Publicado el: Dom, Ago 28th, 2016

El Calabozo de la Libertad: Daniel Ceballos, el preso de Nicolás Maduro

daniel ceballos1 (600 x 400)

Por: Gustavo Azócar Alcalá

Nicolás Maduro debe estar contento. Sus esbirros han vuelto a meterse la Constitución y las leyes por el bolsillo de atrás. El ex chofer del Metro de Caracas pretende demostrar al país y al mundo que él es quien manda en Venezuela y para ello ha ordenado trasladar por segunda vez al ex alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, a una celda en la Cárcel 26 de Julio, en San Juan de los Morros, estado Guárico.
Cada vez que Maduro se ve con el trasero en dos manos, comienza una cacería de brujas que busca desviar la atención de los venezolanos que todos los días exigen su renuncia y su salida del Palacio de Miraflores. Con la asesoría del G2 cubano, y de pseudo estrategas españoles como Juan Carlos Monedero y compañía, Nicolás siempre encuentra la manera de asestar “golpes” políticos y jurídicos a las fuerzas democráticas venezolanas, los cuales tienen como objetivo tratar de desmoralizar a quienes luchamos en cada rincón de Venezuela para lograr acabar con su pésimo desgobierno.
Como no cuenta con suficiente apoyo popular, y así lo evidencian todas las encuestas, Maduro utiliza al Poder Judicial, subordinado y arrodillado por completo ante el Poder Ejecutivo, para asestar duros golpes a las fuerzas democráticas que luchan por sacarlo del poder. Una clara demostración de que el sistema judicial venezolano trabaja sólo para apuntalar al gobierno lo constituye, por ejemplo, la más reciente sentencia del TSJ, cuya Sala Constitucional acaba de decretar nulas al menos siete sesiones de la Asamblea Nacional. Es el mismo Poder Judicial, corrompido, politizado e ideologizado, que acaba de enviar a Daniel Ceballos a la cárcel 26 de julio en Guárico.

La tragedia de Daniel Ceballos, comenzó el 18 de diciembre de 2013. Ese día, el alcalde del municipio San Cristóbal, tuvo una intervención en el Palacio de Miraflores, durante una reunión con Nicolás Maduro, donde explicó con detalle las necesidades e injusticias que estaba padeciendo el pueblo del Táchira. Ceballos habló ese día de los problemas con la venta de combustible y de alimentos, de las violaciones y limitantes al derecho constitucional de libre circulación, y la xenofobia que existía contra los colombianos. Ceballos pidió ese día a Nicolás Maduro que dejara de irrespetar la Constitución. “El pueblo va a recibir respuesta a sus grandes aspiraciones si se cumple la Constitución, esto no es una bondad, sino un compromiso”, dijo.

