El huracán María destrozó zonas de República Dominicana con fuertes lluvias y vientos máximos sostenidos de 185 kilómetros por hora en su paso por las costas este y norte del país, tras un impacto directo sobre Puerto Rico que causó un muerto, graves inundaciones y dejó sin electricidad a toda la isla. Se había debilitado al tocar tierra boricua, pero volvió a ganar fuerza en las primeras horas del jueves, cuando atravesaba las cálidas aguas del mar Caribe.

La destrucción causada por el huracán en Puerto Rico llevó al presidente Donald Trump a declararlo “zona de desastre”. Eso permitirá el desembolso de asistencia federal para complementar los esfuerzos locales de recuperación en las áreas afectadas. Había sido un pedido del gobernador de la isla, Ricardo Roselló, a quien Trump manifestó ayer su apoyo en un mensaje de Twitter. “Estamos con usted y con el pueblo de Puerto Rico. ¡Manténgase a salvo!”, escribió.

Fuente:infobae,com