Published On: jue, Jun 6th, 2013

Despilfarro, ineficiencia y corrupción imponen más endeudamiento

  La información presentada por el Banco Central de Venezuela sobre la gestión del primer trimestre reveló que la actividad económica se desacelera, hay una sequía de divisas, los precios se disparan, aumenta la escasez de bienes y persisten los desequilibrios en las cuentas.

Esa radiografía está llevando al Gobierno a definir mecanismos para agilizar la entrega de dólares con el fin de mejorar la producción, y además, garantizarse más recursos para atender el elevado gasto público.

En el Ejecutivo se registran preocupaciones, porque la inflación se alejó de la meta de entre 14 y 16%. En cuatro meses los precios acumularon un aumento de 12,5%, y en paralelo, la escasez subió a 21,3%.

Ese salto en los precios y la falta de insumos ha tenido entre sus causas la menor oferta nacional e importada. Durante gran parte de 2012 el Gobierno trató de equilibrar el bajo desempeño de la producción local con un mayor volumen de compras externas, sin embargo, en los últimos meses del pasado año se comenzaron a fijar restricciones en la entrega de dólares tanto por la vía de Cadivi como por el Sitme, las cuales se agudizaron en el primer trimestre de este año.

La administración de Nicolás Maduro en el trimestre aplicó un conjunto de medidas para tratar de corregir los desequilibrios y entre las acciones estuvieron: el ajuste del impuesto a las ganancia súbita para elevar la ventas de divisas de Pdvsa al BCV, la devaluación de 46,5% y la eliminación del Sitme, bajo el argumento de que el esquema no funcionó y ahora todas las necesidades serían atendidas por Cadivi.

Pero Cadivi ha seguido presentando retrasos en la entregar de dólares a los sectores clave de la economía. Y aunque surgió el Sicad, como mecanismo alterno para la asignación de divisas, el esquema ha realizado una sola subasta por 200 millones de dólares. En días pasados, el jefe de Estado ordenó reactivar dicho sistema, pero Finanzas y el BCV lo siguen revisando y hasta la fecha los autoridades no han dado mayores detalles, salvo que están definiendo la tasa.

Las cifras del instituto emisor mostraron que las compras externas alcanzaron los 13,9 millardos de dólares y subieron apenas 1,5% por las adquisiciones de bienes del sector público, porque las importaciones del sector privado terminaron con un descenso de 10,6%.

Esas limitaciones en las aprobaciones de dólares en parte respondieron a las menores disponibilidades del ente emisor. Pese a las medidas que se tomaron en enero para elevar las ventas de Pdvsa al Central, al ente emisor ingresó 46% del flujo de divisas petroleras. Por ello, se buscan opciones.

Para hacer frente a los compromisos en materia de gasto, el Gobierno ha acelerado las emisiones de bonos y en cinco meses colocó el 92% de la deuda prevista para este año. Esa estrategia aumenta las posibilidades de un endeudamiento complementario así como de emisiones en divisas.

El informe de Síntesis Financiera destaca que el anuncio del ministro de Finanzas, Nelson Merentes, de que viajará este mes para sostener reuniones con bancos de inversión a fin de aclarar dudas a los inversionistas, «hace pensar que se trata de un esfuerzo dirigido a crear el ambiente para una emisión de deuda en moneda extranjera por 2 o 3 millardos de dólares en el tercer trimestre».

Además, señala que hay probabilidad de que la nueva versión del Sicad involucre bonos.

Más presiones

Frente a una menor oferta que impacta en los precios, el Gobierno ha tenido una estrategia que también ha incidido severamente en la inflación.

El gasto el pasado año se disparó por ser un período electoral, y con ello se acentuó la diferencia entre ingresos y egresos. Desequilibrio que no se ha terminado de solventar.

Las erogaciones del Gobierno central han seguido creciendo, pues las necesidades de los entes oficiales para atender los salarios, compromisos y gastos de funcionamiento son elevadas. Para hacer frente a los requerimientos se efectuó el ajuste cambiario de febrero, pero ello solo generó un alivio parcial en las cuentas.

El Ejecutivo necesita más. En el transcurso de 2013 el instituto emisor ha estado fabricando más bolívares para cubrir la brecha del sector público. La asistencia del BCV a Pdvsa y las empresas estatales ha subido 14% y asciende a 207 millardos de dólares, y eso ha impactado en la inflación.

Aunque se han obtenido recursos por la devaluación, endeudamiento y otras fuentes, la búsqueda de fondos todavía sigue, y no se descarta que se tomen medidas adicionales para obtener más ingresos.

Con información de El Universal

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>