Publicado el: Lun, Abr 13th, 2015

Diego Arria a Maduro, Cumbre….de que?

“Nixon en China” fue una ópera. “Nicolás en Panamá” también lo es, pero bufa. En Panamá quedaste como lo que eres: un hombrecillo mediocre, sin mensaje, mendigando un estrechón de manos del líder del país que insultas. En tu afán de “sonar” llevaste un doble para que lo fotografiaran y ello se convirtiera en tema de las páginas de la farándula panameña. No funcionó. No pudiste sonar pero si te sonaron, ya que las cacerolas se oyeron claramente por dos días, cada vez que llegabas al sitio de reuniones.
Pretendiste ponerle condiciones a los Estados Unidos para “establecer conversaciones”. Dijiste que sería indispensable esclarecer “la oscurana” en torno a las sanciones a los miembros de tu pandilla que han sido identificados como violadores de derechos humanos y a quienes promoviste, en pueril actitud de desafío. No hay oscurana, mijo. Ya Obama ha dicho lo que todos sabíamos. Tu régimen no es una amenaza militar para los Estados Unidos, es apenas un furúnculo purulento en la nariz del continente. Representa el último reducto, ahora que Cuba se rindió, de una ideología que reprime, aprisiona, tortura, expropia y roba a los ciudadanos.
Pides una relación de respeto pero ello es imposible puesto que no puede haber respeto para un régimen como el tuyo, el cual ha llevado el país al barranco de la insolvencia financiera y de la miseria popular. Respetar tu régimen sería validar la tragedia que has generado en Venezuela. Eso no va a ocurrir. No habrá derogación del decreto estadounidense. Al contrario, habrá más sanciones, ahora que se han destapado las letrinas que conectan a Miraflores y PDVSA con Andorra y los fugados de tu entorno hablan libremente a los medios europeos y estadounidenses sobre las relaciones entre el régimen y el narcotráfico.
Lo que tu llamas clamor de los pueblos por la derogación del decreto, para lo cual has hecho un show circense de recolectar 10 millones (o 13, como dice Cabello) de firmas certificadas por el golem del CNE, es apenas el clamor de tus asalariados del ALBA. En Panamá ninguno de los otros líderes dijo esta boca es mía. Los países del Caribe hablaron con Obama sobre el futuro energético de sus países, un futuro en los cuales PetroCaribe ya no jugará mayor papel. Las señoras Kirchner, Bachelet y Roussef solo han tenido tiempo para pensar en cómo salir del laberinto de corrupción en el cual están metidas en sus respectivos países. Santos, como de costumbre, revalidó su título de rey de las guabinas.
Los minutos que te concedió el imperio, después de dos años de pedidos de audiencia, solo te sirvieron para balbucear que “no eras un enemigo de USA, que el difunto tampoco lo fue”. Pero en USA no han olvidado las grotescas imprecaciones del difunto en las Naciones Unidas o las consignas que tu gritabas hace poco junto a tus secuaces, esas frases románticas que rezan: “Váyanse a la mierda, yanquis del carajo”.
Le dijiste a Obama que querías construir la paz. Pero, mijo, para eso no necesitas a los Estados Unidos. Todo lo que tienes que hacer es renunciar a tu agonizante presidencia y llamar a elecciones libres y supervisadas por organismos internacionales. Todo lo que tienes que hacer es abrir las inmundas cárceles donde tienes a los presos políticos. Todo lo que tienes que hacer es poner en prisión a los ladrones de tu régimen, que son bastantes y recuperar el dinero que se han robado, el cual monta a miles de millones de dólares. Sería mucho el papel higiénico que se podría comprar con una pequeña parte de la suma robada.
Insistes en decir que la lucha contra la corrupción debe “ser interna”. Pero no la das. Tienes a los grandes ladrones tan cerca que los puedes tocar. Deja de promover y exaltar a los bandidos, deja de glorificar a los narco generales. Deja de reafirmar la naturaleza forajida de tu régimen. Eso si te daría la autoridad moral para decir que estás luchando internamente contra la corrupción. Pero no lo haces y, como resultado, tu régimen ha llegado a ser visto como el más corrupto del hemisferio y la economía que diriges ha sido medida como la más miserable del mundo. Esto es documentable, no exagero nada. Solo tienes que leer la prensa libre, no “El Correo del Orinoco”.
Utilizando el lenguaje diplomático de la revolución dices : “me encabrono cuando alguien habla de Venezuela porque yo no hablo de ningún país , cada quien maneja a su país…”. Casi agregaste “como le da la gana”. Acaso no te preguntas por qué se habla en el mundo sobre Venezuela? Se habla por qué tu régimen es motivo de escándalo, desde Suiza hasta Andorra, desde Florida hasta Singapur. Para resolver “nuestros problemas”, como dices, hay que tener la voluntad de resolverlos. Pero esa voluntad no existe porque el principal problema nacional es la pandilla que lideras. Eso es lo insostenible de tu pedido, que no eres parte de una solución sino que eres el problema.
Hiciste (o dices que hiciste) cuatro exigencias a los Estados Unidos.: “reconocer la independencia de Venezuela y de su revolución; derogar el decreto; desmontar la maquinaria de guerra psicológica que existe en la embajada de los Estados Unidos en Caracas y tomar medidas para apresar a conspiradores que operan en Miami y Nueva York”.
Como diríamos en béisbol, te vas a ir de cuatro cero.
· La primera exigencia es cursi, eso de reconocer nuestra independencia. Para eso, tendrías que expulsar a los cubanos enquistados en todos los sectores de tu régimen, dejar de viajar a La Habana a pedir instrucciones y dejar de hipotecar al país a China.
· Para los Estados Unidos es imposible reconocer una revolución que no existe.
· Ya te dijeron que el decreto no será derogado. Un país serio no toma medidas improvisadas.
· La tercera exigencia es absurda porque ya “despediste” a los diplomáticos de USA en Venezuela y no te hicieron caso, eso se quedó en chiste.
· Sobre lo relacionado con la cuarta exigencia, deberás enviar a USA todos los recaudos que prueben actos criminales de los venezolanos quienes estamos viviendo en este país. Mientras tanto, lo que sí está pasando es que tus secuaces en USA están en la mira de la justicia.
Para rematar tu desastrosa aparición en Panamá te fuiste a una zona de la ciudad a pedir indemnización en contra de la intervención de USA en aquel país. Te permites protestar en contra de la “injerencia” de USA en Venezuela pero vas a meter tu cucharón en Panamá. Te “encabronas” cuando hablan de Venezuela pero tú hablas en contra de USA en Panamá? Es típico del chavismo pensar que las leyes no le aplican a ellos.

Finalmente, te recomiendo que digas que quien estuvo en Panamá no fuiste tú sino tu doble.

Diego Arria

 

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>