Published On: mié, Dic 19th, 2018

EL CORONEL TIENE QUIEN LE ESCRIBA, por Orlando Viera-Blanco


«En Venezuela no hay estructura ni organización vertical obediente capaz de sacar a patadas a Maduro y sus camarillas…»

Recientemente participé en un evento en la Universidad Internacional de Miami (FIU). Perspectivas Venezuela-2019. Deseo agradecer la invitación que nos extendió el buen amigo, abogado y académico Luis González Del Castillo a cargo de la cátedra Francisco de Miranda. A continuación lo que alcancé decir a un miembro del panel, Coronel de los EEUU nacido en Venezuela

¿EEUU no intervendrá a Venezuela?

Nos comenta el Cnel. Americano de sangre guara: «A los malandros solo se les expulsa del poder a patadas… Pero no será EEUU quien se ocupe de hacerlo. Los venezolanos tendrán que organizarse en una estructura disciplinada y vertical que obedezca a una línea de mando». Al tiempo de escuchar estas válidas sugerencias caladas de buena voluntad, pero también de cierta injusticia histórica, me vino a la cabeza aquella frase que sentencia a quienes no conocen la historia o se resisten a comprenderla porque están condenados a repetirla. Pensé en varias conversaciones -muy sentidas y dramáticas- que he sostenido en los últimos meses con líderes de la resistencia cubana, octogenarios que le han dado contenido a una producción de lujo de América TV Miami, Leyendas del Exilio… De cómo jóvenes cubanos al inicio de los 60 se lanzaron a la aventura de revocar a Fidel Castro. Historia de pequeños pelotones que salían en pequeños botes desde los cayos de Miami rumbo al sueño de liberar a su patria. Montoneras de sangrientos enfrentamientos en las sierras de una Cuba ocupada. Leyendas de ajusticiamientos sumarios, torturas, frías mazmorras; cuentos de horror, de fusilamientos y forcejeos sobre obedecer o resistirse hasta sobrevivir o morir.

Cuenta uno de ellos: «Llegué a acumular tanto miedo, tanto vacío y tanto dolor que después de 28 años preso a nada temía, nada me dolía, y nada importaba. Solo un evento me quebró. En 28 años nos dice Agapito ‘guapo’ Rivera me rompieron varias veces mis piernas, mi brazo izquierdo y mi clavícula. Jamás mi voluntad. Me metieron en celdas aisladas en calzoncillos echándome baldes de agua fría, dejándome semidesnudo. Pero el día que prohibieron las cartas de mi esposa y de mi hija (que no conocía físicamente), donde imaginaba cómo era mi hija y las palabras de orgullo que ella sentía por mi aún sin conocerme, no pude controlar más mi soledad». Acepté irme lo cual negué por años por ser fiel a mis compañeros. Agapito aún no conoce personalmente a mi hija…

Y rompí mi silencio. En medio de mi propia tempestad pude hipar a corazón roto mis propias frustraciones…

Un mito: América para los americanos

Mi querido y respetado Coronel. Ud. es americano, pero lleva sangre y prosapia venezolana en sus venas. Siendo militar norteamericano podría ser muy útil para derribar muchos mitos y desenfadados paradigmas en EEUU. La historia demostró que dejar al pueblo cubano a merced de Fidel Castro fue un colosal error. Subestimarlo [Castro] produjo grandes dolores de cabeza a EEUU y al mundo. Profundas heridas no cicatrizadas en América Latina como las que dejó Pol Pot y sus Jemeres Rojos en Camboya, el Viet Cong en Vietnam o Mao en China. Nadie duda que si Richard Nixon hubiese sido presidente de EEUU en 1962 no se hubiese sometido al chantaje de Nikita Khrushchev durante la crisis de octubre de ese año. Tampoco hubiese dejado al garete a aquellos valientes muchachos que se lanzaron al desafío de Bahía de los Cochinos. La historia ha demostrado que aplicar el cortapicos, «Cuba no es amenaza a la seguridad de los EEUU» y dejar viva a esa camiseta llamada revolución cubana, significó una desgarradora displicencia que permitió a todos los poetas de mano izquierda de Benedetti a Galeano o de Borges o Neruda, cargarse el discurso liberal, si acaso su prosa.

En Venezuela no hay estructura ni organización vertical obediente capaz de sacar a patadas a Maduro y sus camarillas. Si EEUU piensa que la Venezuela paria y criminal que tiene secuestrado a un pueblo indefenso no justifica intervenir porque no pone en peligro su seguridad pues no dude por un segundo que el precio que pagará -tanto EEUU como Venezuela- será muy superior que al que históricamente se ha pagado por no haber expulsado en su momento al Castro de Cuba como se hizo con Allende en Chile o Noruega en Panamá. Y por eso hoy Cuba es lo que es, y Panamá y Chile, lo que son.

Venezuela está a tiro de convertirse en la Ruanda, Somalia o Libia de Suramérica. Su devastación será la devastación del continente del resto del mundo. Subestimar a Maduro y su mafia rusa, turca e iraní es abrir un boquete de pronóstico reservado Los venezolanos ni tenemos las armas ni la maledicencia necesaria para desalojar del poder a estos sujetos que Ud. ha llamado malandros.

Lo dijo Bolívar

El pueblo de América Latina, dijo Bolívar con cierta exageración en el mismo Discurso de Angostura, estaba destinado «al triple yugo de la ignorancia, tiranía y vicio”. Y agregó: “Las instituciones norteamericanas son demasiados perfectas. Pienso que sería mejor para América del Sur adoptar la forma de gobierno del Corán antes que la de los Estados Unidos, aunque la última es la mejor en la tierra». Ojalá no sea palabra cierta. Estamos apunto…

@ovierablanco

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>