentar sobre la elaboración de este artículo, pero el empresario negó conocer a Cabello en una carta abierta publicada en Venezuela.

“Deseo hacer de público conocimiento, que no conozco personalmente al respetado diputado, que jamás he tenido trato con él y que, al igual que a todos los diputados y políticos del país, respeto”, sostuvo el empresario en el pronunciamiento.

“Patricia Poleo y Gianfranco Napolitano, lo que buscan es atacar al Presidente de la AN [Asamblea Nacional], diputado Diosdado Cabello, tratando de relacionarlo con mi persona y mis empresas, para perjudicarlo y de paso dañar mi reputación”, añadió.

Pieza clave de la demanda por extorsión recae sobre el testimonio de Carlos Herradez, uno de los dueños iniciales de Doral News, quien le vendió a Napolitano una participación en la publicación.

Según la demanda, Napolitano visitó el hogar de Herradez, donde también se encontraba su esposa Andreína Campis, para preguntarle si ella conocía bien a Othniuska Cedeño, “una prominente figura” en el mundo de los medios latinos del sur de Florida y a quien se le conoce como una amiga y socia de Rondón.

“¿Son muy cercanas? […] ¿Puedes hablar con ella sobre lo que estamos haciendo? Lo que estamos tratando de hacer con los artículos sobre él, sobre los programas de televisión en los que hablamos de Gianfranco Rondón”, habría preguntado Napolitano en la reunión según la demanda.

“Puedes hablar con ella y decirle que si él, Gianfranco Rondón, me da cinco millones de dólares, yo dejaré de hacer esto”, habría dicho el demandado según el documento de la corte.

Herradez, quien terminó distanciándose de Napolitano y de Doral News, ahora es testigo a favor del demandante.

Según Napolitano, las declaraciones que aparecen en la demanda son falsas, y forman parte de una ola de calumnias tejidas en su contra.

Es el mismo tipo de situaciones que él enfrentaba en Venezuela antes de emigrar hacia Miami.

“Yo soy un hombre público, perseguido por el régimen. Enfrenté a Chávez, enfrenté a los gobernadores, enfrenté a los delincuentes y por eso fui perseguido”, declaró el empresario antes de añadir que la demanda en su contra es la continuación de lo que enfrentó en Venezuela.

Napolitano añadió que Herradez enfrenta sus propios problemas legales, ya que le está demandando por engañarle a la hora de vender su participación accionaria en Doral News, alegando que su ex socio no poseía la totalidad de las acciones.

Es una “demanda de estafa contra el señor Herradez porque vendió el periódico dos veces”, sostuvo.

Herradez, por su parte, desmintió esa acusación, aunque señaló que esperaría hasta la próxima semana para pronunciarse extensamente sobre la demanda que Napolitano introdujo en su contra.

Sus abogados también optaron por esperar, y tras ser consultados se limitaron a decir: “Estamos al tanto de la demanda. Creemos que no tiene mérito y creemos que nuestro cliente va a salir victorioso”.

El Nuevo Herald/Antonio María Delgado

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>