Publicado el: Sab, Jun 3rd, 2017

Diario Las Americas: Al chavismo se lo tragó la corrupción

Por Francisco Olivares

Amparados en una ideología marxista totalitaria, el alto Gobierno se alineó a la más grande corrupción que se haya registrado en el continente en los últimos 50 añosLa Asamblea Nacional determinó malversación de fondos por un monto de 87.000 millones de dólares sólo en cinco áreas investigadas.
Firmas financieras venezolanas han estimado los ingresos en Venezuela durante los últimos 17 años en dos billones de dólares.

CARACAS.- Miles de millones de dólares se han fugado del tesoro venezolano por la vía de la corrupción en los últimos 5 años. El dinero reposa en cuentas bancarias en paraísos financieros, en la banca internacional, en forma de propiedades diseminadas por todo el mundo, detectadas apenas una ínfima parte de ellas por escándalos financieros que se han destapado a través de procesos judiciales en Estados Unidos, en Brasil, España, Centro América y otras naciones.

Una selección de los casos más emblemáticos de ese período, que se encuentran en procesos judiciales en diversos países, permite observar un rasgo común: la mayoría de los implicados son exfuncionarios del gobierno venezolano y en algunos casos pertenecientes al círculo más cercano del fallecido presidente Hugo Chávez y del actual gobierno de Nicolás Maduro.

Otro signo distintivo de tales escándalos es que la mayoría de esos personajes involucrados y sus familiares, se han residenciado en Estados Unidos, Europa y otros países del continente, en donde han llevado una vida de lujos y derroche, especialmente en el “imperio americano” al que durante sus años de vida política, al lado del Socialismo del Siglo XXI, estigmatizaron como el gran enemigo del pueblo venezolano.

Sin embargo, el acceso fácil a los negocios ilegales, en complicidad con altos funcionarios locales, les abrieron el apetito a una vida ostentosa en el mundo libre al que tanto han cuestionado.

Otro rasgo que se repite en los casos investigados por autoridades de otros países, es que al ser atrapados en el delito optan por colaborar con las autoridades para reducir las penas que les aguarda a cambio confesar y suministrar toda la información pertinente de sus operaciones financieras y sus socios.

Las principales firmas financieras venezolanas han estimado que los ingresos en Venezuela entre 1999 y 2016, los años en que ha gobernado el chavismo, sobrepasan los 2.000 millones de dólares.

Se trata de una inimaginable cifra de recursos de los venezolanos que fueron manejados sin control por funcionarios de una cúpula gobernante que ejerció sin contrapeso todos los poderes públicos.

Drama económico

Los efectos del manejo indiscriminado de ese volumen de dinero ha generado para Venezuela lo que el economista venezolano, Asdrúbal Oliveros califica como el quinto desastre económico ocurrido en el país desde 1920 con una caída del producto interno bruto en 2016 de 16,1% con la perspectiva que en el año en curso alcance a 20%. El desastre al que refiere Oliveros no solo está dado por las equivocadas políticas de control cambiario y estatizaciones de empresas llevadas adelante por el chavismo, sino que a ello se agrega el tema de la corrupción como un elemento fundamental al drama humano que padece Venezuela.

Podría decirse en el caso venezolano que ha sido una situación inédita en donde una ideología marxista totalitaria se alineó a la más grande corrupción que se haya registrado en el continente en los últimos 50 años.

De allí ha surgido una élite gobernante con poder económico, que aún siendo minoría en Venezuela, ha sido capaz de mantenerse en el Gobierno y promover alianzas internas e internacionales a través del dinero.

Investiga la Asamblea Nacional

La Asamblea Nacional, a partir del triunfo electoral de la oposición en 2015, rescató su función contralora e inició investigaciones sobre la gestión pública por primera vez en 15 años y determinó malversación de fondos por un monto de 87.000 millones de dólares, sólo en cinco áreas investigadas.

