Published On: jue, Dic 13th, 2018

El interminable fiasco del Brexit: Theresa May busca garantías de que Reino Unido podrá salir de la unión aduanera europea

May busca a la desesperada una concesión de la UE que salve el Brexit

La primera ministra trata de obtener garantías de que Reino Unido no permanecerá de manera indefinida en la unión aduanera europea, tras salvar ‘in extremis’ la revuelta ‘tory’.

Salvo imprevisto o nueva convocatoria de última hora, la triple cumbre europea (Consejo Europeo, Brexit y zona euro) que arranca este jueves en Bruselas pone fin a las reuniones de máximo nivel de la Unión Europea en 2018. La agenda de la cita se presentaba llevadera hasta hace solo unas semanas. Pero el interminable fiasco del Brexit y la repentina e inesperada revuelta de los chalecos amarillos en Francia han trastocado los planes de la séptima y última cumbre del año.

Salvar el Brexit de May

Theresa May llega a la capital europea tras superar el miércoles la cuestión de confianza planteada por 48 diputados de su propio partido y que le deparó 117 votos en contra y 200 a favor. Pero su supervivencia política no garantiza que logre sacar adelante la ratificación del acuerdo de salida que suscribió con los 27 socios de la Unión el pasado 25 de noviembre.

May explicará su delicada situación en la primera sesión de trabajo del Consejo Europeo, prevista a las 15.30. La líder británica no reclama la renegociación del acuerdo. Pero insistirá, como hizo en su gira europea del lunes (La Haya, Berlín y Bruselas), en que necesita garantías por escrito de que Reino Unido no estará condenado a permanecer de manera indefinida en la unión aduanera europea.

La pertenencia a esa unión aduanera es la fórmula pactada para evitar, llegado el caso, la aparición de una frontera física entre Irlanda e Irlanda del norte. Pero muchos diputados británicos temen quedar atados de manera definitiva a la UE por culpa de esa salvaguarda que estará en vigor mientras Bruselas y Londres no pacten un futuro acuerdo comercial.

«May ha sido muy precisa en sus peticiones», señala una fuente europea. Y esa misma fuente fija los dos límites que la UE se ha marcado en la contrapartida que podría ofrecer a May para ayudarle a lograr la aprobación del acuerdo en el Parlamento británico: «No puede renegociarse el texto y las garantías que se ofrezcan a Londres no pueden contradecir el contenido del acuerdo».

Con ese margen de maniobra, la UE podría ofrecer una vía de escape a May, por estrecha y difícil que sea. Este mismo jueves, tras la primera jornada del Consejo Europeo, los 27 celebrarán una cumbre sin May en la que debatirán la posible oferta a Londres.

El compromiso «legal y político» que reclama May debería estar listo antes del 21 de enero, fecha que el Gobierno británico se ha fijado como límite para proceder a la ratificación del acuerdo. Pero ni siquiera se sabe qué rango jurídico tendrá la oferta de la UE.

«La forma legal dependerá de lo que se pida», señaló una fuente europea. A los fatigados diplomáticos europeos les queda al menos otro mes para seguir faenando con el Brexit. Para May, si logra sacarlo adelante, será su epitafio político. Ya ha anunciado que no se presentará a la reelección, un precio con el que espera ganar el apoyo de los diputados dispuestos a aceptar el Brexit de May si a cambio logran librarse para siempre de la primera ministra.

Los ‘chalecos’ de Macron

El presidente francés, Emmanuel Macron, también llega alicaído a la cumbre de Bruselas. Hasta ahora aparecía arropado simbólicamente con la bandera europea y dispuesto a proponer la refundación del club para evitar su colapso. Esta vez, los chalecos que han tomado las calles y carreteras francesas han teñido de amarillo la sangre azul europeo del inquilino del Elíseo.

Para contener la revuelta, Macron parece dispuesto a sacrificar gran parte de las reformas estructurales (pensiones, mercado laboral…) que había ofrecido a Bruselas y, sobre todo, a Berlín, como pago anticipado por un salto en la integración económica y presupuestaria de la zona euro.

Los chalecos han diezmado el capital político de Macron tanto en su país como en la UE. El objetivo prioritario del presidente francés en Bruselas ya no es tanto la reforma de la zona euro como la necesidad de obtener margen de maniobra para disparar el déficit público en 2019 por encima del 3%. Macron espera que el riego de millones en rebajas fiscales e incentivos disuelva la amenaza amarilla que se cierne sobre su presidencia.

La Comisión Europea ya se ha mostrado dispuesta a tolerar la desviación presupuestaria de París, siempre y cuando sea temporal y en 2020 se vuelva a la disciplina. Pero el ala más ortodoxa de la zona euro, con Holanda al frente, observa con desconfianza. Y no olvida que las cuentas de Francia llevan en números rojos desde 1974. Y que la última vez que Francia superó el 3% fue en 2008… y no volvió por debajo de ese umbral hasta 2017. Para colmo, Italia observa con inquina la tolerancia de Bruselas hacia Macron, cuyo déficit se irá al 3,4%, mientras que exige a Roma rebajar cuatro décimas como mínimo su objetivo del 2,4%.

El presupuesto de la zona euro

Tras la cumbre del Brexit (jueves por la noche) y el Consejo Europeo (jueves por la tarde y viernes por la mañana) se celebrará la cumbre de la zona euro (a las 13:00 horas del viernes). La propuesta estrella será el lanzamiento de un presupuesto para la zona euro, que se espera poner en marcha en 2021 dentro el marco presupuestario general de la UE.

El plan, aunque más limitado de lo propuesto por Macron hace un añoconsolará al menos al presidente francés. Macron ha visto rechazadas gran parte de sus propuestas para la reforma de la zona euro, boicoteadas por la llamada liga hanseática (un grupo de países del norte liderados por Holanda) con el silencio cómplice y complacido de Berlín.

El presupuesto de la zona euro compensará en parte el estancamiento de la unión bancaria, que se ha quedado de manera indefinida en el aire. Los socios han cedido a Fráncfort la supervisión bancaria, pero cada país sigue asumiendo el riesgo de su sector. Francia y España, entre otros Estados, esperaban que en la cumbre de este viernes se definiera el camino hacia un fondo europeo de garantía de depósitos que completase la unión bancaria y lograse la mutualización del riesgo. Pero el borrador de conclusiones de la cumbre ni menciona ese objetivo. A efectos del fondo de garantía, 2018 termina como empezó. En blanco.

Fuente: El País

------

------

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>