Published On: jue, Feb 27th, 2014

EDITORIAL: ¿Para la Paz o para la Guerra?

EDITORIAL de IMPACTOCNA

La Conferencia Nacional por la Paz.   ¿Para la Paz o para la Guerra?

La iniciativa por la Paz se convirtió en el foro perfecto  para el intento de  homologación de la dictadura castro-comunista en Venezuela. La  invitación a conferenciar por la Paz por quienes tienen quince años generando la guerra en Venezuela es, desde luego, una contradicción de principio.  Esa metamorfosis, si, eventualmente, condujera a la Paz, tiene un solo, meritorio e indiscutible acreedor: el movimiento estudiantil y sus heroicas barricadas.

Diosdado Cabello fue el encargado de ejecutar la partitura principal ante un público compuesto, mayoritariamente, por el empresariado adulador y oportunista que ha llenado sus alforjas con el dinero de los venezolanos y por obsecuentes saltimbanquis de la política, de la burguesía chavista, algunos artistas y dueños medios de comunicación que gozan del favor oficial.

Cabello presentó  el  país que no existe. El país  que ellos inventaron.  Un teatro para aquilatar el chavismo y exculpar al gobierno de sus responsabilidades.  Un país que de violador impenitente de los derechos humanos y de saqueador de los dineros públicos intenta convertirse en un gobierno acosado por enemigos nunca identificados que deforman la imagen  internacional de una nación  democrática  y respetuosa de los derechos de todos los ciudadanos. En fin, un adalid de la democracia, del respeto a los derechos ciudadanos y escrupuloso administrador de los dineros públicos.

La tesis desarrollada es muy clara. Seguir hablando y ofreciendo cambios que quedaran, como siempre, en vanas promesas.  El gobierno sabe muy bien cuál es el reclamo nacional. No se requiere de una conferencia de Paz para decirle al gobierno lo que hay que hacer.  El gobierno lo sabe y está consciente que no habrá cambio del modelo político y por tanto el modelo económico seguirá igual. Cabello reiteró que hay un país idílico que está en paz. Que da participación a todos los sectores. Y un parlamento que prefiere los discursos de los opositores que los de la bancada oficialista. El gobierno se presenta como el buen samaritano que es amenazado y hostigado de manera permanente. Ante ese hostigamiento  insistirá “poniendo la otra mejilla” hasta que reine la paz.

El teatro montado llegó al paroxismo con la intervención de la Fiscal General quien se ofreció para erigirse en el agente efectivo de la lucha contra la impunidad. Si. La misma Fiscal que ante los innumerables delitos que diariamente, en cifras que marcan records en las estadísticas mundiales, cierra ojos y oídos. La Fiscal que nunca ha iniciado una averiguación por el aprovechamiento sin límite de los fondos públicos.

La representante del Tribunal Supremo de Justicia, una desconocida abogada, encarna la cuestión fundamental de la inexistencia de un sistema democrático. La falta de separación de los poderes públicos o, más claramente, la dependencia absoluta de los jueces a los mandatos de los jerarcas del  ejecutivo. Es ese el más lacerante defecto del sistema gobernante: la injusticia, la violación de los derechos ciudadanos, la inequidad en la administración de justicia y la ignominiosa corrupción del los jueces.

Lorenzo Mendoza, comprometido por los altos intereses  que tienen sus empresas dentro de la economía venezolana supo ir al fondo del problema económico.  En efecto,  lo esencial  es el cambio del modelo económico. Sin estimulo al aparato productivo y la consecuente generación de empleo no pueden existir condiciones para  que prospere la paz. Una Comisión de la Verdad  para la Economía es una certera sugerencia propuesta por Mendoza pero que habrá de estrellarse contra la persistencia del  camino socializante y liquidador de la iniciativa privada.  La hegemonía del castrismo en el manejo de la economía es contradictoria con la posibilidad de crear condiciones para  que el sector empresarial rinda sus frutos.  En todo caso, ojala su voz calificada sea un aldabonazo para despertar conciencia sobre el meollo del problema venezolano entre  los gobernantes.

Un Maduro, modoso y humanista concluyo la reunión reiterando su compromiso por la paz y “dispuesto a avanzar, a dialogar y al combate si es con ideas”. Un Presidente que no pareciera ser el que ayer ordenaba la cruenta represión y permitía la presencia de cubanos castristas armados para matar a venezolanos. Maduro, sibilinamente, deslizaba afirmaciones para confundir la integridad del movimiento estudiantil; basta mencionar su especiosa afirmación de que existe una corriente  separatista que promueve el desprendimiento del estado Táchira de la republica venezolana.

Pero por encima de cualquier pesimismo sobre los resultados que este foro pueda brindar hay que reconocer que él se debe, no al gobierno de Maduro, sino a la volcánica protesta de la juventud venezolana.  Ellos son los verdaderos factores determinantes de este foro por la Paz.

ImpactoCNA

27 de febrero del 2014

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>