Published On: jue, Ago 23rd, 2018

Diario El Espectador: “La tesis de la “economía cristiana” de Álvaro Uribe”


Es un término acotado por el hoy senador a lo largo de la reciente campaña electoral. Ahora lo menciona en su propuesta de un incremento “extraordinario” del salario mínimo, sobre la base de un país fraterno, donde no haya confrontación entre trabajadores y empleadores.

“Queremos una economía cristiana, solidaria, sin confrontación entre empleadores y trabajadores”. Con esta frase, incluida en la exposición de motivos, termina el texto del proyecto de ley presentado por el expresidente y hoy senador del Centro Democrático Álvaro Uribe, que busca otorgarle al presidente de la República, Iván Duque, facultades especiales para que, por el término de seis meses, pueda expedir normas con fuerza de ley que regulen, entre otros aspectos, el incremento “extraordinario”, por una sola vez, del salario mínimo de los colombianos.

Según el exmandatario, la iniciativa surge de la propuesta que se viene trabajando desde la misma campaña electoral, cuyos pilares están basados en tres acciones concretas para mejorar la economía y el tejido social del país: austeridad y total transparencia en el Estado; rebajar los impuestos a los generadores de empleo, “porque a Colombia la han convertido en el cuarto país con mayor tributación en el mundo”, y aumentar el salario mínimo por una vez y de manera sustancial.

Un tema que da para ardua discusión, tanto política como económica. Pero en la justificación del proyecto, Uribe incluye un término que llama la atención y que pocos han abordado, hasta ahora, y que por cierto ya había utilizado varias veces a lo largo de la reciente campaña electoral que llevó a su pupilo Duque a la jefatura del Estado: “una economía cristiana”.

De hecho, cabe recordar que, en la recta final del proceso proselitista, la exdirectora de la DIAN, Fanny Kertzman, en una columna de opinión publicada en el portal ‘Las 2 Orillas’, anunció su cambio de voto de Duque por Fajardo a raíz de esa tesis de la “economía cristiana”. “Como judía, me siento excluida. Este es un país laico pero el Centro Democrático insiste, tal vez para atraer el voto cristiano. No hay separación entre la Iglesia y el Estado. Que pesar (…)”, escribió.

Esa postura tuvo su respuesta por parte de Laureano Tirado, también columnista, pero de otro portal: ‘Los Irreverentes’, de clara línea uribista. En su texto, se dan algunas luces de lo que puede interpretarse como “economía cristiana” que tanto profesa Uribe: “No tiene nada que ver con imposiciones religiosas ni doctrinales, es sencillamente la implementación urgente y necesaria de la solidaridad y fraternidad por parte del Estado para con la gente que sufren los efectos de la exclusión económica y social”, expresó.

Por supuesto, era otro momento, cuando la disputa por el poder protagonizaba y se trataba de desarmar los discursos de los candidatos rivales, sobre todo de Gustavo Petro. De ahí que Tirado, en su columna, haya finalizado con esta frase: “Economía cristiana es priorizar a los pobres sin instrumentalizarlos para batallas políticas”. Es por eso que Kertzman hablaba de la conquista del voto de las iglesias evangélicas.

Una declaración del mismo Uribe, con ocasión de la conmemoración del Día del Trabajo, el pasado 1ro de mayo, da más luces al respecto. “La capacidad de trabajo y el potencial de emprendimiento de los colombianos están amarrados. Hay que desamarrarlos. Necesitamos cero corrupción en el Estado, austeridad. El país necesita reducir los impuestos de las empresas, aumentar sustancialmente el salario mínimo de los trabajadores. Un país fraterno, con menos impuestos, más salario mínimo, se dinamiza la economía, el emprendimiento, se crea empleo de calidad, se convierte esto en un gran factor de estabilidad social que es el fundamento de la estabilidad democrática. Por un país sin odio de clases, por un país fraterno, con una economía cristiana, reflexionemos este 1ro de mayo”, dijo el exmandatario en un video publicado en su cuenta de Twitter.

Ahora, saliéndonos de la política y de acuerdo con las llamadas Escrituras Sagradas, se puede deducir que los cristianos tienen visiones diferentes acerca de cuál sistema económico se alinea mejor con las enseñanzas bíblicas. Algunos creen que la Biblia favorece un sistema de propiedad privada y de responsabilidades e iniciativas individuales. Otros apoyan una economía socialista, y otros, llamados teólogos de liberación, creen que la Biblia enseña una forma de marxismo y que alguna forma de socialismo anunciará la llegada del Reino de Dios.

Como se ve, el tema tiene tanto de largo como se ancho. Hoy ya no estamos en campaña, Iván Duque es el presidente de la República y en el mismo Congreso hay quienes enfatizan que el uribismo debe entender que debe gobernar para todos los colombianos y no solo para ellos. La periodista Yolanda Ruíz, directora de noticias de RCN Radio, llama la atención sobre el citado planteamiento de Uribe: “El Estado es laico por Constitución y hay libertad de cultos para que quienes somos creyentes tengamos la opción y el derecho, y los ateos también. Pero las leyes están en el marco de un Estado laico. Importante tener clara la diferencia entre fe y legislación”, escribió en Twitter

 

Fuente:elespectador.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>