Publicado el: Sab, Sep 26th, 2015

El Calabozo de la Libertad: ESTADO DE EXCEPCION VS. ESTADO DE DECEPCION

Por: Gustavo Azócar Alcalá

Como lo advertimos hace un par de meses atrás, Nicolás Maduro está decidido a continuar su estrategia electoral con base en los decretos de Estados de Excepción. Hasta el día de hoy, 23 municipios en 4 estados del país se encuentran bajo esa medida, sin que hasta los momentos se hayan podido percibir los efectos positivos de la misma.
La mayoría de la gente que habita en esos 23 municipios coincide en señalar que el decreto de un Estado de Excepción no ha servido para contrarrestar la escasez y el desabastecimiento de productos de primera necesidad. Todo lo contrario: las colas de personas frente a los supermercados, farmacias, bodegas y abastos siguen tal cual, y en algunos casos, hasta se han incrementado. En los únicos lugares donde las colas han mermado son las estaciones de servicio, donde ciertamente hay menos vehículos, pero ello no significa que el contrabando de gasolina se haya acabado.
El contrabando de combustible sigue su curso a pesar de los rollos de alambre de púas que rodean los puentes internacionales, y la mejor demostración de ello es que en las calles y avenidas de La Parada, Villa del Rosario y otras poblaciones del Departamento Norte de Santander de Colombia, los pimpineros siguen trabajando como si nada hubiese pasado. Podría decirse, incluso, que el negocio ha mejorado, por cuanto los precios de la gasolina en el lado colombiano se han disparado hacia arriba. Todo tiene una razón de ser: ley de la oferta y la demanda. La oferta de gasolina venezolana ha bajado, pero la demanda se mantiene altísima.
Ha quedado claro que la estrategia oficialista del Estado de Excepción no se va a detener. Por lo menos no hasta que concluya el año 2015. Maduro cumplió con el formalismo diplomático de una reunión con Juan Manuel Santos, firmó un acuerdo de siete puntos que no lo compromete absolutamente en nada, y tan pronto regresó a Venezuela, anunció que la medida se aplicaría en Amazonas. Peor aún: dijo que la frontera no se abrirá hasta dentro de 6 meses, con lo cual ratificó su propósito de mantener militarizada la zona hasta mucho más allá de las elecciones del 6 de diciembre.
Dado a que el decreto de un Estado de Excepción forma parte de la agenda electoral del gobierno, es casi seguro que los próximos decretos se dictarán en municipios de Bolívar, Delta Amacuro y Barinas. No descarten medidas similares en Falcón, Sucre y Anzoátegui. En los tres primeros estados la excusa será la misma: el supuesto bachaqueo de productos regulados hacia Colombia y Brasil. En los otros tres dirán que la medida es para combatir el contrabando de gasolina hacia Curacao, Aruba, Trinidad y Tobago. A Maduro no le importan los motivos, lo que le importa es militarizar al país antes de las elecciones.
En Táchira, el estado pionero en Estados de Excepción, es casi un hecho que otros municipios también serán sometidos a nuevos decretos: Ayacucho, en cuya capital, San Juan de Colón, desconocidos lanzaron una granada contra una zapatería dejando herida a una empleada; en Fernández Feo, donde sicarios asesinaron al concejal Renzo Jaimes; en Cárdenas, donde antisociales lanzaron una granada contra la sede de la Policía, matando a 3 personas y dejando herida a una funcionaria.
Municipios como Libertador (Abejales), Uribante (Pregonero) y Córdoba (Santa Ana) también están en la lista de espera para ser sometidos a la medida que otorga a los militares el control total de esos territorios. Antes de que llegue el mes de diciembre, más de la mitad del territorio tachirense estará bajo Estado de Excepción. Táchira es la región del país que tiene mayor cantidad de municipios (29) y el plan oficialista busca militarizar por lo menos 16 de ellos.
El oriente del país no escapará a esta estrategia político electoral. La semana pasada, el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, informó que tropas venezolanas estuvieron haciendo ejercicios militares en esa región. Padrino no especificó el lugar exacto donde se ejecutaron las maniobras, pero el gobierno de Guyana alertó al mundo sobre la presencia de soldados venezolanos en la frontera con su país, lo cual hace suponer que el entrenamiento se llevó a cabo en los estados que limitan con la zona en reclamación.
Maduro intenta, desesperadamente implantar un Estado de Excepción para contrarrestar el Estado de Decepción que se ha apoderado de todo el país y muy especialmente de los activistas y simpatizantes del PSUV. Si algo abunda en las filas del oficialismo, en los actuales momentos, es precisamente eso: decepción. La gente que votó por Maduro, acatando el último deseo del Comandante Intergaláctico, se encuentra profundamente decepcionada con el gobierno del ex chofer del Metro de Caracas. La decepción abarca todos los estratos sociales, pero muy especialmente, el estrato más bajo, los sectores populares, donde tiempo atrás se ubicó el voto duro del chavismo. Allí la caída de la popularidad es mucho más grande, motivado a que ese es el sector donde más duro ha golpeado la crisis.
El Estado de Decepción se observa en maestros y educadores, buhoneros, taxistas, transportistas, empleados públicos, obreros, pequeños comerciantes, estudiantes, médicos, enfermeras, profesores universitarios y hasta en los militares de bajo rango, que observan impávidos como sus ingresos se convierten en polvo cósmico cada vez que van a una bodega o a una panadería. Hay algunos decepcionados que, poniendo a la venta lo poco que tienen, pueden emprender la aventura de irse del país a buscar un mejor futuro. Pero la gran mayoría de los decepcionados no tiene otra opción: deben quedarse aquí, padeciendo los rigores de un país que se levanta todos los días como si se tratara de un campamento de guerra.
Contrariamente al Estado de Excepción, el Estado de Decepción no requiere de ningún decreto especial. El Estado de Decepción ni siquiera aparece en Gaceta. El Estado de Decepción está en cada rincón del país, en los 335 municipios y en los 23 estados. Venezuela es actualmente un gran caldo de cultivo, donde no solamente hay “indignados” como los hay en España y otros países de Europa, sino también “decepcionados”, gente que ya no confía en nadie, ni en el gobierno, ni en la oposición.
El gobierno cree, ingenuamente, que pude ganar las elecciones parlamentarias del 6D mediante un Estado de Excepción que limite la participación de la gente en los comicios. La tarea de la oposición tiene que ser la de potenciar el Estado de Decepción generalizado, en el que se encuentran millones de venezolanos, incluyendo a un alto porcentaje de oficialistas y militantes del PSUV, y convertirlo en una poderosa razón para acudir a las urnas y obtener las 84 curules mínimas que le darán mayoría en la Asamblea Nacional.
Los comicios del 6D se convertirán en la prueba de fuego, en la batalla más importante que hemos tenido en los últimos años: Maduro y sus decretos de Estado de Excepción, contra todos los venezolanos que estamos en Estado de Decepción y que deseamos acabar con este pésimo gobierno de una buena vez y para siempre.

SC. 26 de septiembre de 2015

Twitter: @gustavoazocara
www.cafeconazocar.com
Email: cafeconazocar@gmail.com

------

------

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. […] Origen: El Calabozo de la Libertad: ESTADO DE EXCEPCION VS. ESTADO DE DECEPCION | Impacto CNA […]

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>