Published On: dom, Feb 16th, 2014

Dignidad periodística ante la muerte de la informacion

En pocas palabras

Dignidad periodística

-Todo lo que nos queda es la internet, donde la información todavía está libremente disponible. Anna Politkóvskaya

-El protocolo de los gobiernos despóticos es siempre el mismo: tras los crímenes, hay que matar también la información

Por: Ramón Peña*

Anna Politkóvskaya, periodista rusa, quien denunciaba incansablemente violaciones de derechos humanos y abusos policiales en Chechenia y el Cáucaso, escribió en 2004 «Nos estamos precipitando al abismo soviético en un vacío de información que aleja a la muerte de nuestra indagación. Todo lo que nos queda es la internet, donde la información todavía está libremente disponible. Para el resto, ir a trabajar como periodistas, es total servilismo a Putin. De lo contrario, puede significar la muerte, bala, veneno o juicio, lo que sea que los perros guardianes de Putin, crean adecuado.» Dos años mas tarde, tras un acoso permanente, que incluyó un intento de envenenarla, Anna fue asesinada a balazos por un desconocido. En homenaje póstumo, la UNESCO la exaltó como símbolo mundial de la libertad de prensa.

 

El protocolo de los gobiernos despóticos es siempre el mismo: tras los crímenes, hay que matar también la información. Este 12 de febrero, conocedor el régimen de la violencia introducida en la marcha pacifica de Caracas por las bandas para-policiales -legitimadas pública y descaradamente por el presidente de la Asamblea Nacional- se impuso el blackout a las televisoras del país para poder sustituir la información gráfica y veraz por la desvergonzada versión oficial. Tal arbitrariedad fue acatada por los dueños de los medios; “servilmente, como diría Anna.

 

En uno de los canales, Globovisión, ahora adosado crematísticamente a la propaganda oficial, se alzaron siete voces de dignidad, las de los distinguidos periodistas: Aymara Lorenzo, Marianna Gomez, Elizabeth Gaona, Beatriz Adrián, Jessica Morales, Gabriela Onetto y José Vicente Antonetti, quienes, ante la pusilánime actitud de sus patrones, respondieron con la renuncia, que sacrifica sus puestos de trabajo, pero los enaltece y se gana la admiración y el respeto del país democrático. Como Anna Politkóvskaya, no toleraron la mutilación ideológica de la verdad.

*Escritor. Analista politico venezolano

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>