La cifra dada por la Asamblea corresponde a la suma de estos cinco casos registrados en respectivos informes aprobados por el Parlamento. Los casos están relacionados con la importación de alimentos, la crisis eléctrica que se registró en el país, sector salud, hidrocarburos, vialidad y transporte.

Como se observa del gráfico tomado de la ONG Transparencia Venezuela, la compra, importación y distribución de alimentos ha significado una de las fuentes de corrupción más importantes en el contexto de una situación de escasez alimentaria, catalogada de “crisis humanitaria”.

Pérdidas en las empresas del Estado

Otro foco de pérdidas de recursos y malversación de fondos se origina en las empresas estatizadas por el Estado venezolano. En una investigación llevada por Transparencia Venezuela sobre las empresas propiedad del Estado, se encontró que aproximadamente un 70% de las 511 compañías, estimaron en conjunto pérdidas por 1,29 billones de bolívares en 2016, de acuerdo con información obtenida de las Gaceta Oficial N° 6.213, 40.966 y 6.261. Para tener un punto de comparación de lo que significa ese monto, esas pérdidas superaron en 14% el gasto social total dedicado en 2016 a educación, salud, vivienda y seguridad social el cual sumó 1,13 billones de bolívares en ese mismo año.

Las empresas propiedad del Estado recibieron el año 2016 500.271 millones de bolívares por transferencias desde el sector público para compensar las pérdidas y seguir operando.

Es de destacar que solamente en las empresas básicas ubicadas en el estado Bolívar, productoras de hierro, aluminio y otros minerales, las pérdidas en 2015 fueron de 14.000 millones de dólares, según el balance realizado por la Asamblea Nacional. Los escándalos por corrupción en esas empresas por el contrabando ilegal de esos productos hacia el exterior ha sido constantemente denunciado por los mismos trabajadores, quienes durante los primeros años de las expropiaciones de esas empresas se alinearon con el Gobierno.

Caso Odebrecht

La estrecha alianza política entre Hugo Chávez y Lula Da Silva se selló también con un componente económico el día que caminaban sobre la estructura de 3.156 metros de extensión del puente Orinoquia, una obra construida por el gigante brasileño Odebrecht el 13 de noviembre de 2106. Lo que no se sabía en aquel monumento de cemento y metal que pisaban había costado unas cinco veces más que cualquier obra similar en diferentes partes del mundo y que tal sobreprecio iría a parar en el bolsillo de algunos funcionarios o a financiar campañas electorales de Hugo Chávez.

De allí que ese mismo día, a la par de sonrisas de celebración, Hugo Chávez exclamaría que “desde ya le entregaba la construcción del tercer puente sobre el río Orinoco”.

Años después, en 2017, estallaría el escándalo de la llamada “Operación Lava Jato” que puso al descubierto desde los organismos de investigación de la Fiscalía de Brasil, los miles de millones de dólares pagados por esa multinacional en sobornos por toda América Latina, en la cual Venezuela constituyó el segundo país con más sobornos recibidos con 98 millones de dólares.

En la extensa lista de sobornos se conoció recientemente el pago desde la cancillería venezolana de 11 millones de dólares en efectivo para la última campaña electoral de Hugo Chávez en 2012. La confesión la hizo la publicista Mónica Moura, esposa de uno de los asesores de campaña de Chávez, Joao Santana, investigados ambos por los sobornos de Odebrecht.

La citada publicista también confesó haber recibido otros 9 millones de dólares por parte de Odebrecht utilizados igualmente para financiar la última campaña electoral de Hugo Chávez.

Lavado de dinero

A comienzos de 2015 El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, a través de Financial Crimes Enforcement Network (FinCen), dependencia que se ocupa de investigar el crimen financiero, develó un gran volumen de transacciones procedentes de la corrupción en Venezuela para ingresar al sistema financiero internacional utilizando para ello la Banca Privada de Andorra.

