Publicado el: Jue, Jun 2nd, 2016

El Golpe de Estado del Ilegítimo Presidente de Venezuela

150220071056-venezuela-economy-inflation-780x439
Por: Isolda Arango-Alvarez*

El actual ilegítimo Presidente de Venezuela desconoce abiertamente la Asamblea Nacional elegida por el voto popular, el mismo voto popular en el cual él ha sostenido la farsa de su presidencia.

A pesar de los intentos fallidos del pueblo venezolano de dar una pelea limpia por la vía democrática, los actores y protagonistas que deberían ser los guardianes del sistema democrático son los mismos que la trampean y ensucian sin contemplación a cada decisión y toma de acciones de un Ejecutivo, que no hace si no burlar el poder Legislativo.

Lo más triste del caso es que para dar una pelea que tenga alguna posibilidad o chance de Victoria, es necesario que se pelee en el mismo terreno. Hace años que ya esto no es posible en Venezuela. Las vías democráticas podrían ser efectivas y productivas si de hecho el sistema fuera democrático, y vale la pena rescatar que una democracia no se define por el llamado a Elecciones, una democracia queda finalmente definida y lograda cuando el acto consecuente a las Elecciones es la permutación y más aún por el respeto y diferenciación de los poderes que conforman una democracia, al menos tal y como la conocíamos hasta ahora.

¿Cómo dar una pelea desde un terreno que no existe más en la realidad y cotidianidad del venezolano común? ¿Cuáles argumentos soportan esta lucha? Y paradójicamente hay gente dando la pelea y luchando… Pero están solos en el hemisferio, sin plata, sin poder, sin … la dignidad de algún ente mundial que vele por integridad física y mental de los ciudadanos de este país. ¿Dónde está el Tribunal de La Haya? ¿Dónde está la OEA? ¿Qué está haciendo la ONU?

Si estas son las condiciones ¿cuáles son entonces las reales opciones? Los venezolanos mueren en las calles por hampa, en sus casas por inanición, en los hospitales por falta de electricidad o por falta de medicinas, no importa ya… El punto es que lo que viene haciendo el Gobierno ilegítimo de este país tiene un nombre: genocidio.

Un genocidio que se lleva a cabo frente a los ojos de un mundo que si bien se horroriza, consigue olvidar este horror en las memorias de un país que fue de antaño uno de los países más ricos de Latinoamérica y con una de las democracias más sólidas de la región. Este país ha muerto. Ni es más rico, ni es más democrático y la crisis no es solo económica, como señalan ciertamente economistas alrededor del mundo, es una crisis humanitaria… Aún no hay ISIS, pero desde hace rato está instalado legalmente y haciendo “negociaciones de paz” uno de los grupos más asesinos de la historia de Latinoamérica, las conocidas FARC.

Y mientras la Asamblea trata de establecer leyes e implementarlas intentado mitigar algo del caos generalizado y sostenido que habita esta nación, el ilegítimo Presidente decide no sólo desconocer las funciones y el alcance del Legislativo, sino que apela a una Corte [in] Constitucional que solo sirve como fachada (anti) institucional para sostener las arbitrariedades cínicas, cívicas, legislativas y jurídicas del gobierno; al mismo tiempo este “Presidente” militariza al país y se adjudica poderes especiales sobre el pretexto de una crisis que no solamente él creó sino que la sostiene. Las acciones descritas anteriormente en este párrafo, son el argumento que permite sostener que en Venezuela el temido golpe de estado ya fue dado pero por aquel que se hace llamar Presidente.

¿Y ahora qué? Evidentemente ni la salida ni la salvación vendrán de afuera, nosotros solos con las armas que nos quedan inventaremos cómo salir de este abismo en el que nos hemos dejado empujar lentamente durante los últimos 20 años… Lo primero sería #LiberarALosPresosPoliticos todos y cada uno… Leopoldo y su familia no se han sentado a esperar, han actuado y siguen actuando…

Será entonces que en vez de llamar a elecciones tenemos que llamar a la #DesobedienciaCivil, de la que se sirvió Ghandi y la misma de Martin Luther King Jr. en su momento (y que aún hoy tiene eco), él explicaba que su propuesta se basaba en el simple hecho de que cuando una Ley es injusta, es el deber ciudadano desobedecerla y en este contexto la desobediencia es un derecho, del orden de los Derechos Humanos que tanto citamos a cada rato.

Mi propuesta es entonces que cualquiera que sea la pelea que viene no sea solamente por la vía Democrática (esta vía esta obstruida y bastante borrada), si no más bien apelando a la des-obediencia-civil ya que seremos los civiles los que saldremos de esto, nadie más.

*MS Philosophy, Psychoanalyst, MSW
VP Singularity Advisors Services, Corp.
contact@singulrityadvisors.us
www.singularityadvisors.us

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>