Published On: vie, Sep 19th, 2014

El coraje político

Por: Fernando Facchin

La experiencia que tenemos de los últimos 15 años de desastre político, por los cuales estamos a punto de perder la nación y nuestra dignidad está cuestionada; es necesario entregar al pasado todo lo viejo y atávico que nos frena en nuestro desarrollo democrático, para que lo nuevo pueda irrumpir y hace camino hacia el progreso

Es necesario dejar fuera los hábitos políticos y las actitudes que nos no nos engrandecen, darle paso a las nuevas realidades, a los nuevos liderazgos, no podemos seguir la conseja de quien alguien siempre tiene la razón y los liderazgos nuevos deben esperar que se le de la oportunidad. ¡NO! La oportunidad de los nuevos liderazgos es hoy no mañana, ese hábito hay que acabarlo por ser una falta de respeto a quienes tienen capacidad para ser diputados.

Rejuvenecer los partidos significa desprenderse de los llamados “bueyes sagrados” para dar paso a las nuevas generaciones, rejuvenecer es desprenderse de los hombres, mujeres e ideas que fueron virtuosos en el pasado, pero que lentamente, con el advenimiento de los nuevos liderazgos y de la juventud, han sido superados y ya son un rémora incapaz de inspirar un cambio con visión de futuro, no tienen proyecto y son incapaces de da dar respuestas nuevas por tener criterios políticos envejecidos. Hay que devolver a los ciudadanos el poder que se les han quitado los “profesionales” de la política que han vivido y quieren seguir vivienda exclusivamente de ella, para eso hay que tener coraje político.

La regeneración política es fundamental hoy en Venezuela, es imprescindible para rescatar el país. Los espectadores políticos, quienes vamos a las urnas a votar por tal o cual candidato, no debemos actuar con la misma ignorancia, falta de visión e incapacidad de raciocinio; en nuestro voto está cambiar el país, cambiar las caras y las ideas, más allá de los intereses partidistas o de grupo, debemos ir un paso adelante del populismo y del colaboracionismo servil.

No perdamos de vista que nuestro sistema político oficialista y opositor está plagado de oportunistas y arribistas que buscas ocupar diputaciones. Ese tipo de personas, sobradamente conocidos, son excesivamente serviciales, protagonistas de todo acto público en procura de acaparar la atención del electorado, con una visión cortoplacista que solo aprovecha oportunidad de figurar sin aportar ideas o soluciones viables.

No cabe duda alguna que la sociedad civil se ido consolidando y fortaleciendo. La crisis global que vivimos, ha sensibilizado y calado de manera importante en la conciencia de política de todos los que aquí vivimos, por tal razón, no bastan diagnósticos, es necesario marcar una agenda pública unitaria con visión de futuro.

El coraje político que exige el país presupone de testimonios, capacidad y no discursos ni “pescueceo”, requiere de atracción y legitimidad, de coraje para animare a proponer que las cosas sean diferentes, que se cambie de fono y no en formas estética. Es el momento de demostrar el carácter de tener visión clara, moderna y despejada de la política, hay que ensordecer el canto de las sirenas, el sistema político debe ser renovado, eso implica coraje político y sacrificio personal.

Venezuela reclama coraje político para trascender la crisis global que nos afecta y con vetustas figuras de la antigua política no saldremos de la crisis, para ello el país requiere de coraje, de mucho coraje por parte de sus ciudadanos para decidir el rumbo que queremos para nuestra nación y sus futuras generaciones.

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>