Según se explica en el portal especializado en lavado de dinero, Cuentas Claras, todo comenzó en Europa, con una nota que envió la Unidad de Inteligencia (FinCen) del Departamento del Tesoro a uno de los cuatro principales bancos andorranos, Banca Privada de Andorra (BPA) en la que señalaba al banco como sospechoso de lavar dinero.

En la investigación se descubrió las cuentas millonarias de cinco exaltos funcionarios del gobierno de Hugo Chávez y la de uno de sus mayores contratistas ligados a las empresas eléctricas y de hidrocarburos.

Los millonarios fondos depositados en esas cuentas tenían su origen en el pago de sobornos, enmascarados como comisiones.

Se estima que la suma movilizada era de 4.200 millones de dólares.

El HSBC Suiza

El escándalo conocido como “Lista Falciani” se produjo por una filtración de un empleado del banco suizo HSBC en 2008 que puso al descubierto cómo la entidad financiera ocultó el movimiento de unos 100 mil millones de dólares correspondientes a 106 mil clientes de diversas partes del mundo para evadir impuestos o para ocultar fortunas provenientes de la corrupción.

De Venezuela fueron ubicadas en esa lista 1.138 personas con cuentas en la entidad con una suma de 14.8 millones de dólares.

Resaltó la cuenta manejada por Alejandro Andrade, quien figuró como vinculado a la cuenta de la Oficina del Tesoro de Venezuela.

Venezuela resaltó como el tercer país con mayor cantidad de fondos en el banco suizo.

Rincón y Shiera

El empresario venezolano Roberto Rincón de 57 años, quien manejaba negocios con el gobierno venezolano, se declaró culpable en junio de 2016 ante una corte federal de Houston por dos cargos de “conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero”. Rincón admitió su participación en un esquema de negocios corruptos para obtener contratos con PDVSA, según informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Con su confesión Rincón logró una reducción de la pena a 13 años por colaborar con la justicia estadounidense. El empresario venezolano fue arrestado el 16 de diciembre de 2105 por pagar aproximadamente 1.000 millones de dólares en sobornos entre 2008 y 2014.

Abraham Shiera de 53 años, residente en Miami, socio de Rincón, igualmente se declaró culpable de conspirar para violar la Ley FCPA y de cometer fraude en transferencias electrónicas.

Papeles de Panamá

La filtración que se produjo en abril de 2016 de los llamados “Papeles de Panamá” en el que se revelaron miles de documentos con información de cientos de personas que abrieron compañías fantasmas en diversas partes del mundo a fin de lavar dinero, incluyó a varios venezolanos con estrechos vínculos con el Gobierno.

Especialmente llamó la atención el caso del capitán retirado Adrián José Velásquez, quien fuera jefe del Departamento de Seguridad del Palacio de Miraflores de Venezuela, asiento del Presidente de la República y de su esposa Claudia Díaz, sargento técnico de la Guardia Nacional Bolivariana, quien fuera enfermera personal del fallecido presidente Hugo Chávez y quien posteriormente sustituyó a Alejandro Andrade, en el cargo de Tesorero Nacional.

Según las investigaciones, la pareja perteneciente al círculo íntimo del presidente Chávez, movilizó una fortuna de 2.000 millones de dólares a través de varias empresas. La pareja se residenció en Punta Cana, República Dominicana.

El país más corrupto

La corrupción se ha extendido a otros niveles del resto de la sociedad venezolana con mecanismos como la extorsión, el cobro de comisiones, el pago por la justicia, la corrupción policial, el tráfico de armas y el control de las cárceles, entre los más comunes delitos.

De allí que Venezuela, en la última medición del “Índice de Percepción de la Corrupción”, de Transparencia Internacional, correspondiente a 2016, ocupó el primer lugar de corrupción entre las 32 naciones de América y el Caribe.

Fuente:diariolasamericas.com

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>