Maduro no ocultó su molestia aquella noche frente a la intervención de Ceballos. Todo lo contrario, el Jefe de Estado desató toda su ira y su rabia contra el dirigente político a quien le respondió: “Si me buscó me encontró (…) Xenofobia la de ustedes que me acusaron de haber nacido en Bogotá y lo mantienen todavía (…) Hubiera estado orgulloso de nacer en Cúcuta, en Bogotá y en donde sea (…) Postúlese para la Presidencia de la República y cuando sea presidente proponga un Plan de la Patria y que se lo apruebe la Asamblea Nacional”, dijo.
Maduro nunca perdonó a Daniel Ceballos la paliza que éste le dio al candidato del PSUV en los comicios de 2012. Ceballos fue electo alcalde de San Cristóbal con una cantidad de 82.794 votos a favor, es decir, un 67,67%, durante las elecciones del 8 de diciembre de ese año, por encima del candidato del PSUV, José Zambrano, quien a duras penas logró 35.991 sufragios a favor, o lo que es lo mismo, un escuálido 29,42%.
Tres meses después del incidente en el Palacio de Miraflores, el 19 de marzo de 2014, el alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, fue detenido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), en Caracas. La detención de Ceballos, por cierto, fue ejecutada por funcionarios bajo las órdenes del general Miguel Rodríguez Torres, quien luego de haber sido expulsado del gobierno se presenta y declara ante los medios de comunicación como una blanca paloma que nada tuvo que ver con la crisis en la que se encuentra el país.
En aquella ocasión, Ceballos fue detenido en El Rosal, en Caracas. El ministro Rodríguez Torres informó que la orden fue emanada del Tribunal Primero de Control del estado Táchira. “Esto es un acto de justicia ante un alcalde que no solamente dejó de cumplir las obligaciones que le impone la Constitución sino que facilitó y apoyó la violencia irracional que se desató en la ciudad de San Cristóbal”, declaró el Ministro Rodríguez Torres, quien además informó que al alcalde le habían sido imputados los delitos de rebelión y agavillamiento.
El 25 de marzo de 2014, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) controlado y subordinado a las órdenes de Miraflores, declaró culpable a Daniel Ceballos de desacato y por ello lo condenó a pasar 12 meses tras las rejas destituyéndolo de su cargo de Alcalde de San Cristóbal. La decisión la adoptó la Sala Constitucional, tras una audiencia que se prolongó durante más de seis horas y en la que 11 testigos llevados por el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo aseveraron que Ceballos no había cumplido las órdenes que le giró la instancia judicial para actuar contra las barricadas que estudiantes y opositores habían levantado en distintas vías de la ciudad para protestar contra el Gobierno.
El 23 de mayo de 2015 el régimen de Nicolás Maduro volvió a meterse la Constitución en el bolsillo de atrás. Ese día, Daniel Ceballos fue sacado a empujones del calabozo que ocupaba en la cárcel de Ramo Verde, le raparon la cabeza y lo enviaron a una celda con presos comunes en la cárcel 26 de julio en San Juan de los Morros, estado Guárico.
El 6 de julio de 2015 fue publicada en la Gaceta Oficial N°. 40.695 la inhabilitación política del ex alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos. Ese día, la Contraloría General de la República, declaró sin lugar el recurso de reconsideración interpuesto por el apoderado Judicial del ciudadano Daniel Omar Ceballos Morales, y confirmó en todos sus términos la Resolución que estableció que Daniel Ceballos no podría ejercer cargos públicos durante 12 meses.
El 11 de agosto de 2015, el Ministerio Público otorgó la medida de arresto domiciliario, mejor conocida como “casa por cárcel” en favor del ex-alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, por razones de salud. Ceballos se encontraba severamente enfermo. Los médicos que lo atendieron ese día dijeron que el ex alcalde se encontraba descompensado, deprimido y con problemas gástricos muy severos, que ameritaban ser internado en su residencia.
El 5 de mayo de 2016, de acuerdo con sus abogados defensores, venció la inhabilitación política que le había sido impuesta a Daniel Ceballos. El ex alcalde de San Cristóbal continuaba detenido con medida de casa por cárcel a pesar de que el TSJ sólo lo condenó por un año. Ni el Ministerio Público ni los tribunales explicaron al país las razones por las cuales mantenían detenido al dirigente político a pesar de haber cumplido su sentencia.

El pasado 27 de agosto de 2016, entre gallos y medianoche, como siempre le gusta actuar a la tiranía de Nicolás Maduro, trasladaron a Daniel Ceballos a la cárcel 26 de julio en San Juan de los Morros.
El Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, a cargo del general Néstor Reverol, acusado por el gobierno de Estados Unidos de tener presuntas vinculaciones con el narcotráfico internacional, emitió un escueto comunicado, en el que señala que “Nuestros servicios de inteligencia han develado un plan de fuga del ciudadano Daniel Omar Ceballos Morales (…) que pretendía fugarse días antes del próximo 1 de septiembre, a fin de dirigir y coordinar actos de violencia en el país”.

El despacho de Reverol informó que “se ordenó el traslado inmediato de Ceballos hasta el internado judicial 26 de julio, ubicado en San Juan de Los Morros en el estado Guárico para su aseguramiento (…) Nuestros servicios de inteligencia han recabado material de interés criminalístico sobre los planes de fuga y otras coordinaciones con grupos violentos que actuarían el próximo 1 de septiembre”.

Como puede observarse, Daniel Ceballos es un preso político de Nicolás Maduro. Fue Maduro quien dio la orden de detener a Ceballos. Y es Maduro quien está detrás de todas las decisiones judiciales que se toman para mantener al ex alcalde de San Cristóbal injustamente detenido en una cárcel común del centro del país.
Maduro utiliza a Ceballos para intentar amedrentar a los venezolanos que luchamos todos los días para sacarlo del poder mediante las armas que nos da la Constitución. Nicolás arremete contra Ceballos para intentar desmotivar, desmoralizar, chantajear y escarmentar a la dirigencia política democrática venezolana que ha convocado una gran marcha nacional el venidero 1ero de septiembre. Es su forma de decir: “miren lo que haré con ustedes si siguen tratando de sacarme de aquí”.
Los venezolanos amantes de la democracia y la libertad debemos mantener nuestra lucha contra la tiranía de Nicolás Maduro a pesar de lo que su gobiernito hace con dirigentes políticos como Ceballos. Nada ni nadie nos puede desviar del camino que nos hemos trazado. El sacrificio de Daniel Ceballos y de muchos otros presos políticos tiene que valer la pena. Esa cárcel. Esa condena. Ese sufrimiento. No serán en vano.

SC. 28 de agosto de 2016

Twitter: @gustavoazocara
Email: cafeconazocar@gmail.com
Instagram: @gustavoazocaralcala
Facebook.com/GustavoAzocarAlcala

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>